Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Con una recuperación leve, las metas oficiales de crecimiento aún están lejos

Con una recuperación leve, las metas oficiales de crecimiento aún están lejos

Los datos de Cuentas Nacionales que aportó ayer el Indec dejan a la vista que hará falta un impulso sostenido mucho mayor que el conseguido hasta el momento para que se cumpla la meta oficial de un crecimiento de 3,5% del PBI.

Una oportuna revisión del tercer trimestre de 2016 (que pasó de un retroceso de 0,2% a una suba de 0,1%) le dejó servida al Gobierno la posibilidad de ratificar el fin de la recesión, algo que ya habían anticipado tanto Mauricio Macri como el ministro Nicolás Dujovne, aunque sin datos verificables en la mano.

La baja de la inversión, que llegó a 5,5%, grafica lo difícil que le resultó al Poder Ejecutivo poner en marcha el plan de obra pública. Lo que debía ser uno de los principales factores dinamizadores del segundo semestre, quedó como asignatura pendiente para este año. El rubro que más descendió fue precisamente la construcción. El consumo público, que cerró con un alza de apenas 0,3%, fue insuficiente para equilibrar la notoria disminución del consumo privado.

Según la estimación que hizo la consultora Ecolatina, para llegar al crecimiento de 3,5% que se propuso la Casa Rosada, hará falta crecer casi 1,5% desestacionalizado por trimestre (o 6% entre puntas)

La expectativa oficial es que en el 2017 se despierte un poco más la inversión y que también haya un mayor impacto positivo del comercio exterior, en función de una cosecha total que se acercará a los 130 millones de toneladas (gracias al trigo y el maíz). A juzgar por el incremento en las cantidades de obras públicas licitadas en lo que va del año, es probable que el Estado complemente el sendero inversor que, en el sector privado, hoy lideran las empresas de energía. La inflación y la incertidumbre sobre el cierre de las paritarias enfriaron hasta ahora las expectativas de la sociedad. Los objetivos todavía están lejos.