MIÉRCOLES 20/11/2019
Qué es la NEIPA y por qué es la cerveza artesanal del verano... ¿y del año?

Qué es la NEIPA y por qué es la cerveza artesanal del verano... ¿y del año?

La cerveza New England IPA es la ganadora de la temporada. Tiene sabor a frutas tropicales y un toque especiado muy singular.

Después del boom de la IPA, que con su sabor lupulado y amargo le dio una nueva vuelta al consumo de cerveza, la NEIPA (New England IPA) se posiciona como la nueva tendencia de la bebida en versión craft.

Con características llamativas -a la vista es muy turbia, tiene sedosidad en boca, aroma y sabor intensos pero no tan amargos-, son varias las birrerías locales que apuestan a esta variedad que es candidata a ser la variedad estrella del año.

Ya se impuso como la cerveza del verano porque es fresca, con un toque especiado, y tanto a la vista como en el paladar da la sensación de tomar un jugo de frutas (también se llama juicy IPA). De hecho, se pueden identificar sabores tropicales, como melón, maracuyá, durazno y mango.

El origen de esta cerveza está en New England IPA, en el este de los Estados Unidos, la costa opuesta a la zona natal de la IPA. Este estilo moderno empezó a tomar fuerza en 2010, y desde allí acumula diferentes versiones alrededor del mundo.

La NEIPA también fue incorporada a la guía de estilos de la Beer Judge Certification Program (que certifica a los jueces que evalúan esta bebida en diferentes competencias) y se juzgó por primera vez en la Copa Cervezas de América (el primer puesto fue para Cervejaria Imigração, de Brasil).

Desde el año pasado, la NEIPA también encontró su lugar tanto en los planes de los brewers argentinos como en las canillas de los bares cerveceros locales. Los consumidores respondieron con entusiasmo. “En la última edición de La Noche de las Birrerías la gente pidió más NEIPA, que para nosotros era una birra nerd, de nicho, difícil de encontrar inclusive. Durante el evento no sólo estuvo en la mayoría de las birrerías de la lista sino que además la gente la pidió. La NEIPA es una cerveza particular, con un gusto fuerte y profundo, que no se olvida. Ahora quizás es la moda, en el buen sentido. Cuando arrancamos, la moda era la IPA. Ahora probablemente se venga un 2019 inundado de NEIPA”, cuenta Facundo Soler, uno de los organizadores de La Noche de las Birrerías, evento que en su última edición agotó las 10 mil pintas con descuento que puso a la venta anticipada para probar en casi 50 cervecerías porteñas.

La NEIPA abre la posibilidad de incorporar al público que disfruta el perfil cítrico y frutal del lúpulo pero no tanto el amargor. Es una cerveza amable al paladar, por lo que muchos la llaman ‘jugo de frutas’ con ironía. Es importante saber que todo el perfil frutado proviene exclusivamente del lúpulo y del trabajo con la levadura”, explica Martín Casanova, sommelier y socio de Growlers, cervecería que suele tener esta variedad entre sus canillas.

Stout, APA, IPA, Bock... ¿Cuánto conocés tu cerveza?

El lúpulo, la estrella

En aroma y sabor, la NEIPA se caracteriza por tener al lúpulo como protagonista absoluto. Para elaborarla no suele usarse uno o dos tipos sino varios, que son incorporados en diferentes etapas de la cocción, en busca de objetivos como textura sedosa, sutileza, notas especiadas, toques tropicales.

Los paladares cerveceros expertos ya fueron y volvieron con respecto al lúpulo. Ahora están buscando la sutileza tanto en la boca como en el aroma”, cuenta Edwin Harvey, cofundador de Jarva, la brewery de Pilar (donde tienen bar propio) que decidió sumar esta variedad al observar las tendencias cerveceras en los Estados Unidos. La NEIPA de Jarva está elaborada con cuatro lúpulos y tiene un agregado de naranjas frescas durante su maduración, lo que realza aún más el carácter frutal de la variedad.

“Es una bomba de lúpulo”, resume Sebastián Carrillo Miño, maestro cervecero de Buller Brewing Company (firma que elabora sus propias cervezas y tiene bar propio en Recoleta), sobre la New England IPA que elaboran con diferentes técnicas de lupulado y especies de esta flor, de las que utilizan 10 gramos por cada litro de bebida. Con flores de lúpulos de la Patagonia hicieron mash hop –en el macerado–, al llenar la olla de cocción sumaron lúpulo Calypso, para que el amargor fuera más sutil. Una vez apagado el hervidor agregaron Huell Melon (que le dio notas especiadas en aroma) y luego llegaron tres Dry Hop (durante la maduración) con lúpulos Citra y Mosaic, la vuelta tropical de la receta.

