Zoom editorial

El plan del Gobierno para evitar reclamos y desbordes

El plan del Gobierno está dedicado a ir tirando para que la economía aguante, para que los sectores medios sientan un alivio y para evitar cualquier tipo de desborde social.

En esos tres puntos el ministro de Economía, Sergio Massa, ocupa gran parte de su tiempo.

Desde que Massa asumió el dólar tuvo movimientos menores. El Banco Central (BCRA), al mismo tiempo, sumó reservas en gran medida por la decisión de pagar los dólares que liquidó el agro durante septiembre con un plus sobre el oficial. Con eso, la entidad que comanda Miguel Pesce se fortaleció por los dólares que acumuló y que le sirven para administrar con mayor margen el comercio exterior y la intervención en el mercado de cambios.

Al mismo tiempo, el Gobierno logró cerrar aún más el cepo importador, situación que frena el drenaje de dólares que se van vía compras externas. También encareció el dólar para los turistas argentinos. Ese combo le da aire para manejar el día a días de los próximos días.

La agencia Télam informó ayer que el BCRA compró más de u$s 40 millones en lo que va de esta semana, luego de la implementación del nuevo Sistema de Importaciones de la República Argentina (SIRA), que empezó a regir el lunes en reemplazo del régimen anterior. El nuevo esquema tiene el objetivo de ordenar la disposición de dólares para la importación y evitar casos de sobrefacturación, uso abusivo de cautelares y otros mecanismos.

En la jornada de ayer, el BCRA terminó su participación con compras en el mercado por u$s 21 millones, cuando un día antes había sumado u$s 23 millones.

Pero todo tiene un costo, y el costo es que la compra de esos dólares del agro a un precio mayor tuvo dos efectos. El primero la emisión para comprarlos y el segundo impacto se notó en la suba de los dólares financieros, producto, tal vez, que el agro con más pesos se volcó a la compra de más dólares.

Para la clase media, el ministro decidió elevar el mínimo no imponible para la cuarta categoría de Ganancias (los trabajadores en relación de dependencia). A partir de noviembre, los salarios que tributarán ese impuesto tienen que ser superiores a $ 330.000 mensuales. En este sentido el beneficio será para 380.000 personas. También se suman las cuotas para comprar televisores, celulares y aires acondicionados con tasas fijas y subsidiadas.

Y para los que menos tienen también se destinará un subsidio. En este caso un bono que se pagará en dos cuotas (noviembre y diciembre) por una suma total de $ 45.000.

Tags relacionados

Noticias del día

Compartí tus comentarios

¿Querés dejar tu opinión? Registrate para comentar este artículo.