Jueves  21 de Noviembre de 2019

Como conciliar la equidad, el sistema cambiario y una eficiente reforma tributaria

Como conciliar la equidad, el sistema cambiario y una eficiente reforma tributaria

Hay más de una manera de desdoblar el sistema cambiario y no morir en el intento, pero, entre ellas, la alternativa de realizarlo mediante una herramienta tributaria amerita un análisis particular, pues aunque resulte contraintuitivo podría utilizarse eficientemente un único instrumento para intentar alcanzar más de un objetivo de política económica.

Estoy hablando de liberar el mercado de cambios en un esquema de flotación sucia, en el contexto de una regla monetaria sencilla, clara y transparente, al tiempo de imponer un impuesto a la compra-venta de moneda extranjera en la que no intervenga la Aduana: lo pagarían el turismo, las tarjetas, los dividendos de las empresas, las inversiones de portafolio de no residentes, y por supuesto el "atesoramiento" de las personas.

Por estos conceptos los datos del Banco Central registran una base imponible potencial de u$s 31.000 al año, algo más de dos billones de pesos que, con una alícuota equivalente a la brecha entre el dólar Banco Nación y el "Contado con Liqui" (25%) proveerían recursos tributarios por aproximadamente medio billón de pesos al año, el equivalente por ejemplo, a una reducción de 12 puntos porcentuales de IVA, o al 83% de los aportes patronales. Una oportunidad a la equidad.

Obviamente una iniciativa así tendría muchas aristas a dirimir, pero claramente su implementación podría implicar un puente entre los dilemas del corto plazo, y el punto de partida de las reformas estructurales de largo plazo tan necesarias para la Argentina.

No es necesario disponer de información privilegiada para conjeturar que entre las múltiples aristas de la inminente negociación con el FMI de la Administración Alberto Fernández, la política cambiaria será uno de los puntos críticos. Es que elegir un sistema cambiario no solamente tiene implicancias monetarias, sino que se determina simultáneamente una tercera arista colateral central: la movilidad de capitales, en la jerga de hoy, el cepo. En este punto este "desdoblamiento tributario" permitiría mantener el paradigma de libertad cambiaria y el de libre movilidad de capitales que impulsa el organismo, tanto como el puntapié inicial -y la manera de financiar- la reforma impositiva.

Ganadores y perdedores

Recuperaría entonces el Banco Central la capacidad de ejercer política monetaria activa (ya sea expansiva o restrictiva), porque al resignar el objetivo de manejar el tipo de cambio, y también el de controlar el flujo de capitales, podría determinar mucho mejor la oferta monetaria, adecuándola a la demanda, sin el oneroso costo cuasifiscal que genera su operación actual.

Desde el punto de vista de la administración tributaria, asimismo, un impuesto a la compra-venta de moneda extranjera sería muy eficiente (baja evasión) por cuanto por una parte gravaría al bien más escaso de la Argentina, el dólar, como asimismo su control recaudatorio sería sencillo: sólo a bancos, casas de cambio y agentes de bolsa, quienes actuarían como agentes de retención. En este sentido funcionaría en forma similar al denostado Impuesto a los Débitos Bancarios, pero con un efecto redistributivo particular a favor: se trataría de un tributo progresivo por cuanto lo pagarían aquellos argentinos que puedan pagarlo, de manera que los gastos de turismo al exterior no sería una carga indirecta de toda la sociedad, la actual inequidad a favor de quienes disponen de mayores ingresos.

La medida asimismo tendría un impacto único en precios, de precios relativos encareciendo los servicios importados, pero no se traduciría en flujos inflacionarios, ya que implicaría un único shock de aumentos perfectamente compensable con la eventual rebaja del IVA. Por supuesto que no desaparecerían todos los mercados marginales (en particular el "blue" pues su atractivo no es la libertad sino la informalidad), y tendría un efecto bis a bis sobre la tasa de interés de indiferencia para el curry-trade, desestimulando el ingreso de capitales golondrina.

Es claro también que esta idea puede tratarse de "una navaja para un mono", toda vez que se lea exclusivamente como una manera de financiar más gasto público sin reducción impositiva alguna, lo que sería un esquema maquiavélico en el que todos los argentinos perderíamos.

(*) Economista, consultor, investigador y docente.

MONEDAS Compra Venta
DÓLAR B. NACIÓN0,400058,000062,7500
DÓLAR BLUE-0,358468,500069,5000
DÓLAR CDO C/LIQ-1,7220-75,4032
EURO0,057566,270066,3106
REAL-0,363714,403314,4090
BITCOIN-1,36717.233,50007.240,1700
TASAS Varia. Ultimo
BADLAR PRIV. Pr. ARS-2,845042,6875
C.MONEY PRIV 1RA 1D-1,818254,0000
C.MONEY PRIV 1RA 7D-1,785755,0000
LIBOR0,05311,0546
PLAZO FIJO0,000045,5000
PRESTAMO 1RA $ 30D-0,662861,4500
TNA 7 DIAS-0,302846,0900
BONOS Varia. Último Cierre Día Anterior
BODEN 20150,00001.424,501.424,50
BOGAR 20180,00009,829,82
BONAR X0,00001.585,501.585,50
CUPÓN PBI EN DÓLARES (LEY NY)-6,2500165,00176,00
CUPÓN PBI EN PESOS0,00001,951,95
DISC USD NY0,000081,5081,50
GLOBAL 20170,00001.676,001.676,00
BOLSAS Varia. Puntos
MERVAL-4,811036.409,0700
BOVESPA-0,4400110.977,2300
DOW JONES-0,100027.909,6000
S&P 500 INDEX-0,10973.135,9600
NASDAQ-0,07008.621,8270
FTSE 1000,14007.139,7600
NIKKEI-0,580021.803,9500
COMMODITIES Varia. Último Cierre Día Anterior
SOJA CHICAGO0,3344330,7853329,6829
TRIGO CHICAGO0,5639196,5789195,4765
MAIZ CHICAGO-0,5468143,2029143,9903
SOJA ROSARIO0,0000251,0000251,0000
PETROLEO BRENT0,217964,390064,2500
PETROLEO WTI0,508359,320059,0200
ORO0,28781.463,50001.459,3000