Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
DÓLAR
/
MERVAL

Carambola difícil: bajar costos, crear empleo formal y achicar el rojo fiscal

Cada vez que un gobierno propone disminuir los impuestos al trabajo, revive un debate sobre la efectividad de los resultados obtenidos en experiencias anteriores. Los más críticos enseguida vinculan esta idea con la precarización laboral y sostienen que el único objetivo perseguido es habilitar mecanismos que inducen a una reducción salarial. Otros economistas aceptan que en la Argentina la informalidad es un problema grave, pero discuten la validez conceptual de la medida: aseguran que la baja de la carga tributaria nunca disparó un aumento proporcional de la formalidad, ni mucho menos. Aseguran que impactan más cuestiones como el contexto económico y el peso que tienen los costos laborales en la producción de bienes.

En el pasado, la Argentina convalidó las teorías de disminución de impuestos al trabajo con dos objetivos diferentes. En algunas épocas respondió al deseo de crear más empleo formal, y en otras a la necesidad de bajar costos laborales en dólares, como forma de compensar el tipo de cambio bajo, usado como ancla contra la inflación.

La reducción de aportes de los ‘90 desfinanció el sistema de seguridad social. Y esos ingresos debieron ser suplidos por recursos tributarios coparticipables aportados por las provincias. La Corte Suprema dinamitó el esquema de financiamiento de la ANSeS en el inicio de la gestión Macri y le puso un precio más alto a la reforma tributaria, ya que si bien bajar los costos de contratación de las empresas es un objetivo deseable, cualquier cambio a introducir sí o sí debe apuntar a un equilibrio fiscal de largo plazo.

Aunque el ministro de Hacienda se mostró dispuesto a avanzar rápido con el plan que le pidió el Presidente, su complejidad es evidente. Las empresas deberían tener presente este escenario, así no ajustan sus expectativas al deseo de un funcionario.

Más notas de tu interés

Comentarios1
JOSE   MANUEL LEVY
JOSE MANUEL LEVY 04/01/2017 06:50:11

“ bajar costos, crear empleo formal y achicar rojo fiscal “. DIFICIL en una “INTERVECONOMÍA” ( la demanda ---- MONEDA --- es creada por el GOBIERNO )