Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
DÓLAR
/
MERVAL

Bajar la inflación a tasas menores al 1% mensual no se riñe con la tarea de recuperar la economía

Imagen de WALTER BROWN

WALTER BROWN Jefe de Redacción

0

Con el Gobierno transitando por un año en el que su gestión será confrontada con el voto popular, el Banco Central se abocó a la tarea de profundizar la baja de la inflación sin frenar la recuperación económica que asomó a fines de 2016. Ayer, mientras el Indec revelaba como el equipo que conduce Federico Sturzenegger logró encarrilar un proceso de desinflación, los bancos públicos alentados por la entidad monetaria y la Casa Rosada salieron en cadena a anunciar planes de financiamiento en 50 cuotas y tasa nominal anual de 19%, para alentar las compras con tarjeta de crédito y, así, atender a quienes no pueden aprovechar el beneficio del descuento al contado que buscó forzar el plan Precios Transparentes. La medida, a la que esperan sumar a bancos privados, podría alimentar el alicaído consumo y, consecuentemente, reactivar la producción en sectores como los de electrodomésticos y textiles, entre otros. Pero para que ello ocurra, resulta indispensable mantener los precios a raya.

Por lo pronto, el resultado del Índice de Precios al Consumidor (IPC) de enero se mostró en línea con el promedio del 1,4% mensual que arrojó la medición en el segundo semestre del año pasado, un dato que evidenció una fuerte caída del proceso inflacionario experimentado en la primera mitad de 2016. Una vez que se supere el impacto de los aumentos tarifarios y la puja salarial, el BCRA confía en repetir el fenómeno del año pasado y encarar el último cuatrimestre, en el que se juega el capítulo electoral, ya con una suba menor al 1% mensual, de manera de cumplir con la meta fijada entre el 12% y el 17% para todo 2017.

El BCRA confía en alcanzar una inflación menor al 1% mensual en el último cuatrimestre

En el organismo ponen especial atención en la medición de la inflación núcleo, aquella que observa casi el 70% de los precios que componen el IPC, evitando los que están sujetos a regulación, tiene alto componente impositivo o un comportamiento estacional, tales los casos de las tarifas, telefonía, transporte, educación, cigarrillos, frutas y verduras, entre otros. Y, aunque las expectativas del mercado aún se ubican por encima del 20% anual, en el BCRA se entusiasman al observar como la caída de ese índice hasta el 1,3% se alinea con la pauta prevista. Con el mercado cambiario tranquilo y la demanda de dinero en aumento, los analistas consideran que una retracción moderada de la tasa de interés de corto plazo podría ser suficiente para alcanzar el objetivo inflacionario y que la economía mantenga un camino ascendente.