Acompaño la marcha del 18F porque el combate a la impunidad no es inútil

A la familia Nisman, a la sociedad civil argentina:

La trágica muerte de mi colega, Alberto Nisman, me ha generado un sentimiento de profunda conmoción y tristeza. Participo, con sinceros sentimientos de cercanía, del dolor de sus familiares y en especial de sus pequeñas hijas. Envío también mi sincera solidaridad a la sociedad civil argentina, que encontrará, estoy seguro, la fuerza y el coraje para resguardar la institucionalidad, el imperio de la legalidad y la búsqueda de la verdad.

La muerte y la corrupción no pueden convertirse en fenómenos cotidianos. Esto se evita cuando se respeta el principio de la división de poderes y se castiga severamente la corrupción y la ilegalidad. La conciencia colectiva y una enérgica toma de posición de la comunidad a favor de la legalidad son condiciones necesarias e indispensables para el respeto de la independencia de poderes y el combate a las mafias.

A mis colegas, los fiscales argentinos que trabajan en la búsqueda de la verdad y el respeto de las normas constitucionales, les transmito todo mi apoyo y comprensión. He vivido muy de cerca la tragedia de la muerte de héroes civiles como los jueces Falcone y Borsellino dos figuras símbolo de la lucha contra la mafia que, como el fiscal Nisman y tantos otros en el mundo, tuvieron el coraje de cumplir con su deber por el bien de la comunidad.

Acompaño con mi corazón la marcha silenciosa del día 18 para homenajear a un héroe y a la sociedad civil, que no debe tener dudas de que vivir en el respeto de la legalidad, la defensa de la verdad y el combate a la impunidad y a la corrupción no es inútil.

Tags relacionados