OPINIÓN

Hablemos de discapacidad

Lo que no se habla, no se visibiliza y lo que no se ve, no se cambia. Una reflexión en el Día Internacional de las Personas con Discapacidad.

En el Día Internacional de las Personas con Discapacidad es preciso profundizar en acciones que conduzcan a una sociedad inclusiva, equitativa y diversa. Por eso hoy hablamos de Discapacidad, "porque lo que no se habla, no se visibiliza y lo que no se ve, no se cambia",

Es un tema que está visible, pero no vemos. Es un tema que nos interpela como sociedad, aunque no todos estamos abiertos a entrar en él. ¿Cuán inclusivas son las empresas hoy? ¿Cuántas de ellas tienen procesos de selección libres de sesgos? ¿En cuántas están dadas las condiciones para que todas las personas se puedan mover sin barreras? Hoy, en el Día Internacional de las Personas con Discapacidad vale la pena adentrarse en este debate.

Esta fecha fue proclamada por la Asamblea General de Naciones Unidas en 1992, y la Argentina también la adoptó y la instituyó a través de la Ley 25.346. El objetivo es claro: promover conductas responsables y solidarias sobre los derechos de todas las personas con discapacidad.

Incluso, en el Estado Nacional hay un cupo de inclusión del 4%, pero la realidad indica que apenas se llega a rozar el 1%. Es por esto que necesitamos todavía hacer base en la posibilidad que brinda tener días especiales en el calendario para abrir la conversación a todas las comunidades, a la de la esfera privada, pero también en las ONG, en las escuelas, en las instituciones públicas, en las casas, en las mesas de trabajo.

Para entender cuánto tenemos que seguir trabajando en pos de una inclusión sostenible y sin barreras, solo hay que tomarse unos minutos y mirar a nuestro alrededor: cuántas veces vemos las rampas de las esquinas bloqueadas por autos estacionados, cuán rotas están las veredas que usualmente transitamos, cuántos ingresos a edificios están adaptados, cuantos sistemas están adaptados para personas sordas, cuántos de nosotros sabemos lengua de señas.

Sin dudas la clave está en las bases: la educación que promueva un cambio de mindset y desafíe los paradigmas culturales actuales. Con aulas inclusivas no habrá debate en el futuro, porque será natural que todo grupo sea diverso, y diverso en el más amplio sentido del concepto.

La inclusión debe ser una estrategia de aplicación continua para que podamos superar lo que hoy sucede. Vivimos en un mundo donde las personas con discapacidad tienen mayores dificultades en el acceso a la educación, menos oportunidades laborales y menores recursos para defender sus derechos. Pero los obstáculos no terminan acá: a esto hay que sumar las barreras sociales y del entorno y la falta de mejores políticas públicas.

Es por eso que en Banco Galicia queremos ser una parte activa del cambio para impulsar que la inclusión se vuelva algo natural, de todos los días. En pos de esto es que tenemos una estrategia de inclusión, cuyo el objetivo es: promover la inclusión y la formación laboral de personas con discapacidad, que a su vez está sostenida por dos Objetivos del Desarrollo Sostenible (ODS), que son el de Trabajo Decente y Crecimiento Económico (8) y el de Reducción de las Desigualdades (10).

Parte de esto se puede observar en logros que queremos destacar, como tener 200 sucursales accesibles y certificadas por la ONG ALPI para personas con movilidad reducida.

Además, desde 2007, tenemos una línea de trabajo continua, que se plasma en el Programa de Inclusión Laboral de personas con discapacidad. Así, ofrecemos oportunidades concretas de empleo que mejoran la autonomía y la dignidad de quienes tienen discapacidad motora, sensorial o visceral.

Estamos convencidos de que la inclusión se construye con el compromiso de todas las personas, por eso tenemos un fuerte foco en las alianzas con expertos, entre las que se destacan las que tenemos con la organización social con Inclúyeme, con quienes trabajamos desde hace más de 10 años con el objetivo de profesionalizar nuestro Programa, y salir al mercado a buscar y a formar talento con discapacidad. Junto a ellos impulsamos la Academia Galicia.

Se trata de un programa de formación para personas con discapacidad en el que durante dos meses capacitamos a 14 jóvenes profesionales en temas como autoconocimiento, entrenamiento para el trabajo y metodologías y técnicas enriquecedoras como dinámicas ágiles, experiencia de usuario y análisis de datos. Al finalizar, tres de estos perfiles ingresaron a desarrollarse en distintas áreas del banco.

Otra alianza que nos da orgullo es la que hicimos con la Universidad Tecnológica Nacional (UTN) e Inclúyeme a través del Programa "Desarrollá tu Futuro", en el que otorgamos 30 becas de formación en habilidades tecnológicas para personas con discapacidad. Los postulantes acceden a cursos virtuales, sin costo para ellos, sobre temáticas como: Community Manager, Programación Web full stack, Testing de software y Atención virtual al cliente.

En Galicia el talento no tiene etiquetas. Ya desde el recruiting nos ocupamos de trabajar para eliminar sesgos. Y, siguiendo el viaje del empleado, medimos nuestra diversidad para seguir evolucionando en una inclusión genuina.

¿El resultado? En lo que va del año ya incorporamos 7 personas con discapacidad a la organización. A diario derribamos barreras sociales y del entorno, todos los días nos deshacemos de etiquetas y en cada momento buscamos un encuentro verdadero y sin obstáculos. Buscando eliminar viejos conceptos y paradigmas sociales que hoy siguen vigentes y que constituyen verdaderas barreras hacia la real inclusión.

Tags relacionados

Compartí tus comentarios

Formá parte de El Cronista Member y sumate al debate en nuestros comentarios