MIÉRCOLES 21/08/2019
MET Gala: el gran éxito de la mujer más poderosa de la moda en EE.UU.

MET Gala: el gran éxito de la mujer más poderosa de la moda en EE.UU.

Directora de 'Vogue USA' desde 1988, fue la gran ideóloga de la democratización de la moda. Respetada y temida en dosis iguales, su veredicto crea y destruye carreras. Organiza la cena de gala del MET de Nueva York, que bate récords de recaudación y es considerada un fenómeno pop equiparable a la ceremonia del Oscar. 

Cuando Anna Wintour asumió como directora de 'Vogue USA', en 1988, la revista ya era ‘la Biblia de la moda’. En la primera portada de su gestión, la modelo lucía un top couture de Christian Lacroix y jeans: así comenzaba la era de la democratización de la moda. Ese es el secreto del éxito y la vigencia de la mujer más poderosa de la industria, que lleva más de 30 años al mando de esa magazine: leer la época y lograr que el mercado se adapte a su visión. Amada y temida en dosis iguales -en ella se inspiró el personaje principal de la película 'El diablo viste a la moda'-, Wintour no pasa desapercibida en ninguna de sus múltiples apariciones públicas.

Elige los vestidos por sobre los pantalones, su rostro siempre está enmarcado por una melenita rubia y flequillo cerrado por lentes de sol, indefectiblemente. Estampas coloridas en siluetas lánguidas y tapados que alargan su figura estilizada forman parte de su uniforme laboral donde predominan la etiqueta Chanel y el modelo de sandalias nude de Manolo Blahnik, que repite hace años. “Porque son cómodas”, ha dicho, sin más.

En 1995 se hizo cargo de la organización de la gala que acompaña la exhibición de primavera del Metropolitan Museum de Nueva York. Con más de u$s 120 millones recaudados en 19 años para el Costume Institute, su administración ayudó a consolidar a la institución como uno de los archivos de indumentaria más grandes del mundo.

Antes de que asumiera esa responsabilidad casi como una misión de vida, la moda no era considerada una expresión artística y estaba confinada al subsuelo del museo, a tal punto que las exhibiciones eran vistas con los ojos prejuiciosos de quienes subestiman el valor cultural de esa industria.

Todo comenzó a cambiar en 2011, cuando la retrospectiva 'Alexander McQueen: Savage Beauty' se convirtió en una de las 5 muestras más visitadas en la historia del MET. Desde entonces, el calendario anual de exposiciones con corazón fashionista genera tanta expectativa como visitas. 

El ritual comienza el primer lunes de mayo, cuando se celebra la gran gala de recaudación, donde las maisons, las etiquetas y los diseñadores compran las mesas para sus invitados, no sin antes contar con la aprobación de Wintour, especialmente en lo que a convocatoria de celebridades se trata. El show comienza en la red carpet, donde los concurrentes demuestran su interpretación del lema de dress code de cada año, que nunca es sencillo. En 2019, el disparador temático fue 'Camp: notes of fashion', el ensayo de Susan Sontag.
 

Voz y voto

Presencia ubicua durante la temporada de desfiles, llega siempre acompañada por sus guardaespaldas, pero no para evitar a los fans que se agolpan con tal de robarle una selfie sino porque quedó en la mira de los más radicalizados grupos defensores de los derechos de los animales porque a la mujer más poderosa de la industria de la moda -muchos de los grandes nombres de las últimas décadas le deben su carrera- le gusta usar pieles… Y hace alarde de ello. Mujer de convicciones férreas, la política también está en su agenda: fue quien logró la mayor recaudación para Barack Obama en su carrera presidencial.

Esos gestos hacen que Wintour sea tan respetada como cuestionada. Cuando 'The New York Times' tituló la crónica sobre una de las galas del MET como 'La fiesta de Anna', su respuesta fue 'El primer lunes de mayo', un documental que muestra el trabajo de equipo detrás de esa noche que lejos está en ser el capricho de la directora de 'Vogue'.

Y cuando 'Devil wears Prada' se convirtió en un éxito de taquilla, el público dio como dato certero la crueldad y la frivolidad que le imputó el filme basado en la novela de Lauren Weisberg, su exasistente. Entonces, Wintour replicó con 'The September Issue', el documental que registra el detrás de escena de la histórica edición primaveral de la revista en 2007, que tuvo 840 páginas y pesó 2,5 kilos: hay tensión y roces, pero también mucho esfuerzo en equipo y talento.

Desde luego, la era digital no la tomó desprevenida. De vender más de un millón de ejemplares mensuales a competir con los contenidos de las redes sociales, Wintour consideró en Women in the World Summit que este momento es una posibilidad para ensalzar el periodismo de moda: “Tenemos estas múltiples oportunidades para hablar a nuestras audiencias por millones a través de canales diferentes”. Si Anna lo dice...