Cuatro principios clave para encarar una reforma tributaria exitosa

América del Sur sigue siendo la región más compleja en materia de avances en el cumplimiento tributario, mostrando los indicadores más altos en términos del tiempo necesario para realizar las liquidaciones y en la tasa total de impuestos y contribuciones, que mide los costos impositivos totales.

Esto es, la suma de todos los impuestos y contribuciones sociales obligatorias pagadas por las empresas. Este punto de partida, reflejado en la edición 2020 de Paying Taxes -un informe elaborado por PwC y el Grupo del Banco Mundial, que compara impuestos corporativos en 190 economías- debe ser tenido en cuenta para identificar si el sistema tributario de un país está al día con las tendencias globales.

A nivel global, durante los 15 años que “Paying Taxes ha estado comparando los sistemas tributarios a nivel mundial, se han observado mejoras sustanciales en la facilidad para cumplir con el pago de los impuestos, impulsados en gran medida por los avances tecnológicos. Pero como sucede en muchas otras áreas de la sociedad, el progreso no ha sido universal ni uniforme, aun cuando todos los gobiernos consideran la administración de impuestos como una prioridad en su agenda e incluso tienen un denominador común: el impuesto al valor agregado (IVA), el impuesto elegido por los gobiernos como fuente de ingresos.

En los últimos años, las economías han tendido a pasar de los impuestos a las ventas -como el impuesto sobre los ingresos brutos- a los impuestos al consumo. Mientras que el primero puede tener un efecto en cascada -dado que se recaudan en cada paso de la cadena de valor- el IVA es más eficiente desde el punto de vista económico, ya que es asumido solo por el consumidor final y se aplica sobre el valor agregado acumulado en dicha cadena. El impuesto al consumo presenta una particularidad, es más complejo de administrar y puede estar más propenso al fraude, debido a la necesidad de permitir computar como crédito (o reembolsar) el impuesto pagado por las empresas en sus compras.

El uso de “Big Data , a partir de la implementación de sistemas de facturación electrónica, ha traído mejoras para algunas administraciones tributarias, tanto en el uso de la información disponible, como en la recaudación del IVA. En los últimos 15 años, las autoridades fiscales han intentado introducir y mejorar continuamente sus sistemas en línea para mejorar su eficiencia, facilitar la evaluación de riesgos, realizar verificaciones exhaustivas y ser más veloces en las devoluciones. Esta eficiencia, a su vez, también ha beneficiado a los contribuyentes aliviando su carga en el cumplimiento de las obligaciones fiscales.

La tecnología no es el único desafío que enfrentan los gobiernos, también lo son las reformas fiscales. Cualquier reforma inevitablemente creará ganadores y perdedores y aunque el proceso rara vez carece de controversia, ciertos riesgos pueden mitigarse garantizando que las mismas se lleven a cabo bajo cuatro principios clave.

En primer lugar, debe ir acompañada de certeza y estabilidad, porque ambas características son críticas para garantizar que las empresas tengan la confianza para comenzar, crecer e invertir. Además, debe tener horizontes a largo plazo y equilibrar la necesidad de un cambio inmediato con las futuras demandas de gasto. Esto toma relevancia porque en el futuro, es probable que los gobiernos sufran mayores gastos debido al impacto de los cambios demográficos y climáticos.

Por otro lado, cualquier reforma debe centrarse en desarrollar marcos de políticas simples que sean viables para gobierno, empresas y personas. Por último, es indispensable que pase por un proceso de consulta sobre los cambios propuestos. Esto asegura que todos los interesados hayan tenido la oportunidad de brindar aportes durante todo el proceso para evitar muchas de las consecuencias involuntarias de las reformas apresuradas.

Las reformas fiscales y la innovación tecnología, son parte de los desafíos más difíciles que enfrentan las administraciones tributarias. Seguir estos principios clave ayudará a los gobiernos a crear un sistema tributario moderno, garantizando que los cambios impositivos reflejen las necesidades de la economía y sirvan a la sociedad.

Tags relacionados