Balance del mercado del arte en 2020: un año mejor de lo esperado en ventas y subastas

Resumen de lo más destacado en venta de obras de arte en el mundo. Quiénes ganaron y quiénes perdieron en las grandes subastas. Cómo les fue a las galerías y a los artistas de la Argentina

Año difícil y poco apto para el disfrute del arte ha sido este pandémico 2020. Las ferias de arte, que ya superaban las 400 por año y significaban para las galerías un buen porcentaje de sus ventas, desaparecieron.

Las galerías estuvieron la mayoría del tiempo cerradas: se suspendieron las exposiciones y las ventas bajaron promedio un 70%, ya que solamente vendieron en trastienda y con pocos visitantes ante el peligro del contagio de coronavirus.

En contraposición, las casas internacionales de remate han demostrado una capacidad de marketing y de adaptación memorables. Sotheby’s acaba de informar que vendió por valor de u$s 5.000 millones y que sus ventas privadas, fuera de subasta, fueron de u$s 1.500 millones, lo que representa un aumento del 60% de esta actividad similar a una galería de arte.

Christie’s había informado ventas por u$s 4.400 millones y también grandes ventas privadas. Las dos principales casas de subasta realizaron más de 150 ventas online. Y un 30% de los compradores cibernéticos son menores de 40 años. Ambas casas vendieron un 27% aproximadamente menos que el año pasado, lo cual me parece hasta milagroso.

   

A nivel global, no hay datos de cuántas casas de remate o galerías de arte han cerrado, pero sin duda muchas lo han tenido que hacer y otras están en camino. En Francia, la principal casa de subastas es ArtCurial, que sólo vendió un 10% menos que el año pasado y sus ventas fueron por valor de u$s 180 millones.

Los grandes ganadores en esta crisis han sido los asiáticos, que ya representan un 33% del mercado y en poco tiempo pueden ser los primeros compradores del mundo.

   

Grata noticia fue la venta de una obra de la brasilera Tarsila do Amaral (1885-1973) en un remate en Bolsa de Arte, en San Pablo (Brasil). Se titula Caipirinha, es de 1923 y mide 60 x 81 centímetros. Hubo 19 ofertas y se vendió en u$s 12 millones, precio jamás alcanzado en una subasta en América latina. 

Es una pintora con poca obra en el mercado y lo más buscado es de la década del '20. Este año, otra de suya, Luna, fue adquirida por el MOMA de Nueva York, en cifra no revelada, pero se comenta rondó los u$s 20 millones. 

 
Tarsila do Amaral, récord en Brasil
 

Todo esto confirma el 'buen ojo' de Eduardo Costantini, que en 1995 pagó lo que parecía una locura por la obra Abaporu: u$s 1.300.000. Se dice que hace unos años recibió una oferta de u$s 30 millones y la rechazó. Hoy todos podemos disfrutarla en su museo Malba.

 
Frida Kahlo, otra artista latinoamericana récord
 

Este año se vendió también una gran obra del cubano Wifredo Lam (1902-1982). Fue en Sotheby’s en el mes de junio y alcanzó los u$s 9,6 millones. No aparecieron en venta obras importantes del mexicano Rufino Tamayo, que tiene alguna obra vendida en u$s 7 millones; como tampoco de Frida Kahlo, que logró u$s 8 millones por una pequeña obra de dos desnudos.

 
Wifredo Lam, récord de pintura cubana

 

 

Fernando Botero es de los más demandados del mercado y varias de sus obras, tanto en escultura como pintura, se han cotizado en más de u$s 2 millones de dólares: es el artista sudamericano más cotizado.

   

En nuestro país pocos han sido los remates y, además, el porcentaje de venta no ha sido bueno. Generalmente se vende en dólares: algunos lo hacen con el dólar oficial de cerca de $ 88 pesos y otros con el dólar Bolsa de unos $ 143. Además, se sigue sin dar financiamiento y las fechas de venta se superponen.

No aparecieron obras de importancia a la oferta y los números han sido negativos en la mayoría de los vendedores de arte en nuestro país. Aún no nos acostumbramos a las compras de arte por internet, gran motor del mercado en el mundo.

Les deseamos a todos una feliz Nochebuena. Y brindamos por los artistas argentinos, que son lo mejor que tenemos.

 

 

Tags relacionados

Compartí tus comentarios