U$D

Dólar Banco Nación
/
Merval

Crece el fraude corporativo

CLAUDIO SCARSO Socio del Instituto de Auditores Internos de la Argentina

0
Crece el fraude corporativo

El fraude corporativo está en aumento. Especialmente ha crecido la fuga de información con alrededor del 44% de ocurrencia entre los delitos internos. Un dato que lo demuestra claramente, es una estadística europea que expone que el 49% de los empleados que renuncian a sus compañías en dicho continente se lleva archivos de datos cuando se retiran de las empresas, en principio, sin intenciones delictivas. Luego, se verá.

Para identificar las áreas de mayor exposición, es necesario, a priori, armar un mapa de los riesgos corporativos existentes. A partir de allí, es menester establecer en las empresas un tablero de monitoreo continuo sobre las operaciones críticas. Una de ellas, por ejemplo, como cité precedentemente, está vinculada con la fuga de información.

Un tema clave para la prevención de fraudes es la participación de auditoría en los proyectos para suministrar asesoramiento sobre control interno de la empresa. Si la organización, por distintos motivos, no incluyera a auditoría interna, hay que comunicar a la Alta Dirección que las modificaciones en los sistemas aplicativos ya productivos son dieciséis veces más onerosas que implementarlas en las etapas de diseño.

Encuestas internacionales prestigiosas establecen que el 79% de los Gerentes de Auditoría tuvieron que investigar un fraude el último año, cifra que hay que remarcar que viene ascendiendo, lenta pero permanentemente, en los últimos años.

Respecto de los canales por los cuales fueron descubiertos los fraudes, el podio lo integran el Control Gerencial, la Auditoría Interna y las líneas de denuncias, con ventaja sobre el resto de las opciones que pudieran existir.

A pesar de ello, aún existe un porcentaje no menor de empresas que no cuentan con líneas de denuncias formalmente constituidas (entre el 30% y el 40%).

En relación a la posición jerárquica que ocupan los defraudadores en la empresa, se está produciendo a nivel mundial un aumento gradual de fraudes generados por personal que conforma la Alta Dirección y Gerentes a cargo de los distintos procesos de negocios de las compañías. Uno de los principales obstáculos para eliminar este flagelo de las empresas es la cantidad de delitos de estas características que no llegan a juicio. Las empresas, en general, no miden la real dimensión del impacto negativo que ello provoca en la dotación del personal.

A modo de conclusión, debemos tener claro que para contrarrestar la probabilidad que el fraude se presente en nuestra empresa, debemos contar con un triángulo robusto, el cual sin bien posee tres componentes (prevención, detección y respuesta), tiene en la prevención su columna vertebral por la importancia estratégica que conlleva esta variable.

Sin embargo, si la barrera de la prevención fuera traspasada, adquiere relevancia trascendental una detección temprana y una respuesta sólida que no deje lugar a dudas ante toda la dotación de la compañía.

Más notas de tu interés

Comentarios0
No hay comentarios. Se el primero en comentar