¿Cómo encarar el desafío de la inversión digital?

El avance del mundo digital no solo exacerbó el poder de los clientes sino que les permitió a las empresas recopilar, procesar y analizar datos de maneras más productivas, mejorar las decisiones estratégicas y modificar la forma en la que operan.

Los ejecutivos reconocen que la transformación digital afecta todos los aspectos de su negocio: desde la recepción hasta el ámbito administrativo. También saben que el panorama competitivo cambia con rapidez a medida que se erosionan las barreras que impiden la entrada. Un reciente estudio llevado adelante por EY a nivel mundial con ejecutivos no pertenecientes al área de tecnología, reveló que el 90% se enfrenta a una competencia cada vez mayor de parte de empresas que adoptaron el entorno digital con más rapidez.

Este nuevo escenario exige asignar el capital de manera inteligente, seleccionar las inversiones estratégicas correctas, ya sea orgánicas o inorgánicas, y ofrece caminos hacia el crecimiento. La pregunta clave es si las empresas pueden construir las capacidades que se necesitan para tener éxito en este mundo nuevo, o si necesitan realizar una adquisición.

De acuerdo con el estudio, el 67% de los encuestados cree que las fusiones y las adquisiciones son la manera más eficiente de lograrlo: adquirir capacidades, activos y tecnologías digitales para acortar brechas y acelerar el crecimiento. Un número similar afirma que es esencial brindar una respuesta rápida.

Sin embargo, una compra presenta desafíos importantes. El entorno de los acuerdos digitales se está volviendo muy competitivo. El aumento de las adquisiciones no solo fue provocado por las empresas de tecnología que compran a otras dentro de la industria, sino también por los compradores estratégicos a medida que se desdibujan los límites entre los sectores. Al mismo tiempo, las consideraciones que rodean un acuerdo presentan un desafío cada vez mayor: tanto en cuanto a la valuación de activos digitales intangibles como a la integración de nuevas culturas de emprendimientos en modelos de empresas tradicionales.

Otros caminos inorgánicos también ofrecen opciones. Cada vez más, las empresas utilizan las colaboraciones inteligentes, incluidas las alianzas, las asociaciones y los emprendimientos conjuntos a lo largo de toda la cadena de valor. Esto les permite a las compañías avanzar más rápido para crear sus capacidades digitales y seguir siendo competitivas.

En última instancia, alcanzar la transformación digital incluye plantearse preguntas estratégicas que son diversas y muy complejas. ¿Qué comprar? ¿Con quién asociarse? ¿Cómo financiar las inversiones?

La manera más eficaz de atravesar el camino es tomar decisiones que respalden la visión futura del negocio. Una estrategia de capital digital pensada para el futuro es esencial para realizar acuerdos en la nueva economía.

 

Tags relacionados