Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
U$D
/
MERVAL

Pinti: "Cuando vi a Scioli, Massa y Macri, dije: 'Me corto los huevos o voto en blanco'"

A sus 77 años, es el sobreviviente de una raza en extinción. El último capocómico argentino lleva más de cuatro décadas valiéndose del humor para señalar –una y otra vez, las que hagan falta– las fallas de origen de la clase política vernácula.

A sus 77 años, es el sobreviviente de una raza en extinción. El último capocómico argentino lleva más de cuatro décadas valiéndose del humor para señalar –una y otra vez, las que hagan falta– las fallas de origen de la clase política vernácula. Con su sello inimitable –que combina un conocimiento enciclopédico de la Historia nacional, una capacidad verborrágica sobrehumana y un talento natural para insultar sin ofender–, protagoniza el unipersonal Otra vez sopa, en el Teatro Liceo, donde demuestra su vigencia como la voz irreverente del inconsciente colectivo.

¿Por qué vuelve a subir a un escenario para criticar a los políticos si los cree incorregibles?

A mí me sigue gustando hablar de la política argentina porque me desahogo. Eso es algo muy importante y no todo el mundo se lo puede permitir. Y que me paguen, es inédito. Es un gran placer. Pero, cuidado, que también es una mochila muy pesada hablar siempre de lo mismo, porque te va cargando. Por eso, en los últimos años entré y salí del género. Después de Salsa Criolla 30 Años estaba pensando en volver a la ficción. Pero el cambio de gobierno, que fue un cambio para no cambiar –esta cosa de toda la vida en la Argentina–, me decidí a hacer una revisión, de la que salió Otra vez sopa.

A esta altura, ¿considera que la memoria a corto plazo es el gran defecto de los argentinos?

Todo lo que cuento ahora ya lo dije 80 veces en el escenario. Y lo demuestro con cinco canciones que son la columna vertebral del espectáculo y están referidas a problemas que no se solucionan nunca. Las estrené en shows que fueron de 1983 a 2008, y hablan sobre la salud, la educación, la contaminación, el quilombo social. En el ‘93 hice un interregno en Salsa Criolla y salí de gira por el país. Cuando volví a Buenos Aires, en 1996, y estrené El infierno de Pinti, la gente estaba tan creída de que el dólar era igual al peso, que Menem había salvado al país y que Cavallo era un genio, que no me entendieron el mensaje. ¡Decían que estaba amargado e histérico! Ahí cantaba la canción En estos tiempos (NdR: En estos tiempos de contratiempos los malos vientos no parecen amainar sino arreciar). La hago ahora y me consultan si es nueva... En aquel momento me preguntaba cómo no se daban cuenta de que el campo estaba parado, que las fábricas cerraban... Pero estaban fascinados, simplemente por el hecho de que podían ir a Miami y comprarse una camisa al mismo precio que acá... “Fijate que cuesta lo mismo que en la avenida Santa Fe”. ¡¿Y?! Eso no tiene ningún valor. ¡Me parece una cosa tan infantil, tan tonta!

¿Encontró explicación para ese rasgo cínico del carácter nacional?

Lo que no se puede explicar es, por ejemplo, por qué en todos lados baja el combustible y acá sube. Son cosas que van pasando en todos los gobiernos. Y cuando no pasan, uno huele mal: “Esto es pan para hoy y hambre para mañana”. Como cuando empezaron a dar planes sociales, yo decía: “Esto lo vamos a pagar caro”. Y sí. Recuerdo que, cuando subió Alfonsín, lo primero que hizo fue el Plan Alimentario Nacional (PAN), porque uno de los reclamos populares era el hambre. La gente cree que el hambre es de ahora o, en todo caso, otra de las aberraciones de Cristina Kirchner. Pero si un gobernante sube después de dictadura, desaparecidos, horrores, quilombo y, junto con el Juicio a las Juntas, lo primero que hace es repartir las cajas de PAN y enseguida le reprochan que no van a parar a las manos de quienes lo necesitan sino que es un negocio que hace una mafia que tiene que ver con su gobierno, huelgan los comentarios. Siempre está la ley y la trampa. Como la Asignación Universal por Hijo y lo que pasa con la Villa 31. Que ya había pasado antes con las pistas de El Turco para las aceitunas, allá en el Norte. ¡Cualquier b****o se daba cuenta que era para el tráfico de droga! Pero nadie se atrevía a decir nada porque el dólar era igual al peso. Entonces, cada beneficio que te dan tiene un precio altísimo que vas pagando en incómodas cuotas mensuales. Por eso, hacer estos espectáculos a mí me hace sentir que no estoy tan al p**o en la vida. Igual, a veces uno hace las cosas con una sinceridad total y a alguna gente le cuesta creer si es verdad o una exageración chistosa.

