Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
U$D
/
MERVAL

23 millones de personas dependen de la ANSES

El presupuesto nacional vigente estima otorgar 23.391.851 beneficios de seguridad social, 20% más que los otorgados en el año 2014. Se incluyen aquí casi 7 millones de jubilados y pensionados; cerca de 1,5 millones de otros pensionados (invalidez, madres de 7 hijos, veteranos, etc); 7,8 millones de beneficiarios de asignaciones familiares; 3,8 millones de beneficiarios de Asignación Universal por hijo y por embarazo; 3,3 millones de beneficiarios de ayuda escolar y 63.618 seguros de desempleo. Se prevé que la ANSES destine a tales fines $ 733.841 millones aunque se estiman ingresos por un valor mayor, $ 816.498 millones. Este es el presupuesto, claro, y de acuerdo a este presupuesto la ANSES tiene un superávit de $ 83.000 millones.

¿De dónde provienen los fondos de la ANSES? El 52% tiene origen en aportes y contribuciones de empleados y empleadores ($ 428.190 millones), el 22 % en recursos tributarios ($ 178.987 millones), el 17% son contribuciones de otras áreas del Estado Nacional y 9% ($ 71.090 millones) son recursos generados por el Fondo General de Sustentabilidad (FGS) que administra la ANSES. Pero parte de los tributos que recibe la ANSES son de las provincias que la Nación ilegítimamente se apropió desde la estatización de las AFJP y que debe devolver. Esta apropiación ronda los $ 75.000 millones anuales aunque, como viene de larga data, acumula una deuda importante. Las provincias por su lado tienen una elevada deuda con la Nación. Una devolución escalonada, bonos y compensaciones formará parte del arreglo que actualmente se discute. Pero la devolución de los fondos a las provincias obliga entonces a buscar otra forma de financiar a la ANSES.

Asimismo, hay casi $ 100.000 millones, más de la mitad de los recursos tributarios que recibe la ANSES, que provienen del impuestos a las ganancias, cuya recaudación se verá reducida por los recientes cambios introducidos por el decreto presidencial (mínimo no imponible, deducciones, etc.) y los que podrían introducirse (cambios de escala, aumento mínimo no imponible, etc.). Esto es: se reduce la recaudación del impuesto a las ganancias, luego, se reduce el financiamiento de la ANSES, Y esa reducción debe ser compensada con otros ingresos.

Finalmente, hay otro efecto que tampoco agradará a jubilados y pensionados: los haberes se actualizan dos veces al año según la ley 26.417 en base a un coeficiente de movilidad que, entre otras cosas, depende de la variación de los recursos tributarios neto de aportes del Tesoro que recibe la ANSES, impuesto a las ganancias entre ellos; y si el impuesto a las ganancias crece lentamente o decrece por los cambios introducidos, los recursos tributarios, y los haberes jubilatorios acusarán el impacto y crecerán a menor tasa. A menos que la ley se modifique.