Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
DÓLAR
/
MERVAL

Apenas dos pedófilos

Apenas dos pedófilos

Los golpes fuertes suelen dejar confundidos a quienes los reciben. Solo de esa manera se puede entender que varios dirigentes kirchneristas, del más variado origen, hayan coincidido en comparar la situación que atraviesan luego del caso López con la que sufrió la Iglesia Católica ante la aparición de curas pederastas.

El más importante de esos dirigentes fue el fogueado Héctor Recalde: "Si la Iglesia pudo resistir curas pedófilos, nosotros podremos resistir un par de corruptos", dijo.

Al razonamiento se sumó, el ex diputado provincial Luis D’ Elía. "Así como el pedófilo del cura Grassi no terminó con la Iglesia Católica, los corruptos de López y Jaime no terminarán con el kirchnerismo".

Y, desde el frente de artistas, Horacio Fontova aportó: "Esto no es el final de nada. Una analogía sería como si te dijera que, a partir de que cayó el padre Grassi, ya todos los curas son pedófilos".

A semejante reconocimiento a su capacidad de sobrevivir incluso a sus curas abusadores, la Iglesia debería sumarle otro. Luego de un par de semanas difíciles, en las que el nuevo símbolo de la corrupción argentina intentó esconder millones de dólares en un convento, y en las que una fundación vinculada al Vaticano apareció salpicada de corrupción, el presidente Mauricio Macri viajó a Tucumán para hablarle a las decenas de miles de asistentes al Congreso Eucarístico.

Macri fue ovacionado cuando se pronunció enérgicamente contra la interrupción voluntaria de embarazos. "Viva la Iglesia, viva Jesús", gritaba la locutora, a su lado. Estamos cambiando.

El kirchnerismo ha sido rico en comparaciones extrañas: así, una caricatura de Sábat podía asimilarse al clima previo al golpe del 76, la muerte de Néstor Kirchner a la desaparición de un militante durante la dictadura, el triunfo de Macri al golpe del 55. Pero pocas veces la mezcla de situaciones tan distintas ha sido tan reveladora como en el teorema del pedófilo aislado.

La crisis que vivió la Iglesia a nivel mundial no se debió a la aparición de un par de curas abusadores de niños sino a la de cientos de ellos. Solamente aquí, en la Argentina, además del famoso caso Grassi, hubo dos obispos -uno en Santiago del Estero y otro en Santa Fe- que debieron renunciar asediados por las denuncias de abusos contra niños. ‘Primera Plana’, la película que acaba de ganar el Oscar, revela la existencia de decenas de casos solamente en Chicago y, sobre todo, la decisión institucional de encubrirlos.

El problema no era solamente la enorme magnitud y la repetición del delito cometido, sino su encubrimiento por parte del poder. Y la crisis fue tan grave que, por una vez, el máximo conductor de la Iglesia, el Papa Benedicto XVI, renunció a su cargo. Miles de pederastas, una organización que los protege, un líder que cae por el escándalo, no es el ejemplo más alentador para la golpeada militancia.

Los casos de corrupción K no son comparables con los abusos de niños en la Iglesia, ni por la gravedad de los delitos ni por la entidad de la organización dentro de la que se cometieron. Robar plata es infinitamente menos grave que violar a una criatura y el kirchnerismo será probablemente más efímero que la milenaria Iglesia. Pero, en uno y otro caso, no se trató de un problema individual sino de una conducta colectiva. José López era el hombre clave en el manejo de la obra pública durante los doce años kirchneristas. Está detenido. El primer secretario de transporte del kirchnerismo fue Ricardo Jaime. Está detenido. Su sucesor fue Juan Pablo Schiavi: fue condenado en juicio oral por la tragedia de Once. El superior de todos ellos fue Julio de Vido: también está procesado por este último hecho en el que fallecieron 52 pasajeros. La Justicia los consideró a todos culpables o sospechosos de haber desviado subsidios hacia poderosísimas empresas amigas, mientras ignoraban las múltiples advertencias sobre la inminencia del desastre. Lázaro Báez, otro de los detenidos del que ahora el kirchnerismo intenta desprenderse, gozaba de tal intimidad dentro de la familia presidencial que fue el encargado de construir el mausoleo donde descansan los restos de Néstor Kirchner, el lugar más sagrado para sus feligreses. El escándalo, como se sabe, se extiende hacia las Madres de Plaza de Mayo -el denostado Schocklender, también fue kirchnerista- y hasta un ex secretario de Lucha contra el Narcotráfico está procesado en el tráfico de efedrina.

No es un caso, ni dos, ni tres: es una línea de conducta que solo pudo sobrevivir en el tiempo, como los abusos de niños en la Iglesia, porque contaba con la protección de la superioridad. En eso sí vale la forzada comparación. Quienes la denunciaban eran, además, agredidos por los que ahora, supuestamente, no tienen consuelo.

La explosión del caso López, y la posterior detención de Ibar Pérez Corradi, llegan para Mauricio Macri en un momento que sirve para comprobar que, pese a sus declaradas intenciones, el kirchnerismo siempre le tira un salvavidas. La semana pasada se conjugaron dos datos muy preocupantes sobre la marcha de la economía. La inflación oficial fue del 4,2% y, si se la despoja de episodios extraordinarios como el aumento de tarifas, desciende apenas al 2,7, un número altísimo, incompatible con el sostenimiento del tipo de cambio. Los últimos datos de la recaudación reflejan que la recesión es mucho peor de lo que se sospechaba. En lo que va del año, la actividad de la Pequeña y Mediana Empresa cayó cerca de un 25%, según datos del sector.

