Stout, APA, IPA, Bock... ¿Cuánto conocés tu cerveza?

Stout, APA, IPA, Bock... ¿Cuánto conocés tu cerveza?

Esta bebida ganó más popularidad en los últimos años con el auge de las birrerías, lo que derivó en una complejización de estilos y ocasiones de consumo. Una guía de las principales variedades y formas de maridaje.

Es una de las bebidas más antiguas del planeta (sus orígenes se remontan a 5.000 años atrás), pero desde hace unos años su popularidad se incrementó con el boom de las birerrías y cervezas artesanales, entonces una proliferación de sabores y colores invadió las esquinas del país. Sólo en 2017, los argentinos consumieron un promedio de 18 millones de hectolitros a nivel nacional, es decir, unos  42 litros anuales per cápita. Pero más allá de las nuevas categorías que se incorporaron al paladar argentino ¿es tan fácil diferenciar a simple vista una Pilsen de una Helles, o una Porter de una Stout? Antonella Sotera, Jefa de Calidad de CCU –miembro de, Cerveceros Argentinos, la Cámara de la Industria Cervecera Argentina– explica las diferencias entre los estilos más emblemáticos.

Las Lager

Pilsen. Es originaria de la región de Bohemia en República Checa. Las Pilsen modernas se caracterizan por ser cervezas ligeras, tienen un suave dulzor de la malta, trazas de caramelo, un amargo leve a moderado y un delicado aroma a lúpulo. Su perfil se acompaña con colores que suelen ir del pálido hasta el amarillo dorado y una graduación alcohólica que ronda los 4 a 5 % VOL.
Maridaje: se complementa bien con un amplio rango de comida liviana como pollo, ensaladas y salmón.

Bock. De origen alemán. Si bien hay muchos estilos que se desprenden de bock, como las dunkel bocks, las doppelbocks o las eisenbock, el corazón del estilo se encuentra en su color que puede ir desde el ámbar al marrón oscuro, y su fuerte sabor a malta que se balancea perfecto con el leve amargor que le brinda el lúpulo. En el aroma también está presente la malta y un suave tostado.
Maridaje: si bien hay una amplia variedad que se originan en bock, en general maridan bien con comidas picantes como Thai, carnes asadas e incluso con postres a base de chocolate.

Helles. Es una lager alemana limpia, maltosa, de color dorado caro, con aroma y sabor a malta a grano-dulce y un final suave y seco. Lúpulos sutiles, florales o herbales de contenido amargor ayudan a mantener el balance maltoso pero no dulce, lo que ayuda a que esta cerveza sea una bebida refrescante, de todos los días.
Maridaje: se puede maridar con un amplio rango de comidas livianas, como ensaladas y mariscos.

 

Mapa cervecero argentino: 5 destinos para los amantes de la birra artesanal

 

Märzen. Una lager ámbar alemana, con sabor a malta limpio, a pan algo tostado, moderado amargor y un final seco que alienta otra bebida. La impresión general a malta es suave y compleja, con un rico retrogusto que nunca es empalagoso o pesado. El amargor de lúpulo es moderado y el sabor a lúpulo es de bajo a ninguno. El lúpulo proporciona suficiente balance para que el paladar maltoso y el final del trago no parezcan dulces. Es de color ámbar rojizo.
Maridaje: se  recomienda con quesos suaves, carnes asadas o pescado grillado.

Vienna. Una lager ámbar alemana, con sabor a malta limpio, a pan algo tostado, moderado amargor y un final seco que alienta otra bebida. La impresión general a malta es suave y compleja, con un rico retrogusto que nunca es empalagoso o pesado. El amargor de lúpulo es moderado y el sabor a lúpulo es de bajo a ninguno. El lúpulo proporciona suficiente balance para que el paladar maltoso y el final del trago no parezcan dulces. Es de color ámbar rojizo.
Maridaje: combian bien con quesos suaves, carnes asadas o pescado grillado.

 

Las Ale

American Pale Ale (APA). Una cerveza americana moderna adaptada de las Ales Pálidas Inglesas. Una Ale de color dorado pálido a ámbar ligero, refrescante y lupulada, todavía con suficiente soporte de malta para hacer la cerveza balanceada y bebible. Moderado a fuerte aroma a lúpulo con un amplio rango de características posibles, cítricas, florales, pináceas, resinosas, especiadas, a frutas tropicales o de carozo. Ninguna de estas características específicas es requerida, pero los lúpulos deberían ser evidentes. En el sabor, el balance es típicamente hacia los lúpulos finales y amargos, si hay presencia de la malta debería ser solo de soporte.  
Maridaje: estas cervezas pueden maridar bien con comidas picantes, como los platos de origen hindú, carnes asadas y quesos como el cheddar.