Pese al hartazgo, ¿mantiene la esperanza?

No puedo vivir en otro lado. Ojo, hay gente que se hartó y encontró su lugar en el mundo en otro lado... Y ahora que ganó Trump, se quieren suicidar, cortar los huevos e irse a Marte. Estaban contentísimos con el sistema estadounidense, con que lo que pagan de impuestos se ve, con que quien las hace las paga... Y el triunfo de Trump los dejó alelados. A mí también.

¿Pensó que viviría para ver a Trump presidente?

Es que hay ciertos monstruos colectivos... Cuando se incentiva a la gente en el odio racial, sexual, al diferente, evidentemente es más fácil que ciertos líderes surjan. Los crímenes de odio están in crescendo en los Estados Unidos: cada vez hay más locos que entran a un cine o a una capilla, matan y no se arrepienten. Son producto, evidentemente, de un odio que no germina en todo el mundo, gracias a Dios. Cuando me dicen: “Si vivieras en Suiza, te morirías de aburrimiento”. ¡¡Ahora, no!! Si es mayoría la ultraderecha xenófoba, cuando Suiza son cuatro cuadras y media y lo único que tienen son bancos: viven del c**o de todos los extranjeros de toda la vida y ahora son xenófobos. ¡No se entiende! Entonces, si estuviera en Suiza, viviría puteando. Como si estuviera en Suecia o Dinamarca, países que eran ejemplares y donde ahora están estas democracias medio dictatoriales y populistas. El problema es que la Humanidad tiene ciclos, y parece que no aprende. Porque cuando se exacerbaron los nacionalismos, se armaron las guerras. Y eso dejó una estela de horror y espanto que duró desde la década del ‘30, cuando se gestó el huevo de la serpiente, hasta el ‘45. Y a partir del ‘50 llegó la socialdemocracia, que dejó de lado todo eso. Hasta que se cayó el Muro de Berlín y a uno se le ocurrió decir: “Es el fin de las ideologías”. Y cag***s fuego, porque sin ideologías el mundo fue a parar a esto: da lo mismo todo. O peor: se vuelve para atrás, con el Brexit y el “fuera los extranjeros”.

¿La grieta ya está suturada?

Acá hablamos siempre pavadas, con eso de la grieta y por qué los artistas se meten en política. ¡Miren lo que pasa en los Estados Unidos! Por ejemplo, lo de Meryl Streep (NdR: Se refiere a su discurso anti Trump en la entrega de los Golden Globes). El cine y el teatro estadounidenses tienen una larga historia de gente que fue prohibida, censurada y hasta expulsada por expresar públicamente sus ideas políticas en plena democracia. Mirá lo que pasa: el 80 % de la comunidad artística de Hollywood no está de acuerdo con lo extremo de Trump. Y Streep, con gran elegancia, lo mandó a la c****a de su madre. ¡Pero el tipo insistió con que es una actriz sobrevalorada y lacaya de Hillary! Entonces, cuando acá se quejan de la grieta... ¡La grieta existe desde Adán y Eva! Y, en la República Argentina, ya desde la Revolución de Mayo: al tercer día, ya estaban peleados. Saavedra por un lado, Moreno por el otro... ¡Y lo liquidaron! Tanta grieta, tanta grieta, y hablan de lo obvio: la grieta siempre está porque así somos los seres humanos. Uno piensa una cosa, otro piensa otra cosa y, en la medida que toma estado público, la grieta va a existir siempre. Ahora, una cosa es la diferencia de opinión y otra cosa es lo irreconciliable: si la grieta es muy profunda, un abismo, es inútil. Porque cuando estoy de un lado, la otra persona del otro y, en el medio, un precipicio... ¡Cruzalo vos y caete a la m****a! Dirán que es absolutismo, pero ¿qué voy a discutir con alguien que está en las antípodas? Por eso me parece bien lo que hizo Meryl Streep, que habló de Trump sin siquiera mencionarlo, como si se le cayera la lengua... Y fue lo que más rabia le dió. Creo que los argentinos estamos, siempre, descubriendo la pólvora cinco siglos más tarde: claro que hay diferencias y grietas, pero no es exclusivo de nuestro país ni de esta época.

