Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Algunos datos relevantes en la paritaria docente bonaerense

Algunos datos relevantes en la paritaria docente bonaerense

Por múltiples razones económicas y políticas, la importancia de la negociación salarial de los docentes de la provincia de Buenos Aires excede la de cualquier otra paritaria sectorial. Sin embargo, la información rigurosa disponible sobre este tema tan trascendente es realmente escasa. Por caso, no se sabe cómo ha evolucionado en los últimos años el salario real de los docentes de la Provincia y cuánto representan concretamente el reclamo docente y la propuesta oficial. A continuación, intentaremos aportar algunos datos para cubrir este vacío informativo.

En primera instancia, nos propusimos reconstruir la evolución de los salarios reales de los docentes bonaerenses desde 2011 hasta hoy. A tal efecto, recurrimos al muy buen sitio salariosdocentes.com.ar para armar la serie histórica de los salarios nominales (la veracidad de la información fue chequeada con planillas reportadas por CTERA). Tomamos como parámetro de referencia para el análisis a un maestro de grado de jornada simple con diez años de antigüedad. Para construir la serie histórica de salarios reales debíamos elegir un deflactor. Nos inclinamos por el uso del IPC Congreso entre 2011 y abril de 2016 y el empalme con el nuevo IPC INDEC desde mayo de 2016.

Presentamos entonces la serie del salario real del docente de referencia, medida en pesos constantes de diciembre de 2016. Al cierre del año pasado, el maestro jornada simple con diez años de antigüedad percibía un salario de bolsillo levemente inferior a $ 11.000. La serie histórica nos devuelve una primera constatación. El salario real previo a la negociación paritaria prácticamente equipara al salario real promedio de los últimos seis años.

Pasemos ahora a analizar el reclamo sindical. Roberto Baradel exige un aumento del 35% (recomposición de 10% por la supuesta pérdida de salario real de 2016 + 25% de inflación proyectada en 2017); además requiere que el aumento se concrete de inmediato, en una sola cuota. Puesto en otros términos, los docentes están reclamando que su remuneración se eleve inmediatamente un 20% por encima del máximo salario real que percibieron en los últimos seis años (el de marzo de 2012).

En contrapartida, María Eugenia Vidal ofrece para 2017 un aumento de 18%, desdoblado en cuatro aumentos de 4,5%: enero, abril, julio y septiembre. La propuesta incluye además la denominada ‘cláusula gatillo’: si la inflación INDEC del trimestre previo fuera superior al aumento dispuesto de 4,5%, en la liquidación posterior se ajustaría esa diferencia.

Para analizar la posible trayectoria del salario real con esta oferta debemos establecer supuestos sobre la evolución futura de la inflación. A tal efecto, trabajaremos con el escenario base que surge del REM del BCRA: una proyección de inflación anual de 20,8% en 2017. Si se concretara el escenario imaginado por el consenso de los economistas, es muy probable que la inflación de cada uno de los trimestres (salvo quizás en el 4T17) supere el 4,5% de mejora salarial, por lo que los respectivos ajustes salariales terminarían equiparando la inflación, por cortesía de la ‘cláusula gatillo’.

Algunos comentarios finales: Admitimos que $ 11.000 mensuales no constituye un sueldo muy seductor para quedar a cargo de un grupo de alumnos en el conurbano bonaerense. De todos modos, también es cierto que la Provincia tiene muy serias dificultades para ofrecer una recomposición sustancial de los salarios docentes. Aquí entra a jugar la histórica discriminación que padece Buenos Aires en el reparto de fondos federales: recibe menos del 19% del total de las transferencias a provincias, cuando -por cualquier parámetro objetivo de reparto-debiera recibir al menos 36%. Esta inequidad manifiesta condena a María Eugenia Vidal a padecer una escasez de fondos crónica y estructural que acota drásticamente su margen de maniobra en esta negociación salarial. En este contexto, la propuesta oficial luce razonable, aunque quizás la gobernación debería buscar la manera (quizás con el auxilio nacional) de mejorarla marginalmente; en el ejercicio planteado, el salario real promedio de 2017 terminaría siendo 1,6% inferior al de 2016.

La evaluación del reclamo elevado por Baradel, claramente desmesurado en perspectiva histórica, nos obliga a ingresar en terreno de especulaciones. Entra en juego aquí la crítica elección de senadores bonaerenses de octubre, en la que se plebiscita el actual esquema económico y acaso esté en juego la propia supervivencia del gobierno macrista. En este escenario, nos cuesta asimilar la intransigencia de Baradel con la de un dirigente sindical preocupado únicamente por el bienestar de sus representados. En la decisión del paro docente ¿no existirá también cierto ánimo desestabilizador y el deseo de afectar las chances electorales de Cambiemos?

Más notas de tu interés

Comentarios3
Pablo Suarez
Pablo Suarez 23/03/2017 03:33:21

El salario total percibido por año es el área debajo de la línea de salario, si miramos eso, el gráfico claramente muestra una baja del salario real en 2016 respecto a 2015, y una baja de 2017 respecto a 2016.

Mauro Mera
Mauro Mera 01/03/2017 01:49:44

Me parece a mi o el autor olvidó ajustar el reclamo por la inflación esperada en el 2017

Eduardo Rodriguez
Eduardo Rodriguez 17/03/2017 05:42:25

esta ajustado,.