Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Cómo se construye confianza: de las organizaciones al país

OMAR GENNARI Director de Great Place to Work

0
Cómo se construye confianza: de las organizaciones al país

En los últimos meses hemos estado escuchando la palabra ‘confianza’ en reiterados ámbitos. Expertos en diversas materias (sociedad, economía, gestión, empresa, política) terminaban incluyendo el factor ‘confianza’ como aspecto clave para llevar adelante cualquier cambio.

Por ejemplo, se decía que había que construir confianza para que volvieran las inversiones, que la misma confianza permitiría que el dólar no se disparara al abrir el cepo, y que, también gracias a ese concepto, los argentinos traerían sus capitales invertidos en bancos extranjeros al país.

A simple vista, pareciera que hay demasiado depositado en esta palabra, en especial si se toma en cuenta que se trata de un concepto que pudiera parecer abstracto y a la vez subjetivo.

Sin embargo, nuestra experiencia, luego de años de trabajar con cientos de organizaciones (privadas, estatales, ONG ‘s) y miles de empleados, nos muestra que no es tan así.

Factor clave

¿Cuál es el factor clave para la transformación positiva?
Nuestra experiencia a través de miles de diagnósticos de clima en todo el mundo nos ha demostrado que el principal factor que favorece la transformación positiva de cualquier grupo es la confianza entre sus líderes e integrantes.

Categóricamente el mejor sueldo y los mejores beneficios en sí mismos no alcanzan, asimismo decimos que existen varios factores que influyen pero ninguno de ellos tiene suficiente peso específico.

Hablamos de la confianza como la creencia en el comportamiento futuro capaz de alcanzar logros, basada en comportamientos presentes. Esta creencia puede verse reforzada para mejor o peor a través de acciones cotidianas.

Esas acciones cotidianas, que deben ser alimentadas constantemente, admiten errores pero no falta de integridad. En ese sentido, confiamos en alguien íntegro y admitimos sus errores. Contra eso, podemos decir que no confiamos en alguien corrupto y sus errores son mal interpretados.

La confianza funciona tanto en lo macro (país) como en lo micro (organización). Por eso, ahora que se habla tanto de confianza en términos políticos y económicos a nivel macro, esperemos contar con líderes que la construyan con sus acciones cotidianas. De esa única manera la sociedad creerá y generará expectativas positivas hacia el futuro.

Lo cierto es que cuando realmente hay un clima de confianza, la palabra deja de ser algo subjetivo y abstracto, y el vínculo que ella permite generar comienza a estar a la vista, así como también sus resultados.

Más notas de tu interés

Comentarios0
No hay comentarios. Se el primero en comentar