Es celíaco, creó una cadena de locales gluten free y ahora comparte sus recetas

Es celíaco, creó una cadena de locales gluten free y ahora comparte sus recetas

Javier López fue gerente en multinacionales. Un pico de estrés derivó en celiaquía. Creó Goût, marca de alimentos sin TACC que ya tiene su libro y una primera franquicia.

Era un exitoso gerente de una empresa multinacional, con una reconocida trayectoria. Pero su agitado ritmo de vida empezó a mostrar secuelas: hipotiroidismo, exceso de colesterol malo y finalmente, celiaquía. “Estuve 25 años en el mundo corporativo, trabajé en Burger King, Coca-Cola, Europ Assistance. Pero entre los 42 y los 43 años me dio un estresazo y me tuve que tomar unos meses. Me di cuenta que no estaba feliz con lo que estaba haciendo”, cuenta Javier López, quien decidió dejar el mundo corporativo y emprender.

En 2014 lanzó, junto a Fernando Rivaud, Goût, una cadena dedicada especialmente a la elaboración y venta de alimentos libres de gluten, que ya tiene 5 locales. Ahora decidió materializar su vivencia en un libro -editado por Planeta- donde comparte 80 recetas sin gluten de las recetas desarrolladas in-house y, a través de ellas, su propia historia.

Mini supreme, hecho con mousse de chocolate. Fotos: Santiago Ciuffo

“Cuando me diagnosticaron celiaquía no me gustaba nada de lo que veía. No quería vivir a galletas de arroz. Notaba que en la Argentina faltaban productos para celíacos que fueran frescos, atractivos, que tuvieran el mismo sabor que las versiones con gluten. Entonces compré un pequeño centro de producción en Parque Patricios, puse una pastelería en la plaza Vicente López y fuimos probando hasta que logramos lo que estaba buscando”, relata.

“La palabra Goût viene de gusto, de placer. Queríamos crear un mundo gluten free pero en el que cualquiera quiera entrar”, explica el emprendedor. Hoy, fabrican 50 opciones dulces y saladas.

Macarons de limón y naranja. Fotos: Santiago Ciuffo.

Se calcula que el 10% de la población tiene algún tipo de intolerancia al gluten pero sólo el 1% lo sabe. “En  la Argentina, la ley de celiaquía no se aplica. Tenés que tener una cocina aparte por la contaminación cruzada, lo que la hace muy difícil de cumplir y difícil de masificar. Por eso nosotros apuntamos a un local todo gluten free pero donde la comida sea igual a cualquier otra y que las personas que comen con gluten también se vean tentadas a venir”, explica López. 

Destaca que próximamente abrirán un nuevo local en San Isidro y remodelarán el centro el producción en Parque Patricios, para ampliarlo. “Apostamos a crecer a pesar de la coyuntura: creemos que en las crisis hay oportunidades”, define López. Después de la primera franquicia en Rosario, adelanta que les gustaría ampliar la red en el resto del país.