El Gobierno viene errando en sus pronósticos que, a estas alturas, se convierten en meras expresiones de deseo. Macri sostuvo que la liberación del mercado de cambios no generaría inflación porque los precios estaban ajustados al valor del dólar blue. Federico Sturzenegger explicó que el aumento de tarifas tampoco sería inflacionario. El resultado es que la inflación es la más alta desde 1991. Juan José Aranguren anticipó que se tomaban unos meses para que el aumento de tarifas se realizara con solvencia técnica. Sin embargo, se cargaron a toda la Patagonia y a los clubes de barrio, para empezar a hablar. La inflación bajaría en marzo, luego en mayo, ahora parece que en julio y no se sabe a cuánto. La reactivación vendría a comienzos del segundo semestre y ahora parece que llegará a finales de año. Si se concede que el ajuste era inevitable, ¿cuánto costo extra se le debe atribuir a tantas imprecisiones?, ¿cuánto sufrimiento innecesario se le aplica a los sectores de menores ingresos por los pésimos cálculos sobre los efectos inflacionarios del plan?

Y, en el medio, Macri se refiere habitualmente a la necesidad de combatir la corrupción, mientras reconoce que se había olvidado un vuelto de 16 millones en una cuenta de Bahamas, y sus colaboradores se resisten a repatriar fondos que enviaron en el exterior. Uno de sus ministros tiene acciones de una empresa a la que benefició con varias decisiones. El Presidente, además, exhibe una declaración jurada con lagunas y contradicciones tan incomprensibles como las de sus antecesores.

El kirchnerismo tiene tan poca razón cuando sostiene que la corrupción se limita a López y a un par más, como el antikirchnerismo cuando pretende encapsularla en los funcionarios del gobierno anterior. Si alguien quiere pruebas de ello, debe escuchar las declaraciones de Héctor Méndez, el simpático ex presidente de la UIA:

"Todo esto se sabía. Si a la obra pública se le decía movicom, porque había que poner el 15". Muy elocuente: todos los sabían pero nadie lo denunciaba. ¿Y el actual presidente, pariente y amigo de tantos beneficiarios de la obra pública? ¿Lo sabría? ¿O solo fue un problema del kirchnerismo? La única diferencia con el escándalo brasileño es que la actitud de los jueces, aquí, es temerosa y solo dirigida a quienes pierden el poder político.

En los próximos meses, el Gobierno intentará reactivar la economía con un envión muy importante de la obra pública. Los beneficiarios serán las mismas empresas que negociaban con López y De Vido, y que nunca supieron nada, ni escucharon nada, ni vieron nada, como los tres monitos. Para acelerar el ritmo, el Gobierno elevó por decreto el monto a partir del cual estaba obligado a llamar a licitaciones. ¿Alguien conoce cuáles son los recaudos para asegurar transparencia? ¿Se les ocurrió al menos actualizar el boletín oficial de tal manera que, por ejemplo, si alguien incluye el nombre propio ‘Calcaterra’ pueda enterarse rápidamente de todos los decretos que lo mencionan? La Oficina de Ética Pública está conducida por una militante, muy interesada en la corrupción del gobierno anterior.

No parecen ser los mejores métodos para evitar que, dentro de unos años, algún dirigente macrista no tenga que sostener que un par de curas pedófilos no manchan la historia de la Iglesia, o que una golondrina no hace verano, o alguna pavada por el estilo.

Por suerte, el Presidente le acaba de pedir ayuda a Jesucristo para luchar contra la corrupción, ante decenas de miles de creyentes emocionados.

Es cierto que murió hace más de dos mil años, pero en tren de buscar ayuda, cada uno va adonde puede.
Así, es imposible fallar.

Más notas de tu interés

Comentarios7
Eduardo Emilio Ramal
Eduardo Emilio Ramal 23/06/2016 12:07:56

"miles de pederastas"usted sabe cuantos sacerdotes hay en el mundo? seguro que no. Excesos + excesos. Me gustaría que hubiera periodistas que antes de hacer una nota se informaran concienzudamente

marcos lopez
marcos lopez 23/06/2016 12:48:08

Ernesto: no es lo mismo abusador de niños q pedófilo.La pedofilia es una parafilia,una atracción sexual,no un crimen. Muchos pedófilos no son criminales y controlan su condición.A diferencia de un corrupto, alguien pedófilo puede tener moral y ética.

Hernan J. Gonzalez
Hernan J. Gonzalez 22/06/2016 02:13:38

¿Podría el autor (presuntamente un periodista que no quiere ni difamar ni engañar a sus lectores) mencionar con nombre y apellido al obispo de Santiago del Estero que debió "renunciar asediado por las denuncias de abusos contra niños"? Gracias.

Sergio Lopez
Sergio Lopez 21/06/2016 09:33:56

no fue el 15% , después de 20 años en el poder ya tenían mucha plata, querían ser los dueños de todo. Sería solo avaricia o para justificar sus tenencias?

Daniel Isidro
Daniel Isidro 21/06/2016 01:09:20

EL DRAMA ES QUE HEMOS GASTADO MILES DE MILLONES EN OBRAS MUY CARAS, MAL HECHAS Y/O SIN TERMINAR. TODO CON PROTECCION ESTATAL Y JUDICIAL ..... ESE ES NUESTRO DRAMA....

Daniel Isidro
Daniel Isidro 21/06/2016 01:06:30

Cuando los empresarios dicen que el sobreprecio era del 15% MIENTEN. Compara el presupuesto de cualquier obra publica con el mercado da mas de 50% de sobreprecio. POR ULTIMO MUCHAS OBRAS SE COBRABAN Y NO SE HACIAN.

Gabriel tiscornia
Gabriel tiscornia 21/06/2016 12:21:53

¿Y que hacemos entonces? ¿Va medio país preso...?