En CABA

El certificado para circular y una original propuesta para salvar las salas de teatro

Encabezado por el empresario teatral Carlos Rottemberg, el sector del entretenimiento negocia con el Gobierno para volver a abrir las puertas de sus salas y que los tickets sean un "pasaporte cultural"

Después de un año devastador, y de un breve lapso en el que pudo funcionar con protocolos y aforo reducido, la industria del entretenimiento no quiere estar a puertas cerradas otra vez.

De Cobra Kai y Lupin a Sex Education: todas las series que estrenan temporada en Netflix

El daño para el sector, como para la mayoría de los negocios que trabajan con público o comensales, ha sido terrible, y tal como está ocurriendo actualmente con escuelas, supermercados o restaurantes, los empresarios del teatro, la música y los cines están intentando que el Gobierno les permita seguir operando ya que las ayudas estatales no son suficientes

Dónde ver online Nomadland, la película anti Wall St. que arrasó con los Oscar


En este sentido, un equipo técnico del Ministerio de Cultura de la Nación se reunió ayer para evaluar la propuesta de la Asociación de Empresarios Teatrales y Musicales (AADET) y a la que adhieren también los cines, para implementar la reapertura de las actividades culturales que se desarrollen bajo protocolos aprobados y a partir de la habilitación de la circulación de públicos, artistas y trabajadores. 

La idea es implementar un "pasaporte cultural", que consistiría en poder utilizar la entrada a un espectáculo como una suerte de salvoconducto para que la gente pueda regresar a su casa y movilizarse, incluso en horarios donde la restricción de circulación se impone.

La propuesta fue acercada por Carlos Rottemberg, titular de AADET, al ministro de Cultura de la Nación, Tristán Bauer.

Tras el acto el lunes en el Centro Cultural Kirchner por la presentación de una serie de medidas y apoyos económicos destinados justamente a la industria cultural y a sus trabajadores, Bauer sostuvo que cada una de esas decisiones fueron fruto del "diálogo permanente y constante" entre la cartera nacional y los representantes del sector y que va a "continuar" en estos nuevos encuentros.

Rottemberg, por su parte, explicó a Télam que la propuesta de los empresarios del teatro y la música alcanza a quienes "cumplen con las normas de un protocolo que tardó ocho meses en ser consensuado" y dijo que "con el trabajo ya hecho, la inversión que se hizo y los cinco meses de prueba (de las salas abiertas), no puede ser que no le encontremos la vuelta a la circulación y que sigan cerradas las salas de espectáculos".

"Desde el Presidente (Alberto Fernández) hasta el Jefe de Gobierno de la Ciudad (Horacio Rodríguez Larreta) todos han ponderado como funcionaron durante cinco meses los protocolos de las salas que pudieron abrir. Acá no estamos hablando de abrir indiscriminadamente. Es implementar lo que se hizo en algunos países del mundo. Un 'pasaporte cultural' que no es otra cosa que validar la entrada de un espectáculo de ese día para volver a casa", repasó.

En ese sentido, indicó que con los protocolos sanitarios ya implementados en el sector "se sabe quién compró la entrada, dónde se ubicó en la sala, a qué función y a qué hora fue" y que con esos datos se podría habilitar la circulación del público que no representaría un importante aumento en la circulación en términos cuantitativos pero sí tendría un "impacto del 1000% para el sector".

Las medidas anunciadas por el Gobierno en el CCK incluyen $ 1658 millones destinados a más de 50.000 personas y también a salas de teatro de las jurisdicciones que adhirieron al Decreto 241/2021 y que, a raíz de ello, tuvieron que suspender funciones programadas.

También se anunció el subsidio para el sostenimiento del espectáculo en vivo, con $ 50 millones destinados a salas y teatros del AMBA.

Del lado de los cines, que también forman parte de esta "mesa cultural", Gabriela Zamora, Gerente de los complejos Cinemacenter que tienen su fuerte en el interior del país, y es la representante del sector, explicó a El Cronista que la mejor medida en este momento sería autorizar la reapertura de las salas en los términos que se habían establecido previo a este nuevo cierre y mantener las ayudas económicas estatales.

Entre varias razones, Zamora contó que la industria del cine es insostenible en esta situación ya que los gastos e impuestos son enormes e imposibles de pagar, siendo por ejemplo que el costo de la energía que requiere una sala equivale a 1000 entradas por mes, y que necesitarían una tarifa diferencial.

Y que el cierre de los cines no sólo perjudica a este negocio en particular sino a todos los comercios que giran a su alrededor.


Tags relacionados

Noticias del día