Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
U$D
/
MERVAL

Al final para el Gobierno fue mejor el primer semestre que el segundo

Imagen de HERNÁN DE GOÑI

HERNÁN DE GOÑI Director Periodístico 

2

El cumplimiento de los primeros doce meses de gestión de Mauricio Macri hizo inevitable que, en los últimos días, todo diálogo con un empresario o un economista terminara con tono de balance. La autoevaluación del Presidente, sin embargo, muestra que todavía hay una brecha considerable entre lo que el Gobierno considera necesario hacer y lo que le exige la sociedad.

Macri considera que en su primer año se ganó un 8. Una encuesta de D’Alessio Irol y Berensztein ubica la calificación en un 5, promedio del 6 entre los votantes de Cambiemos y el 4 que le asignaron los que apoyaron al Frente para la Victoria. Como suele decir un destacado consultor, los argentinos votan con el bolsillo, y evalúan a sus representantes con el mismo termómetro. La inflación y la caída del poder adquisitivo pesaron más que el abandono del cepo y la exitosa salida del default.

Mirando hacia atrás, el Gobierno sacó sus mejores notas en las grandes correcciones macroeconómicas del primer semestre y las peores en el duro tránsito coyuntural del segundo semestre.
"Todos estamos de acuerdo en las metas de largo plazo, en la necesidad de un país más competitivo y conectado al mundo, con un Estado más chico que pueda derivar más recursos a la educación, la seguridad y la protección social. Mostraron un plan productivo pero se quedaron en la misma página, a lo mejor bloqueados por una recuperación que se desinfló más de lo que esperábamos", es el resumen que ofrece un CEO.

Los empresarios aún esperan más definiciones de las que entregan los funcionarios. La Casa Rosada cree que sus reclamos están sobrefacturados y que es más importante seguir el rumbo trazado que buscar atajos con la ilusión de llegar al mismo lugar. El rebote llegará, pero apenas les permitirá a los privados volver a los niveles de facturación que tenían a fin de 2015. El resultado no está mal, aunque dejó gusto a poco. El karma de Mauricio Macri es que todos le van a pedir que use recetas gradualistas pero obtenga un shock en los resultados.

Más notas de tu interés

Comentarios2
Alberto Maffei
Alberto Maffei 10/12/2016 11:00:39

CRITERIOSO Y ACERTADO COMO CASI SIEMPRE,DE GOÑI!!

Raul Nieto
Raul Nieto 09/12/2016 10:07:48

Cuando se tuvo que ceder en la baja del gasto publico por la pobreza heredada los inversores tambien tomaron nota Ademas es el factor determinante de la inflacion