Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
U$D
/
MERVAL

Construir un muro es ir a contramano de la dirección en la que va el mundo

Desde el día en que Donald Trump se impuso en las elecciones presidenciales de Estados Unidos, hasta el momento en que asumió en la Casa Blanca, buena parte de los analistas imaginó que su gestión iba a estar más condicionada por la geopolítica y por las instituciones de Washington, que por sus alocadas promesas de campaña. Pero cada día que pasa, el nuevo mandatario estadounidense da muestras de que avanzará todo lo que pueda, mientras pueda hacerlo.

La orden ejecutiva (el equivalente al decreto de necesidad y urgencia) que firmó ayer plasmó una de sus propuestas más criticadas: la construcción de un muro sobre la frontera con México, destinado a detener la inmigración ilegal. Se trata, sin duda, de una idea más destinada a sembrar un estilo de marketing político que a darle una solución real al problema, ya que muy pocos expertos creen que el cemento sea más fuerte que la voluntad humana.

Como señal, el muro es una barrera física que no solo está dirigida a los mexicanos, sino a toda América del Sur. En épocas en las que el mundo discute las condiciones de una mayor integración, Trump propone el aislamiento. En términos simbólicos, es casi como un regreso a la Edad Media, a la época en la que los señores feudales rodeaban a las ciudades con murallas para protegerlas del exterior.

Hoy no pasa un día sin que la tecnología elimine alguna barrera. Las empresas desarrollaron capacidades para fabricar un producto con piezas provenientes de distintas partes del mundo, y venderlo ahí donde haya un consumidor. La comunicación logró que cualquier habitante del planeta esté a un simple click de distancia de otro. Los ejemplos de este tipo son miles, y marcan una dirección clara.

Después de que un republicano como Ronald Reagan contribuyera a la caída del último muro que había soportado la humanidad, el que dividía Berlin, celebrar la construcción de uno nuevo no equivale a retroceder dos casilleros, sino a pulverizar el tablero.

Más notas de tu interés

Comentarios4
Mafalda Davicco
Mafalda Davicco 26/01/2017 09:50:10

Justamente, hay que ir de contramano en algunas cosas, porque a pesar de lo los iluminados globalistas crean en sus certezas de lo que es bueno para nootro, hay muchos que no nos gusta la ''direccion en que va el mundo''

Raul Nieto
Raul Nieto 26/01/2017 09:11:59

Traten de ingresar a Rusia China Iran Arabia Saudita como inmigrantes ilegales haber cuantas horas estan en libertad