Argentinidad e identidad K

En la madrugada de ayer la Tía Tere llamó a Fabián Matus, hijo de Mercedes Sosa. Tras hablar con la Presidenta le anunció: Tenemos Ministerio de Cultura. Emocionada, agregó: Seré la primera ministra. En la ceremonia volvió a ganarle la emoción y lagrimeó ante el aplauso de pie que recibió. En la primera fila también lloró Hebe de Bonafini, Madre de Plaza de Mayo y símbolo del cristinismo más puro. La ministra la abrazó apenas juró.


Las opiniones están divididas frente a una decisión con obvio impacto en la opinión pública. Están quienes perciben esta designación como el corolario del llamado relato (Hernán Lombardi, secretario de Cultura de la Ciudad ya pidió diálogo frente a la anterior ideologización de Jorge Coscia, dijo). Y están los que ven en Parodi el motor del desarrollo cultural especialmente para los sectores más postergados.


Desde el origen, el cambio de estatus y la popularidad y raíces de la ministra generaron gran adhesión en el kirchnerismo y aliados progresistas. Es una bocanada de aire que se esperanzan en transmitir a la sociedad en tiempos difíciles.

Tags relacionados
Noticias del día