Banca Privada Galicia

El Cronista Comercial

MIÉRCOLES 24/07/2019
Miércoles  26 de Junio de 2019

Convergencia y coordinación: las claves para un programa económico

Convergencia y coordinación: las claves para un programa económico
Imagen de MARTÍN REDRADO

MARTÍN REDRADO

Director de Fundación Capital

Argentina tiene una corta ventana de oportunidad a partir del 10 de diciembre de este año. Para convertirla en realidad, se precisa plantear un programa económico-social consistente con dos objetivos centrales: la estabilización y el crecimiento.

Para ello, será necesario un enfoque de equilibrio general, dejando atrás la emergencia que nos condujo una visión de compartimientos estancos, como si se tratara de silos independientes para acopiar cereales. Partimos de una situación compleja e inédita, que hace imposible extrapolar soluciones del pasado para resolver los dilemas del presente: la estanflación, el elevado endeudamiento y la altísima dolarización, junto a un sector externo poco dinámico, no es comparable a otros episodios en nuestra historia.

Sólo con un programa económico-social de convergencia y coordinación (CC) de las variables macro que conduce el gobierno, sumado a reformas y estímulos que modernicen nuestra estructura productiva, Argentina encontrará una senda de reducción de la tasa de inflación e iniciará un proceso de crecimiento inclusivo. Todo programa integral debe tener fuerte respaldo de la mayoría del arco político y social para permitir una adecuada implementación de metas plurianuales que le brinden previsibilidad al sector privado.

Más aún, el quiebre recurrente de contratos ha sido una característica central de las marchas y contramarchas de nuestra economía. Este rasgo debe ser eliminado de raíz. Hace muy poco, en una ronda de conferencias a fondos de inversión en Nueva York, un importante portfolio manager me preguntó: ¿Uds., los argentinos, tienen algo especial en su ADN que los hace incumplidores seriales? Traté de disimular mi disgusto y abrumé a mi interlocutor con una cantidad de números, explicando por qué la deuda es manejable. "It is a manageable situation that needs to be managed", concluí. Sin embargo, ese argumento quedó flotando en mi cabeza. Conceptos como "renegociación", "reestructuración de deuda" y "desagio de contratos" no son lo mismo en boca de un ministro brasileño o sudafricano, que de un funcionario argentino. Sin dudas, tenemos un gran déficit de credibilidad.

Para superar este estado de situación, en el nuevo período 2019-2023 será necesario un plan de estabilización que abarque a toda la política macroeconómica. Esto sólo se alcanzará a través de la convergencia hacia un mismo objetivo nominal en la política fiscal, monetaria y de ingresos, que deberán mostrar un sendero decreciente y simultáneo. Así, deberán evolucionar en niveles que sean compatibles entre sí, balizando el camino y permitiendo "anclar" las expectativas de la población.

La coordinación es esencial, ya que este esquema debe involucrar a todas las áreas competentes: Hacienda, Finanzas, Trabajo, Energía, Transporte y el Banco Central, bajo la coordinación de la Jefatura de Gabinete de Ministros. Cada uno deberá informar en forma trimestral acerca del cumplimiento de lo establecido y, si existieran desvíos, tendrán que plantear al Congreso Nacional las correcciones necesarias. De esta forma, el compromiso es efectivo por parte de todo el gobierno, junto con un mecanismo legislativo de rendición de cuentas. Una vez generado este esquema de trabajo, será necesario comprometer al sector privado hacia la misma nominalidad.

De hecho, en materia de inflación hemos intentado todo, salvo un programa de convergencia y coordinación. Así, presenciamos esquemas de metas de inflación, tipo de cambio fijo, flotante, control de la cantidad de dinero, controles de precios, déficit cero, ley de responsabilidad fiscal, congelamiento de tarifas y emisión cero. Dentro de las más recientes, el inflation targeting fue inadecuado frente a las distorsiones de precios relativos. Más aún, la tasa de interés es un canal de transmisión muy débil para impactar en el resto de la economía local, ya que el crédito sólo representa un 13% del producto.