La elección de los lúpulos hizo que Gorillaz Brewing le diera un carácter local a su variedad: la llamó NAIPA, New Argentina IPA, ya que está hecha por completo con lúpulos nacionales. Su proveedor de El Bolsón tenía pequeñas partidas de Victoria y Bullion que los cerveceros dedicaron exclusivamente a la NAIPA: “Estos dos lúpulos  aportan bastante de lo que se busca en una NEIPA, pero también notas muy características y particulares como un poco de picor en boca más allá de notas frutales”, cuenta Ramiro Rodriguez Etchelet, brewmaster de Gorilla, que elabora en Buenos Aires y suele buscar recetas innovadoras. “Quedó con un carácter muy frutal como también levemente resinosa y algo especiada, al tomarla da una sensación de picor, como si tuviera ají o algún picante. Realmente estamos contentos con el resultado y esperamos a la cosecha del año que viene para poder repetirla”, asegura.

Sin filtro

A la vista, la NEIPA es muy diferente a otras variedades: de color entre amarillo y anaranjado, llama la atención por su turbiez y apariencia espesa. Los motivos de esto es, por un lado, que es una variedad que no se filtra una vez terminada la elaboración. Por otro, además de cebada, en su receta suele llevar avena y trigo.

“La opacidad es una de las características que define a este estilo, por eso también se la llama hazy IPA (‘neblinosa’, en inglés). No tiene que verse brillante. Nuestra versión, la Vera IPA, tiene entre sus maltas el trigo malteado. En apariencia, vas a encontrar un color dorado anaranjado profundo, con una espuma blanca persistente”, cuenta Sol Cravello, jefa de conocimiento cervecero de Cerveza Patagonia (que hace unos meses inauguró su primer bar en Buenos Aires) y parte de la comunidad Mujeres Cerveceras.

La causa de la turbidez –las maltas de la receta– también tiene brinda otra característica interesante a esta cerveza: “La IPA y NEIPA comparten el perfil estadounidense, pero tienen finales en boca, amargor y azúcares residuales diferentes. La NEIPA tiene un alto contenido proteico, que es lo que la hace turbia y eso genera una suavidad al tomarla. Nuestra IPA, en comparación, tiene un perfil mucho más seco”, cuenta Gabriel Furnari, maestro cervecero de El Galpón de Tacuara, quienes dentro de su sección experimental cocinaron 1000 litros de NEIPA junto a Bucaré.

En un primer pedido, la NEIPA puede resultar rara a los ojos desconocidos, ya que es muy llamativa la ausencia de brillo en el vaso. Pero, como en otros aspectos, el consumidor acumula conocimiento. “Hoy en día la turbiez está más aceptada por el consumidor. Siempre hubo estilos turbios, como algunas cervezas de trigo –Heffeweizen o Witbier–, pero no se popularizaron de manera fuerte en la Argentina. Pero es muy común que los turistas pidan una ‘white beer’ haciendo referencia a una ‘cerveza blanca’”, cuentan en Growlers.

Dupla ideal

A la hora de pensar maridajes, aparecen los platos frescos, pero también contrapuntos muy interesantes para probar: “La NEIPA combina muy bien con ensaladas o sándwiches con frutas y quesos, sabores agridulces y comida thai. En general, va bien con comidas que no tienen mucha intensidad de sabor o grasa, pero sí son aromáticas y especiadas. Por ejemplo, un risotto perfumado”, ejemplifica Cravello. En Growlers proponen uno de sus platos más ricos: “Las NEIPA son ideales para completar y complejizar platos sazonados, con sus notas cítricas y frutados. Va muy bien con nuestras empanadas de bondiola a la barbacoa, donde el dulzor de la barbacoa se acopla de forma muy amable con la NEIPA y las notas cítricas completan de forma inmejorable la experiencia”.

Dónde probar NEIPA

  • Desarmadero: siempre tiene una NEIPA en sus canillas, por ejemplo las de los brewers Itzel y Waracha (Gorriti 4295, Palermo).
  • Growlers: allí se pueden probar las de Gorilla y Jarva (Av. Santa Fe 1430, Recoleta y sucursales).
  • Breoghan (Bolívar 862, San Telmo).
  • El Galpón de Tacuara (Malabia 1574, Palermo).
  • Buller (Junín 1747, Recoleta).

Comentarios0
No hay comentarios. Se el primero en comentar

Shopping