U$D

VIERNES 24/05/2019

Bajar la inflación en forma permanente

Bajar la inflación en forma permanente

La inflación no da señales de desaceleración. El nivel general del Índice de Precios al Consumidor (IPC) publicado por el INDEC registró en febrero de 2019 un incremento de 3,8% en relación al mes anterior. Sumado al dato de enero, la inflación acumulada en los dos primeros meses de este año llega al 6,8% y en términos interanuales al 51,3%.

Instituciones privadas y los 55 participantes (34 consultoras y centros de investigación locales, 14 entidades financieras de Argentina y siete analistas extranjeros) del último Relevamiento de Expectativas del Mercado (REM) del Banco Central (BCRA) han corregido al alza sus proyecciones de inflación para Argentina y ya la ubican por encima del 30% en 2019 (y rondaría el 20% en 2020, según el REM y organismos internacionales).

Argentina lleva catorce años consecutivos con una inflación de dos dígitos y ha comenzado a transitar su decimoquinto año. Nuestro país se encuentra entre los cinco países con mayor inflación del mundo. Lo que contrasta con muchos de los países de nuestra región (y la mayoría de los países del mundo), donde la inflación ha dejado de ser un problema. Sin ir más lejos, en 2018 la inflación en Chile fue 2,6%; en Perú 2,2%; en Colombia 3,2%; y en Brasil 3,7%.

Recordemos que el primero de octubre de 2018, el BCRA implementó un nuevo esquema de política monetaria para bajar la inflación. Este esquema monetario acaba de ser reforzado por el BCRA quien se compromete a no aumentar el nivel de la base monetaria, respecto al promedio mensual de setiembre, hasta diciembre de 2019 (y no se ajustará por estacionalidad en junio). El instrumento que utiliza en este esquema es el de subastas diarias de Letras de Liquidez (LELIQ) con los bancos. Subastas diarias que el propio BCRA llevó a dos durante la tercera semana de marzo con el fin de estabilizar el tipo de cambio. Esta mayor volatilidad sumada a una inflación que no cede motivó al BCRA a llevar la tasa de las LELIQ a los niveles de noviembre de 2018 -por encima del 60%-.

Esta inflación persistente tiene su origen en el déficit fiscal que año a año y gobierno tras gobierno agobia a nuestro país. Gobiernos que se ven tentados a gastar por encima de sus posibilidades y luego el BCRA sale a cubrir ese exceso de gastos emitiendo de más. No importa si miramos dos, tres, cuatro, o más décadas hacia atrás, Argentina ha convivido con déficit fiscal crónico. Entre los años 2003 y 2008, las cuentas del Estado nacional mostraron superávit, pero desde 2009 vienen cerrando sistemáticamente con déficit.

En 2018 el déficit primario del Sector Público No Financiero fue de 2,4% del Producto Bruto Interno (PBI), el nivel más bajo desde 2013. Hubo una reducción del déficit de 1,4 puntos porcentuales respecto a 2017 gracias a que los recursos crecieron ocho puntos porcentuales por encima de los gastos –con un fenomenal esfuerzo por parte del sector privado. Sin embargo, el déficit financiero, es decir después de intereses, fue de 5,2% del PBI.

Es este déficit fiscal crónico lo que ha llevado a nuestro país a tener una inflación también crónica. En los últimos diez años, la inflación acumulada ha sido de 1200% (3900% desde 2002) y la inflación anual ha promediado el 30%. En este sentido es que el presidente del BCRA anunció medidas que apuntan a "bajar la inflación en forma permanente", entre ellas, un proyecto de ley para prohibir que el BCRA financie al Tesoro. Sin embargo, hace falta un esfuerzo adicional para reducir el déficit fiscal. Si bien en 2018 el gasto primario del sector público se redujo dos puntos porcentuales en términos del PBI, y acumuló una baja de cuatro puntos porcentuales con respecto a 2015, el gasto público total aún representa el 42% del PBI. Precisamente, el esfuerzo radica en bajar el gasto público total, sobre todo si el Gobierno pretende alcanzar el equilibrio primario este año. Un año en el cual el sector privado no está en condiciones de soportar un nuevo aumento de impuestos, y tampoco es factible acudir a más endeudamiento.

Comentarios2
Daniel Ganz
Daniel Ganz 21/03/2019 09:46:46

COINCIDO, la nota es muy clara, y evidentemente ahi que reformar el estado para bajar el gasto publico, lo cual en este momento y con la pobreza en aumento requiere de mucho estudio

Enrique Carlos Cairoli
Enrique Carlos Cairoli 21/03/2019 11:36:16

La descripci�n no se cuestiona pero hasta que no se defina la reducci�n del gasto pol�tico in�til, inepto e improductivo no podremos salir del pantano inflacionario.

Más notas de tu interés

Shopping