Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
U$D
/
MERVAL

¿Clubes de fútbol o manteca?

Ante el caos y el desconcierto que envuelven a la Asociación del Fútbol Argentino (AFA), un tema vital es el reparto del dinero proveniente del programa Fútbol Para Todos (FPT). Existen dos líneas de pensamiento: (1) El gobierno del presidente Macri impulsa mantener la gratuidad del FPT hasta 2019 pero limitando el aporte estatal. (2) La mayoría de los clubes de AFA desean rescindir el contrato asociativo del FPT y llamar a licitación en búsqueda del mejor postor. Ambas líneas se encuentran en un punto: cómo generar mayores recursos sin trasladar el costo a los contribuyentes. En el intento de analizar las causas que paralizan al fútbol, recurrí a Paul Anthony Samuelson, (1915-2009) economista estadounidense de la escuela neokeynesiana. El premio Nobel de Economía 1970, planteó con agudeza que el hecho económico de ‘la limitación’ de los recursos disponibles obliga a elegir a la hora de producir bienes relativamente escasos. Para ello optó por la fórmula ¿cañones o manteca? a modo de graficar el debate acerca del uso militar o civil de los recursos del Estado. Según Samuelson, la sociedad es la que debe decidir Qué y Cómo producir acorde a sus necesidades básicas. "Para producir cierto bien, una economía en pleno empleo ha de disminuir algo la producción de otro. La sustitución es, por tanto, ley de vida en una economía". En uno de los extremos de esa fórmula, la fabricación al máximo de cañones podría llevar a no producir manteca. Llevar estas ideas al campo futbolero, nos permite enfocarnos en la coyuntura. La verdadera discusión está en qué conviene más al conjunto de la ciudadanía. Más cercano a nosotros, el profesor Juan Carlos de Pablo publicó en su columna del diario La Nación: ¿Por qué el fútbol en la Argentina tiene coronita? Su conclusión en qué invertir fue: "Educación gratuita, comedores escolares y subsidios a las viviendas de bajo costo". Su diagnóstico: "A los clubes no les quedará otra salida que arreglárselas con menos fondos". Así planteado, el gran interrogante es cómo evitar el drenaje de fondos públicos de más de $ 7000 millones sin castigar a la mayoría de los clubes. El destino sin controles permitió que tamaña suma del FPT no se vea reflejada en obras de infraestructura tales como nuevos estadios, sistemas de transportes y de seguridad. Una mirada social impone evaluar entre otros temas, el rol de las asociaciones civiles sin fines de lucro y el reordenamiento del fútbol aficionado. No cabe escaparle a la reinserción de los jóvenes a través del deporte, en especial, a los que padecen adicciones o están sumidos en la pobreza. Históricamente, el fútbol ha sido tan sólo una parte de la actividad social de los clubes que abarca a otros deportes y a la educación. Un desafío actual es continuar más que nunca en el camino de la contención y el estímulo deportivo, no descuidando la misión socializadora que viene formando generaciones desde el siglo pasado. Por estos días y muy lejos de esta óptica, el presidente interino Armando Pérez sólo pudo apuntar sus cañones a la contratación del nuevo DT de la Selección mayor y al retorno de Messi. Los que sufrieron el desamparo fueron el Vasco Julio Olarticoechea y un puñado de jóvenes talentos que vistieron la camiseta celeste y blanca del Sub 23 en los Juegos Olímpicos de Río. En medio de la puja por el dinero entre los clubes llamados ‘grandes’ y el resto de las categorías menores, la FIFA envió a la AFA una nota firmada por el secretario general Marco Villiger. En la misiva titulada "Apuntes sobre el Comité de Regularización" se lee: "Entre las funciones otorgadas se encuentra la de revisar los estatutos de la AFA y adaptarlos a los nuevos estatutos de la FIFA y hacerse cargo del funcionamiento de la AFA y de sus órganos internos". "Finalmente, nos gustaría recalcar que el comité de regularización deberá utilizar las instancias internas apropiadas para llevar a cabo las funciones y cometidos que le han sido asignadas por parte de la FIFA". Para completar el panorama, en fuentes parlamentarias circula que el jefe de la bancada del PRO, el diputado Nicolás Massot estaría elaborando un proyecto de ley para facilitar a los clubes endeudados a convertirse en sociedades anónimas deportivas (SAD) a semejanza del modelo español. Esto último, sigue la ruta de la llamada Superliga, un intento por instaurar la supremacía de River y Boca -Real Madrid y Barcelona en España- como una fuente para captar capitales privados con un esquema desigual de reparto. Quizás sea el puntapié inicial del debate aún pendiente en la sociedad para dilucidar el dilema. La manteca es un bien escaso por estos días y los clubes de fútbol podrían serlo en los próximos meses.

Más notas de tu interés

Comentarios0
No hay comentarios. Se el primero en comentar