¿Es cierto que votó en blanco en las últimas elecciones presidenciales?

Siempre dije que era malo el voto en blanco y demás. Pero cuando vi a Scioli de un lado, a Massa del otro y a Macri, dije: “Me corto los huevos o voto en blanco”. Y voté en blanco, directamente. ¡Porque ya está! Ya me engrupieron 50 veces, así que ya no creo más. En otra época hubiera votado a Massa, porque no era una cosa ni la otra... Como la Alianza. Y mirá lo que pasó: no fue ni una cosa ni la otra... ¡Fue peor! También voté en blanco cuando ganó Kirchner. Era tan confusa la situación: a Menem no lo iba a votar, ni en p**o, y la oposición me sonaba a otra vez lo mismo.

¿Tiene trato personal con algún político?

El problema es la edad, que hace que conozca a Scioli y a Macri de cuando no tenían nada que ver con la política. Juanito Belmonte, que era mi amigo y jefe de prensa, era amigo de Scioli cuando era campeoncito de náutica, y jugábamos a la generala en los barcitos de La Bristol en Mar del Plata, cuando estaba de novio con una vedette inglesa. ¡Tengo fotos jugando a los dados con ellos! Después, el nene creció y mirá todo lo que hizo. Con Macri lo mismo... Decí que no soy futbolero, porque lo hubiera conocido más, como todos mis amigos que lo conocen de cuando era presidente de Boca. No, no tengo amigos ni conocidos en la política. ¡Y no vienen a verme, gracias a Dios! En algún momento me ilusioné mucho con Cristina, La Gorda Carrió y la (Alicia) Castro: las invité personalmente porque dije que eran la representación de la verdadera nueva política...

¡En este país, ni Pinti resiste un archivo!

¡Las cosas que uno ha dicho! ¡Qué voy a resistir un archivo! Es que me las encontré cenando en Edelweiss y les dije: “Chicas, tienen que venir al teatro porque son la esperanza de la política”. Era cuando estaban abriendo las cajas de Moneta, todas juntas, en el programa de Lanata. Ahí hablaban, bailaban, se besaban. En eso sí creí. Pero después dije basta. La política es así. Y la farándula también: “Te quiero, te adoro, te compro un loro”. Te das vuelta: “Es un p*****o”. Pero, en la política, en medio de la batalla, se dicen barbaridades de un día para el otro, como cuando Macri dijo que Massa era un opositor fantástico y, al otro día, que era un impostor. Pero si yo invité a Cristina y a la Carrió, y Lanata las recibió y aplaudió diciendo “Mucha mujer, mucha mujer”, lógicamente ellos tienen derecho a cambiar de opinión. La política te lleva a eso. Entonces, ser amigo de un político, únicamente que haya sido compañero de colegio, porque no le vas a retirar el saludo. Pero, gracias a Dios, mis compañeros de escuela tuvieron otros delirios.

¿Es la corrupción el mayor de los males?

En mi casa, mis abuelos decían que a Yrigoyen lo habían sacado por corrupto. Y ellos mismos se acordaban de los muebles viejos que habían encontrado en la casa. Siempre me pareció una fábula: ¿dónde gastó la guita, entonces? A mí, durante los primeros años de Alfonsín, había gente que me decía que los radicales estaban robando. Hacían las cosas para el o**o, pero ¿robar? Entonces, cuando en cada gobierno se habla de las corrupciones anteriores, yo tengo que creer lo que dicen periodistas. Unos dicen que Cristina es una santa y que Milagro Sala es la heredera de la Madre Teresa de Calcuta; y otros dicen que son el demonio vivo y tenían una cadena de prostíbulos en el Norte. ¿Qué tengo que creer, si no tengo constancia de nada? Entonces, opto por no creer nada, por esperar. Evidentemente, la plata en algún lado tiene que estar, porque nosotros no la tenemos. Pero ver para creer. Tienen que ser cosas más contundentes y no que únicamente salen a la luz cuando un gobierno ya no está: ahí la Justicia se despierta y hace un montón de cosas porque ese gobierno ya cayó en desgracia. Pero mientras, están callados la boca. “Porque tienen miedo”. ¿Y por qué no se dedican a otra cosa? Yo tengo miedo pánico a las alturas, así que paracaidista, nunca. Entonces, si tengo miedo, no tengo que dedicarme a la Justicia a ciertos niveles, como Corte Suprema y demás. “Es que pienso en mis hijos”. ¡Dedicate a otro trabajo si tenés miedo de que la mafia mate a tus hijos y degüelle a tu suegra! ¿Por qué eligen una profesión para la que se necesitan cojones si no los tienen?

