Mascotas premium: cómo son las cuchas creadas por los mejores diseñadores del país

Mascotas premium: cómo son las cuchas creadas por los mejores diseñadores del país

Se exponen 50 prototipos de casas para perros con la firma de los decoradores y arquitectos más cotizados. La muestra incluye recitales y performances para el público canino.

"Cuando empecé a hablarlo con la gente me di cuenta de que era un mundo muy desarrollado porque los que tienen mascotas son muy fanáticos, hay desde marcas de ropa hasta joyería que se diseña pensando en las mascotas", explica el arquitecto Julio Oropel, presidente de Diseñadores Interiores de Argentinos Asociados (DArA) en la previa de la próxima muestra de la organización, Casa de perros, una experiencia lúdica e innovadora enfocada en diferentes propuestas de tipologías, materiales y funcionalidad del hábitat de las mascotas.

Con esta propuesta "divertida y un poco fuera de lo convencional", Oropel busca desmitificar la creencia de que el diseño es sólo para unos pocos. "El diseño –ya sea de interiores, industrial, arquitectura– es para todos y para todo, por lo que también puede abarcar el diseño de elementos para las mascotas. Con diseño podés resolver un montón de situaciones", argumenta.

"Podés aplicar diseño para mejorar la vida de la gente o para tu perrito adorado. Hoy, en general, el diseño trata de abarcar todas las áreas de la vida de una persona y de lo que la rodea: las mascotas las tenés en tu casa pero pensás también en el lugar donde van a dormir y querés que ese lugar sea lindo, como pretendés que tu casa sea linda, y nos pareció que es un buen objeto de diseño. Porque hoy el diseño se generaliza, se masifica, hasta los objetos de uso más cotidianos. Uno quiere tener cosas lindas", resume.

Porque, en la época de Instagram, las redes sociales democratizan el factor aspiracional y eso se expande a todos los aspectos de la vida cotidiana: "Más allá de que la gente tiene diferentes niveles sociales, culturales, económicos, cada uno en su medida y a su alcance quiere tener cosas lindas. Estamos tan invadidos de imágenes, y te lleva a desear cosas y a tratar de tener objetos lindos. La tendencia es un poco eso: cada vez vamos a tener menos objetos pero van a ser objetos que nos gustan", plantea Oropel a meses de su visita a la Feria de Milán, una de las exposiciones más importantes del mundo en materia de diseño.

Y agrega: "Las cosas van cambiando, los millennials no son como la generación más grande, que las cosas eran para siempre. Ahora las cosas son lindas y deben durar el tiempo que sea y después las cambiamos. Creo que ese es el nuevo concepto de diseño. Además, tiende cada vez a ser más particular, la gente quiere tener cosas que son más únicas, en lo cual hay mucho de artesanal también. Entonces todas estas piezas que no son seriadas son piezas, de alguna manera, especiales, únicas".

Entonces en una nueva generación tan preocupada por la estética, ¿cómo hacen los diseñadores para mantener el ritmo en los tiempos que corren? “Tenés que conocer los cambios de los usuarios, porque hay que dar respuesta a esas nuevas situaciones”, sentencia Oropel. Por ejemplo, toda esta situación del coworking (estos espacios comunes de trabajo) o el coliving, donde la gente joven accede a departamentos donde solamente duermen y tienen su baño, y el espacio social, el living, es un espacio común para toda la gente del edificio. Son nuevos hábitos, nuevas costumbres”. Y en este horizonte la tecnología va a jugar un rol cada vez más preponderante: “Los objetos cambian porque la tecnología se va a desarrollar más, pero se va a desarrollar de tal manera que se va a integrar hasta en los textiles de nuestras prendas. Entonces la tecnología se va a ver menos pero va a estar cada vez más presente”, cuenta.

En este contexto, una simple casita para perros se puede tornar en algo más complejo, una excusa para probar los límites de la creatividad al tiempo que integra las nuevas tendencias de consumo y de diseño: “Los que van a diseñar las casitas son arquitectos, diseñadores, diseñadores industriales, algunos artistas plásticos, y nos interesa esto de unir las distintas áreas del diseño. También va a haber un desfile de perros y la gente puede ir con sus mascotas, va a haber música, performances en vivo. Nos interesa mucho esta forma de interactuar en los espacios públicos, no quedarse en espacios cerrados sino un poco invadir la ciudad con diseño”.

De hecho, Casa de perros se enmarca en una serie de iniciativas que ha tenido DArA como el parade que realizaron el año pasado en la calle Arroyo y con eje central en el cartón, las instalaciones de madera que rodearon a la estructura de acero por excelencia de la ciudad, Floralis Genérica, o las fachadas de las tiendas de decoración de la calle Arenales.  

La muestra contará con alrededor de 50 expositores y dura un día. Los diseños, por otra parte, está hechos ad hoc para la exposición y aunque en principio no tienen un fin comercial, Oropel no descarta la posibilidad de que el evento también pueda funcionar como vidriera para que los diseñadores puedan lanzar eventualmente sus productos al mercado

Casa de perros

La muestra Casa de perros –con apoyo del Gobierno de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires y la Comuna 2– se desarrollará el próximo sábado 1º de septiembre en la flamante Plaza de la República Federativa de Brasil (Av. Figueroa Alcorta 2000) de 15 a 18, con entrada libre y gratuita. Se suspende por lluvia.