"Clarito como el agua", la Justicia avanza en un país parado por la crisis

"Clarito como el agua", escribió ayer en su cuenta de Twitter la vicepresidenta Cristina Kirchner. Se refería a las palabras que la noche anterior en un programa de televisión enunciara el ministro de Economía, Martín Guzmán, hablando de la renegociación de la deuda.

Guzmán dijo en TN: "nosotros no nos queremos pelear con nadie. Venimos a resolver un problema que la economía argentina ya tenía. En el año 2016 la Argentina volvió a acceder al mercado de crédito internacional y empezó a endeudarse a tasas del 7% anual en dólares, cuando el mundo pagaba tasas cercanas a cero".

Para completar, el ministro afirmó: "los acreedores sabían que estaban tomando riesgo. No hay deudor irresponsable sin acreedores irresponsables. Aceptar lo que ellos piden significa más desempleo, más angustia para la gente, tener por ejemplo que ajustar más jubilaciones, y eso es algo que nosotros no vamos a hacer. Lo que queremos es no comprometernos a algo que no vayamos a poder cumplir".

Las palabras de Guzmán no se salieron de su libreto. Lo que sorprendió fue el espaldarazo que brindó la vicepresidenta, quien durante toda la renegociación de la deuda se mantuvo al margen de cualquier comentario. No es menor el respaldo de Cristina. El mercado leyó que la oferta es la final.

En otro orden, en esta economía frenada por la pandemia, la Justicia parece avanzar. Al menos, tiene un ritmo diferente.

El foco puesto en la Justicia se puede marcar, por ejemplo, en el proyecto de reforma judicial, que consiste en la ampliación de los juzgados penales y federales, sumado a la unificación de fueros contenciosos y comerciales, o en la creación de un Consejo de Notables para discutir la ampliación de la Corte Suprema de Justicia y en el nuevo proyecto de ley del recurso extraordinario.

Por otro lado está dada la discusión en el Consejo de la Magistratura sobre el traslado de jueces realizados en la gestión presidencial anterior (pero validados por el Consejo). También se retiraron los más de 200 candidatos a jueces, fiscales y defensores que propuso el gobierno de Mauricio Macri y estaban en el Senado, y que ahora serán propuestos por el actual Gobierno. Hay más: se eliminó el régimen jubilatorio judicial, generando más de 50 retiros de funcionarios. Se propone al juez federal Daniel Rafecas para el cargo de procurador general de la Nación.

Entre tanto ruido judicial al que podríamos agregar la cita con la justicia de ex ministros de Macri, como Guillermo Dietrich y Nicolás Dujovne, la pregunta es por qué todavía el Gobierno no fue, pasados varios meses de gestión, contra el ex presidente. La causa de los peajes puede ser un paso en ese sentido. En el kirchnerismo están impacientes: "Clarito como el agua".

Tags relacionados
Noticias del día