 

Empezó haciendo cerveza en su garaje y hoy es socio de un gigante regional

 

India Pale Ale (IPA). Tiene su origen en la expansión comercial de Inglaterra y se creó para adaptarse a las condiciones adversas del viaje hacia las colonias británicas en India. Hoy en el mercado hay una gran variedad que se desprenden de la IPA, como doble IPA, Wheat IPA, Black IPA las cuales se caracterizan por su amargo y aroma luplado. En una IPA encontramos un prominente a intenso aroma a lúpulo, ya sean cítricos, florales, pináceos, resinosos, especiados, a frutas, etc. Muchas versiones utilizan dry-hopping y pueden tener un aroma a lúpulo fresco adicional; esto es deseable, aunque no requerido. El sabor a malta debe ser de bajo a medio-bajo, en general limpio y a grano-maltoso, aunque son aceptables algunos sabores a suaves caramelo o tostado. Final seco a medio-seco; el dulzor residual debe ser bajo a ninguno. El amargor y el sabor a lúpulo pueden permanecer en el retrogusto.
Maridaje: puede resultar un gran aliado si los platos son muy especiados o picantes. También puede acompañar ceviches, anchoas y otros platos de pescado.

Porter. Este estilo nació en Londres. Es una cerveza color marrón claro a oscuro, de moderada intensidad con un restringido carácter tostado y amargor. Puede tener una gama de sabores tostados, generalmente sin cualidades quemadas, a menudo con un perfil de malta-chocolate-caramelo. Moderados sabores de malta a pan, bizcocho y tostado (frecuentemente con un carácter a chocolate) y a menudo significativo carácter a caramelo o nuez. Puede tener otros sabores secundarios, como café, galletas o tostado en apoyo. No debe tener un sabor torrado áspero o quemado significativo, aunque pequeñas cantidades pueden contribuir con una complejidad de chocolate amargo. Sabor a lúpulo moderado a ninguno. Amargor medio-bajo a medio. Por lo general, bastante bien atenuada, aunque puede ser un poco dulce.
Maridaje: especial con ostras, carne de cordero, carnes a la pimienta, carnes fuertes ahumadas y caramelizadas. Ideal con queso de cabra y fuertes como el parmesano y gruyere.

Stout. Es de origen británico, y de ella hoy se desprenden diversos tipos como: Imperial Stout, Sweet Stout, Dry Stout. La Stout básica es una cerveza muy oscura y con un perfil marcadamente tostado. Una Sweet Stout tiene un suave aroma a grano tostado, a veces con notas a café y/o chocolate. Una Imperial Stout tiene un carácter a malta tostada que puede adquirir tonos ligeros a moderadamente fuertes, a café, chocolate oscuro o ligeramente quemado.
Maridaje: en general, son ideales para acompañar pescados, mariscos, almejas y otros frutos de mar; quesos fuertes y suaves, jamón ibérico, carne de cerdo y chucrut. Muy buenas con chocolates y postres cremosos a base de chocolate.

Scotch Ale. Originaria de Escocia, esta cerveza es de color rojizo pálido a marrón. Aroma de carácter maltoso entre bajo y medio, a menudo con sabores de migas tostadas o galletas inglesas. El sabor está focalizado en la malta, donde se perciben notas de malta caramelo y un suave sabor a la manteca (diacetilo). El amargor del lúpulo es perceptible y, de hecho, equilibra el carácter de la malta. Sin embargo, su sabor es entre bajo e inexistente.
Maridaje: excelente compañera para carnes rojas y blancas, ahumadas y agridulces, papas y guisados. También para acompañar postres cremosos.

Weissbier. Es una cerveza de trigo alemana pálida de la zona de Bavaria, de color pajizo pálido a dorado, y refrescante, final seco, sensación en boca algo cremosa El aroma de los fenoles (usualmente clavo de olor) y ésteres frutales (típicamente banana) son de moderados a intensos y son producto de la levadura. Puede estar presente un ligero a moderado aroma a trigo (el cual se puede percibir como pan o granos), pero no otras características de la malta. Con un sabor pleno en el paladar y un final relativamente seco. La percepción de dulzor se debe más a la ausencia de amargor de lúpulo que a la presencia de azúcar residual.
Maridaje: muy buenas compañeras para omelettes, quesos semiduros, gouda jóvenes y mariscos. También pueden combinar con platos que dejan sensación grasa en boca.