Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Con un bono 'perpetuo' a 100 años se resuelve el problema energético

PABLO A. VAN THIENEN Director académico CEDEF law & finance

0
Con un bono 'perpetuo' a 100 años se resuelve el problema energético

Claramente el ‘tarifazo’ era necesario para recomponer el sector energético argentino, el problema de fondo es que no se ponderó el costo político de esta medida. Pretender ahora que la Corte Suprema resuelva la cuestión ‘política’ es un problema serio para el gobierno ya sea que el fallo salga a favor del aumento o en contra.

En ambos escenarios la administración Macri pagará los costos políticos de esa decisión. Si gana la pulseada la gente tendrá que resignarse a cumplir un fallo del Máximo Tribunal, y si pierde, el gobierno tendrá que arreglárselas para encontrar un solución. Evitemos este riesgo político y salgamos ya a resolver este problema.

Quedó en evidencia que el ‘tarifazo’ fue insoportable para la clase media y para las empresas, en particular las pymes. Entonces hay que revisar la medida y salir con inteligencia a ofrecer una solución que sea económicamente eficiente y políticamente eficaz.

Una salida posible a este entuerto es la emisión de deuda perpetua. Este tipo de bonos han sido colocados con éxito en mercados internacionales tanto por empresas privadas como por Estados nacionales. Tanto el gobierno de Australia hasta el Citibank o Walt Disney han salido a los mercados a colocar este tipo de bonos. Incluso al bono de Walt Disney se lo llamó ‘La Bella Durimiente’.

La administración Macri debería acordar con las empresas del sector energético un plan de financiación de largo aliento donde las empresas o el Estado Nacional emiten este tipo de bonos calzados a los flujos de fondos futuros derivados del aumento escalonado de las tarifas. Aprovechando que nuestro país acaba de cerrar su conflicto con los holdouts y con acceso a los mercados internacionales de deuda a tasas inusualmente bajas, esta posibilidad debemos maximizarla para resolver definitivamente el problema energético y tarifario.

Las empresas necesitan hacerse de fondos para arrancar de una buena vez con las inversiones necesarias para poner el sistema al día, pero los ciudadanos necesitan de esos mismos fondos para llegar a fin de mes. La sábana es muy corta y no podemos correr el riesgo de que este conflicto se espiralice con graves consecuencias sociales y pérdida de capital político.

Un bono perpetuo o un bono a ‘100 años’ es la salida adecuada para que el Estado Nacional junto con las empresas del sector y el Parlamento diseñen un esquema inteligente que les permita financiar las inversiones con un esquema escalonado de aumento de tarifas que asegure no sólo el repago del bono y la tasa de interés, sino que además proteja el bolsillo del ciudadano.

Un instrumento de estas características le ofrecería a la administración Macri descomprimir este conflicto poniendo la solución en el lugar que corresponde: la financiación de las obras de infraestructura. Si de esto se trata entonces la solución está en diseñar el instrumento financiero que permita hacer frente a esas obras dándole al inversor las garantías de que el flujo de fondos está respaldado por un cuadro tarifario sensato y de crecimiento escalonado.

Sin ir más lejos GasNatural colocó en el 2015 un bono perpetuo por 500 millones de Euros. Similares colocaciones hicieron Telefónica, Iberdrola y otras empresas del sector de servicios públicos.

Debemos animarnos a ser creativos para ofrecer soluciones políticas prácticas e innovadoras.

Más notas de tu interés

Comentarios0
No hay comentarios. Se el primero en comentar