De este modo, la implementación de este enfoque, sólo generó una sobrevaluación del tipo de cambio que desembocó en la mega devaluación del 2018. En este episodio, quedó claro que una altísima tasa de interés con apertura irrestricta de la cuenta capital incentiva el ingreso de flujos de corto plazo, con serias consecuencias en el conjunto económico y social.

En materia de política monetaria, debemos salir del cortoplacismo de la emisión cero, para ingresar en un enfoque de administración de riesgos (Blinder y Reis, 2005). Esta visión propone considerar un escenario base junto a un análisis de distribución de probabilidad de resultados económicos y combinar modelos econométricos que permitan proyectar escenarios. Así, resultados de baja probabilidad pero potencialmente riesgosos son incluidos en el análisis. En esta dirección, existe un consenso respecto a que cumplir con estas reglas puede contribuir a un marco de referencia adecuado para la toma de decisiones.

Cuando se diseña una política monetaria, deben considerarse estas cuestiones, así como también el contexto económico local e internacional. Caso contrario, su implementación será inconsistente y devendrá en una fuente adicional de incertidumbre, como sucede en Argentina. De esta forma, en nuestro país debe encararse una política monetaria basada en cuatro pilares: convergencia entre oferta y demanda de dinero, un tipo de cambio flotante administrado, políticas contracíclicas que garanticen la liquidez tanto en moneda local como extranjera y una adecuada regulación y supervisión bancaria para reducir la exposición a riesgos.

En términos secuenciales, la oportunidad para Argentina puede materializarse siguiendo este derrotero: un programa económico y social de estabilización y crecimiento, un fuerte respaldo político y social y una nueva etapa con el FMI: pasar de un programa de emergencia a uno de facilidades ampliadas con un horizonte y estímulos que privilegien el equilibrio presupuestario, pero con la creatividad para generar incentivos que impulsen un crecimiento armónico y sustentable.

No hay comentarios. Se el primero en comentar
MONEDAS Compra Venta
DÓLAR B. NACIÓN0,460841,600043,6000
DÓLAR BLUE0,340544,000044,2000
DÓLAR CDO C/LIQ-1,4130-43,0984
EURO0,085247,599947,6185
REAL-0,257311,313511,3180
BITCOIN-3,51089.963,09009.966,2100
TASAS Varia. Ultimo
BADLAR PRIV. Pr. ARS0,000048,2500
C.MONEY PRIV 1RA 1D-1,694958,0000
C.MONEY PRIV 1RA 7D-1,250059,2500
LIBOR0,05311,0546
PLAZO FIJO0,000049,2500
PRESTAMO 1RA $ 30D-0,662861,4500
TNA 7 DIAS-0,302846,0900
BONOS Varia. Último Cierre Día Anterior
BODEN 20150,00001.424,501.424,50
BOGAR 20180,00009,829,82
BONAR X0,00001.585,501.585,50
CUPÓN PBI EN DÓLARES (LEY NY)6,6667176,00165,00
CUPÓN PBI EN PESOS-0,88892,232,25
DISC USD NY-0,7005120,50121,35
GLOBAL 20170,00001.676,001.676,00
BOLSAS Varia. Puntos
MERVAL-0,290038.729,9800
BOVESPA-0,2400103.949,4600
DOW JONES0,220027.171,9000
S&P 500 INDEX0,26732.985,0300
NASDAQ0,05008.204,1370
FTSE 1000,14007.139,7600
NIKKEI-0,580021.803,9500
COMMODITIES Varia. Último Cierre Día Anterior
SOJA CHICAGO-0,4503324,9063326,3760
TRIGO CHICAGO-0,4105178,2989179,0337
MAIZ CHICAGO0,0000166,2335166,2335
SOJA ROSARIO-0,2151232,0000232,5000
PETROLEO BRENT-0,442662,980063,2600
PETROLEO WTI-0,231256,090056,2200
ORO-0,28061.421,30001.425,3000
Revista Infotechnology