Inflación: el análisis del Banco Central

Entre diciembre de 2017 y marzo de 2018 la inflación núcleo respondió menos que en episodios anteriores a los shocks de regulados y tipo de cambio. El subíndice regulado del IPC nacional registró un alza acumulada de 19,1% en dicho período, con fuertes subas en Gas y Electricidad. Adicionalmente, se observó una rápida y marcada depreciación del tipo de cambio nominal multilateral, que acumuló un alza de 15% en dos meses.

Las subas en los bienes y servicios regulados tienen un efecto directo e indirecto sobre la inflación núcleo. El primero responde a que en el cálculo de los índices de algunos productos incluidos en la medición núcleo intervienen algunos servicios públicos. En las expensas se incluye el gasto común de los servicios públicos de gas, electricidad y agua. El segundo responde a las presiones de costos originadas en el alza de los regulados sobre otros bienes y servicios de la economía. Por su parte, el tipo de cambio tiene un efecto más directo sobre los bienes, debido a que en sus precios predomina el componente transable.

Desde diciembre de 2017, la inflación núcleo acumuló una suba de 8,1% (equivalente a una tasa 2% promedio mensual). Este ritmo de suba es prácticamente idéntico al registrado en el primer cuatrimestre de 2017. Sin embargo, en esta oportunidad los aumentos de regulados y tipo de cambio fueron significativamente mayores a los observados un año atrás. Así, con la información disponible hasta el momento, la respuesta de la inflación núcleo en esta oportunidad fue menos que proporcional que la observa a inicios del año previo. La menor respuesta se dio en un contexto de desaceleración de los salarios y una política monetaria más contractiva que a inicios del año anterior.

Nota extraída del Blog del Banco Central

Tags relacionados

Más de Columnistas