Pagan precio récord por el cuadro de una artista viva, pero Banksy lo opacó

Pagan precio récord por el cuadro de una artista viva, pero Banksy lo opacó

Durante la subasta en que el artista callejero destruyó una obra suya al momento que era adquirida, Jennifer Saville se convirtió en la primera mujer en vender un cuadro a un precio nunca antes pagado por una obra de una artista viva  

Desde la semana pasada, la autodestrucción durante una subasta de una de las piezas más icónicas de Banksy puso al mundo del arte en estado de frenesí. El misterioso artista callejero instaló y activó una trituradora dentro del marco de la obra “Niña con un globo” en el momento que fue adquirida por u$s 1,4 millón.

Este show lo que consiguió; además de inspirar a marcas, imitadores y analistas del mercado; fue opacar otra muy importante venta que de no ser por la “performance” mencionada, hubiera tenido un buen lugar en los medios de comunicación.

Es que durante esa misma jornada de remate contemporáneo de Sotheby´s del viernes 5 de octubre, denominada, “Frieze Week”, el retrato desnudo de la pintora británica Jenny Saville alcanzó una venta récord histórica para una artista viva. “Propped”, tal el nombre del cuadro, se compró por teléfono en £ 9,5 millones, es decir u$s 12,4 millones, más del triple del precio estimado, según The New York Times. Saville creó el retrato de sí misma sentada sin ropa en un taburete, aparentemente mirando en un espejo nebuloso, cuando era estudiante en 1992. El "espejo" está garabateado con líneas de la escritora feminista francesa Luce Irigaray.

La puja por “Propped” dirigida por Oliver Parker, demostró en palabras de críticos de arte, la revalorización por las mujeres en el ámbito artístico y en cuanto a la perspectiva de las mismas. Mientras que la asesora de arte con sede en Londres, Susannah Polen, quien encabezó el departamento de arte británico del siglo XX en Sotheby's, describió la obra como "una fuerte declaración política y feminista". Su venta récord se recibió con un caluroso aplauso, hasta que el truco de Banksy posteriormente hizo lo suyo.

 

Según Alex Branczik, responsable de Sotheby, “Propped” es “una de las obras maestras indiscutibles de los Young British Artists”. Este fue un colectivo patrocinado y protegido por el mecenas Charles Saatchi, que desde la disruptiva y polémica exposición “Sensation” en el Londres de 1997, dio a conocer al mundo a más de 20 creadores, entre los que estaban buena parte de los artistas de arte más cotizados en la actualidad.

Jennifer Saville nació en Cambridge, Inglaterra, en 1970. Estudió en la Glasgow School of Art, y se le concedió una beca de seis meses para la Universidad de Cincinnati, terminando su formación en la Slade School Of Fine Art. Al finalizar sus estudios (1993), sus pinturas interesaron al coleccionista Charles Saatchi, quien compró su obra completa para los próximos dos años. Saville ha desarrollado su carrera dentro de la tradicional técnica de la pintura al óleo, en un estilo figurativo heredero de la Nueva figuración de los años 1950 y 1960, con influencia de Rubens y Lucian Freud. Desde su debut en 1992, su temática se ha centrado en el cuerpo de la mujer, en pinturas a gran escala.