MIÉRCOLES 28/10/2020
Ejecutivos, caballos y taqueo

Ejecutivos, caballos y taqueo

Para los CEOs fanáticos del polo, el Abierto es un must. Entre aficionados y amateurs, todos focalizan la admiración en la destreza de los jugadores y el trabajo en equipo.

Son muchos los ejecutivos que disfrutan de ver el deporte que admiran por la destreza de los jugadores y ese vínculo particular con el animal. “La gente empieza en el polo por el amor al caballo. El argentino es una sociedad ligada al campo y el caballo es un ícono nacional, y cuando entendés el deporte es maravilloso", cuenta Lucas Adur, CEO de la AAP.

Roland Zey, presidente de Mercedes-Benz Argentina, vio por primera vez un partido de polo en 2008. “Y me enamoró el deporte. Fue un partido muy peleado. Ganó la Ellerstina", recuerda. Esta temporada, dice, trata de ir a todos los partidos. Le gustan los caballos, y cuando va a alguna estancia y tiene la posibilidad, monta. Hace unos años, tomó una clase de polo: "Es un gran deporte pero para nada sencillo de jugar". 

Juan Carlos Villa Larroudet, presidente de Omint, recuerda que de chico jugaba con sus hermanos. en un potrero. Espectador,  sigue a La Aguada. ¿Lo que más le gusta del equipo? “Que se haya iniciado como un emprendimiento familiar de los Novillo Astrada y que hayan logrado desplegar su máximo potencial”, dice. Para el ejecutivo, lo más lindo del deporte es el vínculo que se genera con el caballo

A Alexia Keglevich, CEO Global de Assist Card, su madre la llevaba de chica a ver los partidos. Su corazón es de Alegría -el equipo que la firma apoyó tres temporadas- y su jugador preferido, Hilario Ulloa. "El carácter que le imprime al juego es único. Pasión, garra y compromiso con el equipo, cualidades fundamentales", cuenta.

Para Martín Cabrales, VP de Café Cabrales, animarse a taquear es un pendiente. En su agenda está marcado el Abierto de Palermo, pero también, cuando puede, va a Tortugas y a Hurlingham. "Adolfito es admirable. A verlo jugar pareciera que lo hace como si estuviese en su casa jugando solo en el jardín. Tiene un oficio y unas cualidades únicas", explica. 

El presidente del Grupo Sancor Seguros, Néstor Abatidaga, también es fan del polo. "Es un deporte de equipo y eso me gusta. La habilidad con la que los polistas maniobran semejante animal es impresionante. El trabajo que desarrollan en conjunto es sorprendente", dice. 

"El polo se disfruta, es muy entretenido y muy social. En la temporada te encontrás con mucha gente", agrega Gastón Parisier, CEO de Bigbox, hincha de La Dolfina, que se animó a taquear. Por su parte, Alejandro Chain, gerente de Marketing de White Spirits & Champagnes para Pernod Ricard en Argentina y Uruguay, también se animó a jugar. "Un día decidí probar. Me salió bastante fácil pero es un deporte difícil", cuenta.  

Claudia Sorbac, socia de Maharani Polo y miembro de organización de mujeres franco argentinas Marianne, organiza torneos de polo mixto. Jugadora de polo, compró un campo en Open Door, Nuestra Tierra, para taquear. Hace una década, en Francia, armó el primer torneo de polo femenino. Ya en la Argentina decidió hacer un torneo internacional mixto.

En el campo de juego como en la empresa

Para Zey, de Mercedes-Benz, hay un paralelismo en dirigir una empresa y un equipo de polo: "Ambos son un equipo. Tanto uno como otro significan manejar un grupo de personas que luchan por un mismo fin; cada miembro tiene su puesto y hándicap. Los resultados no se ven a corto plazo sino al final, por ello hay que tener mucha paciencia. Y esos resultados pueden cambiar hasta último momento", asegura. 

Además, pese a que muchas veces vemos el equipo en la cancha, el polo es un deporte que tiene mucho trabajo atrás. "Cada parte de un equipo tiene un lugar importante. Desde el peticero, los caballos, los jugadores. Cada uno de ellos, es vital para que el equipo pueda llegar al máximo de su rendimiento", explica Abatidaga. 

Para Cabrales hay cualidades que tienen los polistas que se asemejan a las de los buenos líderes: saber trabajar en equipo y sacar lo mejor del otro. "En el polo siento que uno tiene que saber jugar con su compañeros y saber sacar lo mejor del caballo y jugar conjuntamente con el", asegura. 

Comentarios0
No hay comentarios. Se el primero en comentar