Opinión

Un país normal

El proyecto era sumamente atractivo y totalmente factible, en un país normal. Una empresa tenía planeado una inversión en nuevas líneas de producción. Justo en el momento de concretar la operación, el gobierno dispuso la restricción para las importaciones. Ese fue su primer cuello de botella, no tenían cupo para importar los insumos que requerían todas las líneas nuevas y entonces, redujeron el plan al mínimo y activaron sólo una. Pero luego apareció otro problema, no podían contraer más deuda en el exterior y, además, no sabían si conseguirían los dólares al momento de pagar. Un obstáculo y otro, y otro. Resultado inmediato: menos inversión, menos generación de empleo, menos divisas. Por evitar que no se vayan algunos dólares se frenan inversiones que podrían generar muchos más, además de trabajo y crecimiento.

Nada que no sepamos. Este contexto desalienta las intenciones estratégicas de posicionamiento de empresas globales que buscan a Argentina para un pie en la región y también las iniciativas locales con carpetas de largo plazo.

Economía obtuvo $ 182.772 millones en la primera licitación del mes

En este ejemplo se pueden identificar varias empresas, de hecho, muchos clientes me cuentan situaciones similares. Estamos en un contexto en el que las pocas certidumbres a la hora de planificar la dan los escenarios negativos: inflación que no cede, brecha altísima, falta de dólares, cepo y restricciones a las importaciones. Hacer negocios es realmente para resilientes, para los que se animan a actuar toda la película a pesar de que las fotos están saliendo peor.

Las empresas están en wait and see, viendo qué margen de maniobra tendrá Massa, consultando si puede ocurrir una devaluación, un desdoblamiento, si se logra que el ajuste tarifario llegue a las facturas sin que cruja la coalición de gobierno, si les permiten importar insumos, si las ventas se sostienen. Preservarse es el mandato que hace que decidan estar en suspenso mientras los tiempos se precipitan.

Extienden gasoducto en Vaca Muerta con u$s 60 millones de inversión

Cómo se preparan las empresas para una economía sana. Ese elevado nivel de incertidumbre, las presiones sobre los modelos de negocios y una virtualidad creciente en las comunicaciones y los procesos de trabajo complejizan especialmente el desafío de toda ejecución. En este sentido, invertir en una cultura organizacional propicia es estratégico. Interpretar la agilidad, conjugar diferentes generaciones y opiniones, sumar horizontalidad, fomentar la creatividad y la innovación, son dimensiones vinculares que no siempre aseguran un impacto lineal en la calidad de las decisiones. Sin embargo, es un activo de construcción permanente y una inversión de largo plazo indispensable. Lo que completa las condiciones de entorno que faciliten los tiempos y la eficacia de la reflexión, sin dudas, es la capacidad y la claridad de entendimiento sobre la propuesta de valor, la empresa, y las presiones de un contexto disruptivo. Es ahí donde la "lucidez" colectiva de la compañía tiene mucho para aportar con efectos inmediatos. Es en este punto que me gustaría compartir algunas reflexiones.

Tiempo de descuento para el freno monetario contra la inflación y la brecha

La inestabilidad macroeconómica fuerza a las empresas a accionar con una estrategia financiera defensiva para resguardar el valor de sus activos y su patrimonio. En este escenario, la heterogeneidad es norma.

En una rápida lectura podemos decir que conviven sectores con presión sobre su rentabilidad, otros desafiados en su modelo de negocio y un tercero que tiene mayor margen de maniobra.

Suba de tasas: cuánto pagarán los plazos fijos desde mañana 

No existe un único factor para explicar el impacto sectorial, por eso la heterogeneidad, pero todos coinciden en la mirada de mediano y largo plazo.

Veamos algunos casos, por un lado, el rubro alimentos y bebidas fueron inducidos a un acuerdo de precios de una canasta de alimentos que cada vez se ve más reducida pero que, aun así, impacta en la rentabilidad de las empresas por precios pisados y aumentos de costos. Ese no es el único efecto, ya que podría comenzar a haber inconvenientes tanto en la producción como en el abastecimiento de algunos productos que están compuestos por insumos que provienen del exterior con consecuencias en una mayor escalada de precios.

Pagar el mínimo de la tarjeta será más caro: cuánto costará

Acá, la mirada hacia adelante pone el foco en nichos con productos diferenciados, respuesta a la compra con propósito para un consumidor que valora nuevos atributos.

Por otro lado, a pesar de un buen primer semestre para la venta de durables como electrodomésticos (apalancados por Ahora 12 y una financiación licuada por la inflación), el sector se enfrenta a futuro con un exceso de pesos que tienen que resguardar, restricción al mercado de cambios y cupos a las importaciones que ponen en riesgo nuevas inversiones, además de un mercado cada vez más empobrecido y endeudado. Acá, la clave es garantizar la cadena de abastecimiento local, pero además mirar a LATAM como destino, asegurando oferta local con inversiones de plantas, pero buscando aumentar la presencia en el mercado.

Aumento a jubilados y pensionados ANSES: cómo quedan los haberes finales después del anuncio

Los asociados a la transición energética como minería, y oil & gas no presentan problemas de demanda a futuro, no obstante, tanto el litio como el cobre proyectan estrés de oferta en el largo plazo por la aceleración de políticas específicas tanto en China como en Europa, que incentivan el giro a la movilidad más sustentable. La guerra sigue presionando a un cambio geopolítico y ha revalorizado el suministro de energía y commodities, cuando Europa ha quedado tan vulnerable por su dependencia de Rusia y sus compromisos asumidos. El contexto ofrece oportunidades, pero claramente aprovecharla requiere de decisiones en el corto, y aun el marco inversor genera mucha incertidumbre.

Es cierto que la pandemia y la guerra dio vueltas la normalidad del mundo. Hoy Alemania, la locomotora de Europa, está en las puertas de una recesión. El Banco de Inglaterra anticipa que ese país va a entrar en el cuarto trimestre, en una recesión que va a durar cinco trimestres y que la inflación va a seguir subiendo hasta octubre. Por su lado, EEUU ya contabiliza dos trimestres seguidos de caída en su PBI (los mercados estiman que está ingresando en una recesión suave) pero el informe del mercado laboral de julio fue sorprendentemente positivo, al dar cuenta de la creación de 520.000 puestos de trabajo.

Aparecieron compras oportunistas de bonos y bajó el riesgo país

La normalidad a nivel global ya no es un concepto estanco y paradójicamente, una de las caras de este mapa alborotado configura un nuevo horizonte de negocios para Argentina. "Ojo a las situaciones inesperadas, en ellas se encierran a veces las grandes oportunidades", decía el empresario español Juan Roig. Sin embargo, sabemos que aprovechar la oportunidad requerirá de esfuerzos y cambios. Ineludiblemente, también hablamos de reglas claras, un horizonte de mediano plazo previsible, terminar con la discrecionalidad, con el caso por caso y, en definitiva, interpretar de una mejor manera el sentido de la libertad y la confianza.

Sergio Massa subió fuerte la tasa para financiar el déficit y no pedir emisión al BCRA

Tags relacionados
Noticias del día

Compartí tus comentarios

Formá parte de El Cronista Member y sumate al debate en nuestros comentarios