Estados Unidos para bon vivants

Una distinguida gastronomía distribuida entre los más fructíferos viñedos y bodegas de California, junto a reconfortantes centros de salud y campos de golf conforman la completa propuesta que la fértil región de Sonoma ofrece a escasos kilómetros de San Francisco.

Estados Unidos para bon vivants

Con rápido acceso vía aérea a través de los aeropuertos de Oakland y San Francisco, y a unos 60 kilómetros del Golden Gate Bridge, la región de Sonoma se presenta como un destino ideal para quienes se acercan a las costas del Pacífico y esperan degustar los mejores vinos de California junto a una gastronomía de alto nivel. Pero además, cubre las variadas expectativas de los hombres de negocios mediante excelentes alojamientos, spas y recintos para conferencias entre paisajes enmarcados por el verde de los viñedos y campos de golf.

Sin duda, más allá de quienes buscan descansar lejos del ajetreado ritmo de San Francisco, la región atrae a la mayor parte de sus visitantes gracias a la seducción que ejercen sus vinos, premiados internacionalmente, y a una cocina fresca y natural caracterizada por la sutil incorporación de novedades francesas e italianas con el más clásico estilo americano.

Sonoma, Glen Ellen, Healdsburg, Sebastopol, Santa Rosa, Bodega Bay o Petaluma figuran entre los tradicionales centros urbanos que pueden utilizarse como puntos de partida para recorrer algunas de las 190 bodegas de la zona. Luego, degustaciones y tours especializados permiten sumergirse en el rico presente de una historia comenzada hace casi un siglo y medio, cuando las primeras plantaciones de varietales europeos llegaron a California. Hoy florecen 22.200 hectáreas de viñedos -aún más que en el vecino Napa Valley-, que abarcan el 21 por ciento de la producción de uvas de la mayor calidad.

Entre sabores que privilegian las combinaciones con los mejores blancos y tintos, la oferta gastronómica local se ha visto beneficiada por la calidad de los insumos de las mismas granjas que, desde esta zona, abastecen a los más exigentes restaurantes del oeste de los Estados Unidos. Entre otros exclusivos comedores pueden citarse Glen Ellen Star, The girl & the fig, Cafe La Haye y La Salette, todos íconos gastronómicos de la ciudad.

Para quienes aprecian los mejores ingredientes culinarios, las mismas ventajas aportadas por un entorno ideal para la vitivinicultura han dado impulso a la producción de afamadas marcas de aceites de oliva, incluyendo el arte de casas como DaVero, Asti o B.R.Cohn. Otro sabor ineludible puede hallarse en la elaboración de quesos, cuyo prestigio tiene origen en técnicas utilizadas ya en la década del '30, cuando la Sonoma Cheese Company sentó las bases para fabricantes como Vella, Laura Chenel, Sonoma Jack, Bear Flag o Spring Hill Jersey. Usualmente, esas firmas son las responsables de que durante un almuerzo en alguno de los restaurantes más distinguidos de San Francisco llame la atención la calidad y variada selección de quesos.

Relax y negocios

Las opciones para distenderse en la región de Sonoma pueden comenzar en algunos de los campos de golf proyectados por diseñadores de la talla de Alister Mackenzie, Robert Muir Graves, Ted Robinson y Robert Trent Jones junior. Para quienes prefieran acceder a colinas que aporten vistas del océano Pacífico, las mejores ofertas rondarán entre el majestuoso Sea Ranch Golf y el Bodega Harbour Golf, pudiendo sumar en éste último los exclusivos servicios del Bodega Bay Lodge & Spa.
Integrados a la zona casi tanto como la industria del vino, variados centros de salud completan una estada donde ninguna preferencia queda librada al azar. Entre ellos vale citar a Osmosis Enzyme Baths -seleccionado como uno de los mejores spas del país-, que se especializa en una técnica japonesa de relax centrada en originales baños de encimas y masajes.

Datos útiles

- Para llegar a Sonoma hay que aterrizar en el aeropuerto de Santa Rosa, haciendo escala en Miami o Nueva York y luego en San Francisco, Dallas o Los Angeles. Los precios empiezan en los $ 38.000.

- Sonoma tiene un muy amplio abanico de alojamientos tanto en zonas urbanas como entre chacras y viñedos. Los precios empiezan en los u$s 200.

- Más información del destino: www.sonoma.com

Comentarios0
No hay comentarios. Se el primero en comentar