Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
U$D
/
MERVAL

Analistas especulan con que las materias primas estén cerca de un piso

Analistas especulan con que las materias primas estén cerca de un piso

Los commodities agrícolas están enfrentando un año de gran volatilidad. Supieron mostrar, durante 2016, importantes subas pero que luego no han podido ser sostenidas.

Es el caso de la soja, que entre enero y junio avanzó un 42% en términos de centavos por bushel y que desde los máximos de 1208 centavos, ha iniciado un profundo ajuste, perdiendo cerca de un 20% de su valor hasta los valores actuales de 950 centavos. El trigo, por su parte, también ha mostrado elevada volatilidad y ha sabido mostrar subas del 14% durante la primera mitad del año y para luego retomar las bajas y generar nuevos mínimos. Quizá el caso más estrepitoso haya sido el del maíz que supo recuperar un 26% entre enero y junio y luego ha reanudado el ajuste, quebrando mínimos y perdiendo un 29% hasta los valores actuales.

Eduardo Yvorra, Presidente de Multigrain sostiene que el movimiento de los precios en el mercado agropecuario pasa más por el análisis de la situación de oferta y demanda para cada producto. El hemisferio norte (EE.UU.), está entrando en cosecha de maíz y soja con expectativas nuevamente de récord. Rusia también tiene gran expectativa de cosecha de trigo aunque no así Francia‘. Todos esos orígenes son competencia de Argentina.

"En Sudamérica vemos muy buenas intenciones de siembra de maíz (Brasil y Argentina) a la vez que se incrementó el área de siembra de trigo y tal vez y cierta reducción de la siembra de soja en Argentina. Con lo cual se observa en general un incremento importante en la oferta esperada de productos, mientras que hay comentarios de reducción de la demanda dada por peores situaciones económicas". Pese a este último dato, es importante señalar que la demanda de alimentos no es tan elástica al efecto ingresos (la gente sigue consumiendo alimentos) y los precios bajos pueden alentar a la compra.

Respecto a las expectativas, Yvorra sostiene que actualmente nos enfrentamos a periodos de precios estables o a la baja y la volatilidad podría ser menor dado el colchón que producen los aumentos de stocks. Marcelo Busquets, analista de mercados y productor, coincide en que el driver principal que mira hoy Chicago es la gran producción general de granos y en especial EE.UU. Pese a ello, Busquets sostiene que es factible especular con que estemos cerca de un piso en especial maíz, trigo y soja.

"En el caso puntual de soja la zona de 950 centavos es muy importante mantenerla sin que dilate mucho a la baja porque esa zona de 900-950 fue techo por varios años para Chicago, por lo tanto debería funcionar muy bien como piso de precios", dijo. La perspectiva en general es de precios aplanados un poco más de tiempo. "A medida que vayamos dejando noviembre, el mercado sin dudas comenzará a apostar fuerte por el clima sudamericano en maíz, y de manera especialísima en soja ya que Sudamérica en soja es muy importante. Creo que la levantada de precios la ubicaría hacia fin de año, en especial de mediados de noviembre hacia fin de año", agregó.

Fernando Vilella, Director del Departamento Bioeconomía, Políticas Públicas y Prospectiva de Agronomía de la UBA considera que desde el cambio de Gobierno la superficie de trigo creció un 25% respecto del 2015. Dicho incremento probablemente genere un aumento de entre 3 y 4 millones de toneladas adicionales de trigo aunque dicha suba no debería ser significativa para el mercado mundial, de 160 millones de toneladas.

Respecto del maíz hay una expectativa de un porcentaje de siembra mayor de cerca de 4 millones de hectáreas y que produciría aproximadamente entre 7 y 8 millones de toneladas adicionales (dependiendo del clima) y dado que el mercado mundial es más chico, las chances de que incida mas en el precio son mayores.

Para la soja, se rescata que parte de la superficie de trigo va a soja, pese a las dudas sobre la baja de las retenciones. Hoy en día no se espera una baja relevante en la superficie cultivada de soja. Por el lado de la demanda, a nivel global, el 80% proviene de China y la misma se mantiene firme. Dado que el 30% del precio de las materias primas depende de factores especulativos, la clave pasa por saber que puede llegar a ocurrir con el dólar a nivel mundial y la evolución de las tasas de interés.

Rubén Ullua, Director de la Consultora que lleva su nombre, sostiene que sin lugar a dudas el factor clima ha sido uno de los principales drivers en la volatilidad que ha tenido el precio de los granos en lo que va del presente año 2016.
Sin embargo, este se ve acentuado principalmente por la fuerte participación de los fondos especulativos, que ingresan con mucho flujo de golpe al mercado y del mismo modo que potencian un movimiento de alza, al momento de salir de la posición, producen grandes caídas.

Hacia adelante, Ullua considera que la volatilidad difícilmente ceda. "En cuanto a precios, si bien el fundamental actual es bajista, del lado técnico hay expectativas de recuperaciones en el precio de granos hacia finales del presente año y comienzo del 2017, sin embargo el productor no debe confiarse y nuestra sugerencia es que se acerque al mercado de futuros para establecer pisos que permitan tener mayor previsibilidad", dijo.

Javier Buján, presidente de Kimei Cereales S.A. también coincide que el clima y la especulación han sido los mayores drivers este año. "Los fondos que están teniendo mucho impacto con su salida en la soja quizás no sean tan relevante en maíz", dijo.
"El próximo driver una vez asegurada la cosecha de EE.UU., será el avance de siembra en Brasil y Argentina. Respecto a perspectivas, en el marco internacional le tendría mucho respeto a la soja, ya que cuando uno mira la hoja de balance mundial y en base a que los números anunciados por USDA se realicen, los stocks mundiales quedan ajustados y parecería que está todo sobre la mesa, con lo cual, cualquier situación no esperada hará que esos stocks caigan. Todo lo contrario el caso del maíz, donde los stocks internaciones son muy holgados. Solo esperaría mejoras importantes por ser arrastrado por la soja, más allá que lo veo en un piso, y su mejoraría dependerá de algo que realmente lo sustente. El trigo es un párrafo aparte porque al mundo le sobra. Las cosechas de Europa del Este son muy buenas y eso hará que el mercado internacional le cueste recuperar precio", concluyó Buján.

Más notas de tu interés

Comentarios0
No hay comentarios. Se el primero en comentar