Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Cambiemos el fútbol para no repetir tragedias

HERNÁN LEWIN Subsecretario de innovación y experiencia ciudadana y ex presidente Temperley

0
Cambiemos el fútbol para no repetir tragedias

La historia se repite dos veces, una como tragedia y otra como farsa. En el fútbol, lamentablemente, la historia siempre se repite como tragedia. Para entender cómo se llegó a la situación actual hay que remontarse a un arrastre que viene de por lo menos tres décadas atrás, sobre todo en materia de seguridad.

Durante mucho tiempo se impostaron cambios cosméticos que en términos estructurales no modificaron nada. Es obvio, no se pueden esperar otros resultados si repetimos la misma fórmula. Esta discusión volvió al centro de la escena tras la locura que se vio en la cancha de Belgrano el último fin de semana, que claramente habla de lo enfermos que estamos como sociedad.

Y hablo de sociedad porque los involucrados no son sólo los barrabravas, sino también muchos hinchas comunes que se comportan como animales cuando van a la cancha, y que al mismo tiempo admiran y aplauden la famosa "cultura del aguante".

Hoy ya no alcanza con prohibir el ingreso a los hinchas visitantes, hoy los problemas son internos y se viven puertas adentro de cada club, donde los negocios de las barras atentan contra la seguridad de la familia en los estadios y la recaudación de los clubes, instituciones que en la mayoría de los casos están fundidas.

Habiendo tenido la experiencia de ser presidente de Temperley, entendí cómo funcionan las barrabravas desde el lugar de dirigente, pero ahora como funcionario público puedo comprender que la única forma de dar solución a este flagelo tiene que partir de la voluntad política, en sintonía con los clubes y en ése orden.

Se trata de empezar ese camino, que es largo y que seguramente tendrá en el medio muchos obstáculos, porque un sistema y una cultura que se viene gestando hace varias décadas no se cambia en dos años.

Desde el área que me toca ocupar en la subsecretaría de innovación y experiencia ciudadana vamos a empezar a trabajar sobre proyectos que abordaremos en forma consensuada con los distintos organismos de seguridad involucrados para la planificación de una plataforma de seguridad más moderna y eficiente de la que tenemos hoy en los estadios.

Todos los que estamos relacionados con la seguridad en el fútbol (Estado, organismos de seguridad, policías, dirigentes) tenemos que trabajar juntos para evitar que el fútbol siga cobrándose más vidas.

Desde mi posición de ex dirigente de fútbol y hoy como funcionario del Gobierno provincial, creo que es momento de trabajar todos unidos, dejando los intereses de lado para salvar al fútbol argentino de esta triste agonía que viene sufriendo hace tanto tiempo.

En ese sentido, debemos tomar decisiones de fondo dejando de lado los parches para encarar soluciones definitivas, que apostamos sean acompañados por todos los clubes que componen el fútbol argentino.

El objetivo es que la familia pueda disfrutar de la pasión sana por su equipo y de un espectáculo deportivo tan atractivo como el fútbol, como pasa en la mayoría de los países del mundo.

Si trabajamos todos juntos en la misma dirección, el cambio que empezamos lo veremos reflejado en menos tiempo del que nos imaginamos.

Más notas de tu interés

Comentarios0
No hay comentarios. Se el primero en comentar