MIÉRCOLES 20/11/2019
Bariloche estrena ruta de la cerveza artesanal con ingredientes patagónicos

Ruta de la cerveza en Bariloche: bares y nuevos estilos para conocer

Es la ciudad con mayor cantidad de cervecerías per cápita del país. El lúpulo local y la calidad del agua se traducen en variedades novedosas para los fanáticos de la birra artesanal.

Desde las clásicas IPAS, hasta sabores nuevos y más osados como los de una cerveza elaborada con lúpulo patagónico rojo, rosa mosqueta, hibiscus o frambuesa, los amantes de la birra artesanal tienen mucho para aprender y degustar en Bariloche.

Por la calidad del agua y por el cultivo de lúpulos -ingrediente clave para la elaboración de esta bebida- en la zona de El Bolsón y el Alto Valle de Río Negro, Bariloche se convirtió en el polo patagónico de la cerveza artesanal argentina. De hecho, según afirman referentes de la industria local, es la ciudad con mayor cantidad de cervecerías per cápita del país.

A continuación, un recorrido cervecero imprescindible para conocer algunos de los principales brewpub de la ciudad, así como las últimas tendencias en birras patagónicas. 

Blest

Con 30 años recién cumplidos, la empresa fundada por Julio Migoya y Nicolás Silin en 1989 es uno los principales exponentes de la cerveza artesanal a nivel nacional y local: empezó cuando la cerveza craft aún no existía en la Argentina y hoy ya tiene 10 franquicias en distintas provincias. 

“Tras un retiro voluntario en la década del '90, se les ocurre empezar a experimentar con cerveza artesanal. No había insumos, se conocía poco sobre lúpulos y no había ni cebada malteada. Arrancaron el emprendimiento en El Trébol, diseñaron ollas de cocción y después empezaron a tratar de comercializarla. Al principio fue muy difícil, nadie la conocía y tampoco era buena: eran los primeros cerveceros del país”, relata Ignacio Mochnacz, brewmaster de Blest.

La cervecería arrancó con una pilsen y realizó la primera bock del país. En 1996 abrió en el kilómetro 11 de la Avenida Bustillo su propio brewpub,  local que se mantuvo hasta noviembre de 2015 y al que no descartan volver. Desde entonces, la microcervecería se encuentra en el kilómetro 4 y hoy ofrece 11 estilos de birra, entre los que se encuentran stout, scotch, frambuesa y honney.

Mochnacz, quien se encarga de la producción, afirma que siempre están generando nuevos estilos. Este año y el anterior, por ejemplo, elaboraron una nueva variedad con la levadura patagónica S. eubayanus en el marco del proyecto 'Patagonia Salvaje', el cual busca generar estilos propios patagónicos mediante un trabajo conjunto entre la ciencia y el sector productivo.

“Por dos años, quienes integramos la Cámara de Cerveceros de Bariloche tenemos uso exclusivo de esta levadura a nivel comercial por haber apoyado la iniciativa. La idea es que después se expanda a nivel nacional para tener un producto 100% argentino con cebada, lúpulo y levadura patagónicos”, añade.

La Cruz

Fundada en 2012 y visitada principalmente por el público barilochense, la cervecería La Cruz mantiene una identidad de estilo inglés: cervezas con mucho carácter y cuerpo, elaboradas con maltas nacionales, alemanas y belgas.

Desde su fábrica, Simón Ocampo cuenta que diversifican por estilo según la temporada. “Para el otoño planeamos hacer una scotch, que es una cerveza escocesa con bajos agregados de lúpulo, muy alcohólica, con perfiles a madera y a frutos secos. También pensamos hacer una doble IPA, que es una cerveza que gusta bastante, y una honney, que es algo que no hacíamos”, adelanta.

“Para el invierno siempre tenemos la robus porter, que es como una porter doble: tiene una mayor concentración de grano, por lo que lleva una mayor cantidad de azúcares y por lo tanto más alcohol al final de la fermentación. Son sabores más fuertes”, explica Simón.

Con una producción de 30.000 litros por mes, la cervecería distribuye sus productos a varios puntos del país y además tiene su propio bar en Bariloche, alejado del circuito turístico, sobre la calle Nilpi 789.

“La cerveza artesanal entra desde las IPA, pero hay un público más pequeño que busca estilos más osados. Por eso estamos elaborando variedades muy interesantes. El conocimiento se genera cada vez más rápido para poder afianzar la tendencia del mercado”, apunta Ocampo.

Berlina

Los hermanos Bruno, Guido y Franco Ferrari crearon Berlina -nombre con que se conoce a la musa inspiradora de los maestros cerveceros- tras el sueño en común de hacer birra y tener un negocio independiente.

