Millie Bobby Brown: nace una estrella... fashionista

Con apenas 13 años, la protagonista de la serie Stranger things ya fue fichada por las maisons de moda y cotiza alto en el universo de it-girls made in Hollywood.

Millie Bobby Brown: nace una estrella... fashionista

Es una época marcada a fuego por las redes sociales, de allí que los boom resultado de los consumos culturales multiplataforma –y sus protagonistas– se multipliquen por doquier. Es el caso de la serie Stranger things, que se convirtió en uno de los sucesos de Netflix a pocas semanas de su estreno.

Entre tantas razones para el impacto, sobresalió Millie Bobby Brown, una actriz de 13 años que, en el rol de la enigmática Eleven, asumió el desafío de “hablar con mi cara, no con mi boca”. Así, su primeras secuencias en el thriller le permitieron componer a esa heroína de poderes telequinéticos con ‘apenas’ un vestido rosa, una campera azul, el pelo al ras y una mirada que expresa lo que pasa por su mente para deleite de los fanáticos del suspense y los nostálgicos del cine silente.

Una temporada fue suficiente para consagrarla como la nueva niña prodigio del star system estadounidense (y global), si bien ya había dado sus pasos como debutante en las series Grey's Anatomy, Modern Family y Once upon a time. Y también bastó para que las grandes brands se disputaran el vestirla para entregas de premios, entrevistas del prime time, producciones fotográficas y presentaciones especiales como la que motivó su primera visita al país en la marco de la séptima edición de Comic-con Argentina, que también fichó al ascendente Nikolaj Coster-Waldau, alias Jaime Lannister en Game of thrones.

Alta costura en zapatillas

La moda está colmada de ejemplos de debutantes actrices-musas que facilitan el vínculo entre las marcas y las consumidoras de las generaciones más jóvenes. Entre los casos más paradigmáticos está el de Natalie Portman, quien haría una gran aparición antes del estreno del filme El cisne negro, en 2010, cuando la maison Dior la contrató como imagen de la fragancia Miss Dior. Gesto similar sucedió al anuncio de Jennifer Lawrence, la estrella de Los juegos del hambre, como cara de la línea Dior Addict.

El antecedente más significativo a la hora de pronosticar el futuro inmediato de Millie Bobby Brown en el mundo de la moda y la cosmética es Emma Watson: en cuanto terminó la saga Harry Potter, Lancôme fichó a la ex Hermione para proclamarla embajadora con un shooting a cargo del cotizado Mario Testino, en París, donde la adolescente lucía el cabello corto y los labios rojos característicos de su nueva etapa como it-girl.

Si bien el fashion system ya tendió sus redes –integra el book de la prestigiosa agencia IMG Models–, por ahora Millie sigue apareciendo en los medios y en las redes como lo que es: una nena que se divierte con su trabajo. ¿Algunos ejemplos? La revista Interview la fotografió en actitud rocker para su portada de noviembre pasado; Nicolas Ghesquiere, el director creativo de Louis Vuitton, la invitó a visitar los cuarteles de la casa marroquinera en la Ciudad Luz junto a sus compañeritos del set (Gaten Matarazzo, Finn Wolfhard y Caleb McLaughlin) y ella registró todo con risueñas selfies...

Mientras tanto, su reciente presencia en galas estuvo enmarcada por una sucesión de vestidos de etiquetas como Red Valentino, Marc Jacobs y Burberry; una selección de accesorios de Gucci, Coach –la primera en ubicarla en una primera fila en New York Fashion Week– y UGG, que personalizó unos slippers con sus iniciales. Y, por si fuera poco, una seña de identidad que, además, habla de la coherencia y criterio de sus asesores: luce zapatillas, ballerinas, botas cowboy y demás calzados cómodos y acordes a su edad incluso cuando viste modelos de alta costura.

“No vivo en ninguna parte: en este momento, vivo en un avión”, declaró recientemente la rising star nacida en España y criada entre Gran Bretaña, Canadá y los Estados Unidos. Confirmada protagonista de la secuela de Godzilla, su promocionado paso por Buenos Aires demostró el alcance de su estatus de estrella y trendsetter.

La versión original de esta columna fue publicada en la edición 190 de Clase Ejecutiva, la revista lifestyle de El Cronista Comercial.