Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Cómo sería el aniversario de Cambiemos con otra estrategia de comunicación

/img/festejo_macri_bunker.jpg

/img/festejo_macri_bunker.jpg

Historia contrafáctica es imaginar qué camino podrían haber tomado los acontecimientos de haberse sucedido de manera diferente o de haber tomado los actores otras decisiones. Mínimos cambios pueden hacer enormes diferencias. El extremo es el aleteo de la mariposa que genera una ínfima corriente térmica que termina en devastador huracán en alguna parte del planeta: el trillado ‘Efecto Mariposa’.

Un análisis contrafáctico de cómo hubiese llegado el gobierno de Cambiemos a su primer año de gobierno de haber tomado otro camino en su estrategia de comunicación y de política económica podría parecer un ejercicio de masoquismo puro: si olvidamos el boleto de lotería en un bolsillo y se pasó el período para cobrarlo, mejor ni nos enteremos si habíamos ganado.

Pero Neal Roese, profesor de la Kellogg School of Management, publicó en The Harvard Business Review una valiosa guía para convertir un análisis contrafáctico de un proyecto que no salió bien en un valioso ejercicio que ayuda a corregir la estrategia.

El gobierno de Cambiemos llega a un fin de año con logros económicos destacables, pero sin señales claras de reactivación económica, sin un contundente triunfo sobre la inflación y luego de haber fracasado importantes proyectos de reforma en lo político y económico que contribuirían a afianzarlo de cara a un electoral 2017.
Partamos de un par de supuestos que eran previsibles y fueron comprobados luego de un año de gobierno y hagamos una hipótesis de cómo hubiesen salido distintas las cosas.

Primero los hechos constatados:

1 La herencia que recibió el Gobierno era mucho más compleja de lo que admitía o comunicaba en los primeros meses.

2 El peronismo y todas sus vertientes (sindicalistas, piqueteros, gobernadores, kirchneristas y un largo etcétera) no iba a cambiar su espíritu de voracidad por el poder y solo iba a acompañar un brevísimo período de luna de miel luego de la derrota de noviembre de 2015.

3 Muchos proyectos legislativos fracasaron sin que la opinión pública se enterara de su existencia o tuviese en claro sus beneficios.

4 La lluvia de inversiones que compensara rápidamente la recesión solo se iba a producir si el Gobierno presentaba un plan económico de corto, mediano y largo plazo con un derrotero creíble de reducción del déficit fiscal, de la carga impositiva y una modernización de las relaciones laborales.

Ahora las hipótesis:
 

1 Una política económica con más shock que gradualismo y aplicada sin demoras que encarara un fuerte primer paso en reducción del déficit más una importante modernización laboral hubiese sido un poderoso imán para inversores y habría ayudado a llegar a fin de año con reactivación y menos inflación.

2 Una estrategia de comunicación basada en mostrar la gravedad de la herencia hubiese bajado algo los guarismos de las encuestas de optimismo en el verano pasado, pero podría haber abierto la puerta a un gran acuerdo nacional estilo Moncloa y haber facilitado un plan económico más audaz con resultados más rápidos. Aquí se precisaba mucha creatividad, porque la economía que heredó Macri era un desastre, pero no había estallado del todo, como en 1989 y 2002. También precisaba un cambio de tono: en lugar del baile de Gilda o perrito Balcarce, el ceño fruncido.

3 La estrategia requería una urgente campaña de comunicación de cambio cultural (el sistema argentino ha fracasado) y un relato (perdón por la mala palabra) que estableciera culpables del fracaso de la Argentina (en todo relato hay buenos y malos), que entusiasmara proyectando un futuro promisorio en plazos tangibles y advirtiera que no se podrá llegar a ese futuro sin algunos sacrificios y la colaboración de los culpables (el peronismo).

4 La estrategia de comunicación debía buscar desde antes del 10 de diciembre de 2015 una gran alianza con la opinión pública en favor del proyecto que presionara a legisladores peronistas, sindicalistas y empresarios (antes convenientemente señalados como los culpables del subdesarrollo) a sentarse con el gobierno a negociar un gran acuerdo de precios, salarios, reducción del déficit y modernización laboral con el trasfondo de una opinión pública convencida del cambio.

¿Hubiese servido un claro éxito inicial del plan económico y comunicacional a fin de año para domesticar al peronismo en el Congreso y a sindicalistas y piqueteros, hoy envalentonados a poner todos los palos en la rueda? En un año electoral, muchas de estas propuestas ya no están disponibles. No podemos volver atrás en el tiempo. Pero el análisis contrafáctico puede ayudar a vislumbrar una estrategia alternativa hacia adelante. Siempre se está a tiempo.

Más notas de tu interés

Comentarios4
Rubén Ardosain
Rubén Ardosain 21/12/2016 02:55:35

A Machinea lo despellejaron por haber proclamado el ¨desastre de la herencia ¨recibida¨, así aseguraron los economistas, opinólogos y periodistas. Que eso asustó a la gente y al mundo. A Macri por todo lo contrario. ¨rubenardosain.wordpress.com¨

Rubén Ardosain
Rubén Ardosain 21/12/2016 02:55:12

A Machinea lo despellejaron por haber proclamado el ¨desastre de la herencia ¨recibida¨, así aseguraron los economistas, opinólogos y periodistas. Que eso asustó a la gente y al mundo. A Macri por todo lo contrario. ¨rubenardosain.wordpress.com¨

Raúl Alberto
Raúl Alberto 21/12/2016 09:16:27

el señor periodista hace la nota con el diario del lunes, asi somos todos genios no Diego?

Simt Stoff
Simt Stoff 21/12/2016 08:52:41

El autor de la nota claramente ignora el tiempo que requiere un cambio cultura el cual no es posible en uno o dos años.