En 2020 cumplen 15 años, pero según aseguran, siguen manteniendo el espíritu inquieto de cuando eran homebrewers. “Hacemos dos o tres cocciones de temporada, no planificamos mucho. Tenemos un piso para abastecer. Pero lo que tenemos ganas de cocinar, lo hacemos”, señalan desde su fábrica en Colonia Suiza.

Berlina abrió su primer brewbar en 2005, en el kilómetro 12 de la Avenida Bustillo. La fábrica estuvo allí durante muchos años, pero a fines de 2012 decidieron mudarla a Colonia Suiza, desde donde envasan y distribuyen a varias ciudades de la Argentina. Acá se pueden probar unos 18 estilos de cerveza: desde las clásicas IPAS hasta sabores nuevos e innovadores y otros de estación. 

A lo largo de su historia, cuentan que hicieron más de 100 estilos aunque no todos fueron embotellados. Algunas de las que sí se pueden conseguir –y son muy exitosas- son las choco beers que elaboraron junto a la chocolatería Rapanui y la pumpkin ale, con calabaza y canela.

“Esto recién empieza. Estamos en una fase iniciática de la birra artesanal. Nosotros estamos buscando nuestra propia voz, saliendo de lo europeo. Queremos llevar una embajada de Bariloche a cada lugar donde vamos”, resaltan.

Gilbert

Construida sobre la entrada de un viejo establo de 1930, la cervecería Gilbert propone un ambiente totalmente diferente al de las demás cervecerías de la ciudad.

Alejandro Gilbert compró este espacio en el barrio de Las Cartas -en el kilómetro 24 del Circuito Chico- en 2004. Cuatro años antes, en el tiempo libre que le dejaba su hostería, había empezado a experimentar en el mundo de la cerveza artesanal.

“Trabajaba con turismo estudiantil y a la tarde me quedaba un hueco de tiempo libre. Me habían contado cómo se hacía la cerveza artesanal y había una empresa que te vendía todo para empezar. Empezaban a salir cosas horribles porque el agua la hervíamos antes y no sabíamos de temperatur: nos salía cerveza color café con leche”, confiesa, entre risas, Alejandro.

Todo cambió cuando su hijo Tomás empezó a estudiar cómo hacer cerveza. Para  noviembres de 2004, cuando abrieron la cervecería, era él quien ya estaba a cargo. Alejandro, por su parte, se ocupó de la parte gastronómica.

Tenemos 7estilos que rotan y tres fijas: una IPA, una APA y una stout. Nos visita mucha gente de turismo que no está empapada con la cerveza artesanal, por eso proponemos que vengan a vivir una experiencia”, cuenta Tomás.

Primera Fiesta de la Cerveza Artesanal

Si algo dejó en claro la primera Fiesta de la Cerveza Artesanal que se realizó en esta ciudad entre el 17 y el 21 de febrero fue el potencial que tiene para convertirse en la capital nacional de esta bebida que día a día suma más adeptos.

En Pinta Bariloche se vio la camaradería que existe entre los distintos jugadores del sector, desde los más grandes hasta los más pequeños, y el potencial para crear una verdadera ‘ruta de la cerveza’. 

“En noviembre decidimos organizar la fiesta y convocar cervecerías para que sea un fiestón en tres años. Lo que pasa a nivel mundial nos pasa a nosotros, la cerveza artesanal no cayó en ningún lugar del mudo. La gente hoy no toma rubia ni roja: toma variedades y sabe sus características”, señaló Guillermo Perticará, uno de los fundadores de la cervecería Konna, la cual cumplió 7 años en la ciudad.

Stout, APA, IPA, Bock... ¿Cuánto conocés tu cerveza?

Es una de las bebidas más antiguas del planeta (sus orígenes se remontan a 5.000 años atrás), pero desde hace unos años su popularidad se incrementó con el boom de las birerrías y cervezas artesanales, entonces una proliferación de sabores y colores invadió las esquinas del país.

“Podemos decir que la cerveza artesanal es una moda porque está en auge, pero se ve un cambio en el consumo. Por otro lado, la mayoría de los cerveceros estamos haciendo un muy buen producto. Puede gustar o no algún estilo, pero la calidad está siendo muy superior a lo que era y eso el consumidor te lo hace saber. Está muy exigente y aprendió mucho de cerveza”, señala Franco Lapenna, socio y gerente general de Blest.

Para destacar, dos novedades que se presentaron durante el evento y que seguro en unos años marcarán tendencia en el sector son la Patagonia Pale de Duham, la primera cerveza con lúpulo patagonia red, y la Patagonia Salvaje, la primera cerveza hecha con ingredientes 100% patagónicos y creada por científicos del Conicet.

Comentarios0
No hay comentarios. Se el primero en comentar

Shopping