¿Por qué es el único capocómico que hace humor político en la actualidad?

Soy el único que quedó. No hubo muchos antes tampoco, salvo Tato Bores, que lo hacía fantásticamente bien y con una penetración muy masiva en la televisión. Sí hay gente que habla de la política como tiro por elevación: Diego Capusotto es muy político, pero no con nombre y apellido, como cronista, sino con sus personajes que pintan, de forma muy brutal, como acuarela gruesa, a la sociedad argentina. En general, este estilo está pasado de moda. Pero como lo hago de manera amena, con mucha mala palabra en el medio porque me sale naturalmente, la gente se divierte. Pero los críticos muy exquisitos y fruncidos consideran que bajo mucha línea. “Pinti siempre con el dedito levantado... No vengo al teatro para que me reten”. ¡Vos no, b****o, si sos crítico! Pero a la gente le gusta escucharlo. Sí, bajo línea. Es algo tan evidente como que soy gordo.

¿Alguna vez intentaron censurarlo?

Nunca jamás. Cuando estrené Salsa Criolla, el monólogo final –que fue cambiando según cada época– me lo criticaban los colegas. “Si ya explicaste todo durante el espectáculo, no es necesario que lo repitas, es mucha enumeración”. Pero, si no, no tiene sentido todo lo demás. Y no porque la gente sea tonta, sino porque partía desde Isabel la Católica y llegaba hasta la bicicleta financiera para señalar lo que estaba mal en ese momento. Y por ese monólogo final vinieron a verme los siguientes 30 años, para saber qué tenía para decir del hoy.

¿Su mensaje llega a las nuevas generaciones?

Muchos me paran en la calle, porque me vieron en los videos viejos que pasan en Volver, y me dicen que les abro mucho los ojos acerca de de dónde venimos y adónde vamos. Y es el mejor elogio.

Más notas de tu interés

Comentarios56
Daniel Segulin
Daniel Segulin 31/01/2017 09:23:48

Que hace bien en cortarse los huevos, total no le sirven para nada al trolazo bueno para nada de Pinti.

Pablo Daniel García
Pablo Daniel García 31/01/2017 09:06:59

Pinti como puede ser que un tipo "tan informado" como vos piense lo que pagás por la nafta es el precio del combustible!!! En lo que vale el litro de nafta, la mitad es impuesto! Con eso se pagan las jubilaciones!Averigualo

Maria Cristina Toriano Alvarez
Maria Cristina Toriano Alvarez 30/01/2017 05:01:25

¡Es un gran artista y es una persona que nos cuenta la "realidad" de forma risueña!

Cristian Sosa Noe
Cristian Sosa Noe 30/01/2017 08:37:38

Tiene mucho que decir luego de 12 AÑOS CALLADITO

Roberto Vilate
Roberto Vilate 30/01/2017 12:50:01

Para que se va acortar las bolas si este viejo trolo nunca las usó

Rodrigo Fernandez
Rodrigo Fernandez 30/01/2017 12:21:57

te metiste la lengua en el culo cuando estaba el kirchnerismo y ahora salis a hablar forro

Gustavo Alberto
Gustavo Alberto 29/01/2017 10:56:15

Si tuvieras tanto talento y capacidad te hubieras presentado, ahora abris la bocota y no dijiste una palabra durante el saqueo de la ultima decada. Basta de pseudo intelectuales berretas.

El Naranjo Mecanico
El Naranjo Mecanico 29/01/2017 09:52:08

Siempre críticas, nunca una idea. Excepto en la era KK, que se callaba bien la boca...

Carlos Bautista
Carlos Bautista 29/01/2017 09:31:37

Y que dijiste sa durante la década sakeada, Pint...así estuvistes!!!!

MARTIN GERES
MARTIN GERES 29/01/2017 07:17:31

Asco tus 12 años de silencio, una decilusion

Ver todos los comentarios