Emilio Pettoruti, el artista argentino que le puso color al cubismo

Se trata de un famoso y notable artista platense que falleció en París, y cuyas obras, aunque se ofrecen pocas anualmente, han llegado a venderse de forma privada en hasta u$s 1 millón

Nacido en La Plata en 1892, Emilio Pettoruti estudió con el pintor Atilio Boveri y en 1911 realizó una exposición con dibujos y paisajes serranos.

Con una beca, en 1913, viajó a Italia y se radicó en Florencia, donde frecuentó a los artistas 'futuristas' que eran seguidores de Marinetti. También conoció a su amigo Xul Solar y pasaron largas temporadas juntos en casa de las tías de su amigo. Se ganaban la vida realizando ilustraciones.

 
'Tremosine', una de sus primeras obras italianas
 

En 1923 expuso en la famosa galería Der Sturm en Berlín, donde el famoso marchand Léonce Rosenberg le ofreció un contrato. Por desgracia, Emilio manifestó nostalgia luego de 11 años en Europa y la intención de viajar a Argentina, para retornar en 6 meses… Desafortunadamente, recién volvió 27 años más tarde, cuando se instaló en Italia.

Su pintura es neocubista, siguiendo los pasos del español Juan Gris, con la diferencia que Pettoruti incorpora el color como planos a diferencia de la escuela cubista.

 
'El Mantel Azul', emblemática obra de Pettoruti
 

En 1924 realizó una exposición en Witcomb que generó gran revuelo. Motivada por sus amigos de la revista 'Martín Fierro', llegaron a la necesidad de ponerle vidrio a las obras porque eran salivadas. Fue una de las primeras exposiciones de vanguardia de la Argentina, luego de las realizadas por Ramón Gómez Cornet y Pablo Curatella Manes.

Escribió un libro que recomiendo leer, ágil y entretenido, donde narra sus vivencias con el arte y la sociedad: se titula 'El pintor frente al espejo'. Falleció en París en 1971. Su cuerpo fue cremado y, siguiendo su voluntad, sus cenizas fueron esparcidas en el Río de la Plata.

   

En casi todos los museos argentinos hay buenas obras de su autoría. Quizás la más importante es 'El improvisador', que fue adquirida luego de grandes polémicas, en 1940, por nuestro Museo Nacional de Bellas Artes por una suma bajísima.

En 1926, el gobernador de Córdoba, el brillante Dr. Ramón J. Cárcano, lo invitó con todos los honores a exponer allí y le compró la obra 'Los Bailarines', que hoy se puede disfrutar en el Palacio Ferreyra. Le pagó 1000 pesos (unos u$s 6.000 de hoy). Y créase o no, le iniciaron una demanda por "malversación de fondos públicos". Seguramente ha sido la mejor inversión artística realizada por un gobierno cordobés.

 
'Sol de Mañana', de 1945, representativa de su obra
 

En 1987 se creó la Fundación Pettoruti, que posee el archivo del artista y es la autoridad para certificar sus obras. Es, quizás, el más valorado de los artistas del Arte de los Argentinos. Hace muchos años, el Dr. Carlos Pedro Blaquier repatrió una obra que había adquirido el Museo de Arte de San Francisco en EE.UU.: se titula 'El quinteto'.

En operaciones privadas, algunos de sus arlequines de tamaño natural han superado u$s 1 millón, como 'El morocho Maula' que se vendió en remate en Nueva York en u$s 500 mil en 1998 (sus medidas son 160x62 cm). Dos obras similares se encuentran en la Colección de Arte Amalia Lacroze de Fortabat de Puerto Madero. Antes estaban en la entrada de la casa sobre la Av. del Libertador de la coleccionista.

   

Una composición titulada 'Concierto', de 1941, se vendió en u$s 800 mil en 2012. Y otra, titulada 'El Cantor', se vendió en u$s 782 mil también en Manhattan.

Pocas obras aparecen en subasta: son aproximadamente 4 por año. Hay también dibujos pequeños realizados con tinta china y litografías que él seleccionó en 1962 en París, donde vivió sus últimos 20 años.

Tags relacionados

Compartí tus comentarios