Los mejores vinos para las fiestas

Una botella puede ser la opción más efectiva para hacer un regalo o para compartir en las fiestas. Por ello se deben tener en cuenta algunos datos para no fallar y encontrar la etiqueta adecuada.

Los mejores vinos para las fiestas

La mayoría de las personas que va en busca de un vino para descorchar en las fiestas de fin de año o bien para regalar, quizás por practicidad, lo primero que mira es el precio, ya que supone que gastando lo más que pueda cumplirá con el objetivo. Sin embargo, no siempre es así. En muchas ocasiones, gran parte de esas botellas terminan en el mueble de la cocina, el placard o la cava, y rápidamente pasan al olvido; o bien, en el mejor de los casos, pueden ser descorchadas más por necesidad que por predisposición.

Pero para aquellos a los que sí les interesa decir algo regalando una botella, un vino puede ser no sólo la opción más segura y efectiva, sino también la más original. A la hora de pensar en la etiqueta, en lo primero que hay que pensar es en el agasajado, en sus cualidades, costumbres, gustos, estilo. Luego hay que tener en cuenta la ocasión en la que se va a hacer el presente, sobre todo porque puede ocurrir que termine en las copas ese mismo día. Por lo tanto, si bien el que regala a conciencia está dando un mensaje, la necesidad de lucirse es imperiosa. Así que es sensato elegir un vino listo para beber y disfrutar.

Otro punto a tener en cuenta es que hay que encontrar etiquetas que tengan un significado. Esto no tiene que ver exclusivamente con marcas, sino con una conjunción de factores: una añada, una región, un varietal específico, un blend de cepajes o de terruños, un tinto que sacó tal puntaje o que es vinificado por un enólogo determinado. En las góndolas hay cientos de ejemplares que tienen algo especial; sólo es cuestión de encontrar el indicado. Esto pone de manifiesto que lo más importante del vino no está dentro de la botella, sino que es una sumatoria de factores entre los cuales lo de afuera -el primer impacto- también es relevante. 

Por todo ello, cuando haya que elegir un vino para compartir en estas fiestas, debe lograr que en la memoria y el paladar perduren la justificación de la elección (el porqué) y, por supuesto, los aromas, sabores y texturas del vino.

Algunos vinos para no perderse

- Zuccardi Concreto 2016. Un tinto de alta gama muy diferente a todo lo conocido: 100% Malbec de Altamira fermentado (con racimo entero) en hormigón, sin contacto con madera. Frutal y algo herbáceo, definido y limpio, muy puro y con gran jugosidad en el paladar. Impecable equilibro entre fluidez, acidez y estructura. Textura algo austera y elegante.

- Laguna Brava Tannat 2012. Una excelente muestra de cómo se pueden hacer vinos potentes y expresivos, y al mismo tiempos elegantes y complejos. Este es una alquimia de aromas terrosos, a mora, cassis, damasco, clavo, rosa, pimienta rosa, y mucha fruta. En boca es dulce, redondo, jugoso y casi gordo. De textura sedosa y acidez impecable. Taninos firmes y domados al mismo tiempo. Un tinto emocionante.

- Séptima 10 Barricas Cabernet Sauvignon 2012. Soberbio Cabernet Sauvignon de Agrelo, uno de los terruños que mejor expresa a esta cepa. Es cargado, con mucha fuerza y cuerpo, e incluso nervio para calmar, a pesar de ya tener cinco años de vida. Aromas especiados, a té negro y algo pimentoso, y un paladar contundente, con taninos algo dulces y presentes.

- Altar Uco Edad Media Blanco 2015. Un blanco fuera del catálogo, corte de 90% Sauvignon Blanc, 8% de Chenin Blanc y Chardonnay, criado en barricas de roble nuevas de 500 litros. Pungente, de acidez penetrante y mucha fineza. Sus aromas limpios remiten a cítricos y hierbas, en tanto en la boca es delicado, casi intelectual. Luego de cada trago queda vibrando el paladar por largo rato.

- Altos Las Hormigas Terroir Valle de Uco 2014. Un vino cuya expresión es sinónimo del Valle de Uco. Aromas frescos, algo especiados y minerales, limpios y definidos. En el paladar es más vertical que ancho, muy delicado en su expresión, algo floral y con notas de frutos negros muy elegantes. Puede beberse ya o guardase unos años; es para repetir.

Comentarios1
Carlos Q
Carlos Q 22/12/2017 11:32:31

En fin...... hay que llenar espacio con notas.....