Cómo es el negocio de cocinar para las redes sociales

A fuerza de postear platos de comida que lucen irresistibles y de compartir el paso a paso de recetas amigables, dieron origen a una nueva tribu de celebridades gourmet, tan creíbles como queribles. Quiénes son los food  influencers más populares de la Argentina. 

Cómo es el negocio de cocinar para las redes sociales

Desde que el celular se convirtió en un aliado imprescindible tanto para el trabajo como para el entretenimiento, Instagram se instaló como la app más amigable entre las redes sociales. En esa plataforma, los cook instagramers saltaron a la fama con sus fotos #foodporn y sus recetas fáciles de replicar con el stock de la alacena. El boom de seguidores los convirtió en referentes también para las marcas, que los eligen para promocionar sus productos. Y, como sucedió en otros tiempos con las figuras de la televisión y el cine, se han convertido en las cotizadas celebrities que todos quieren fichar para sus eventos sociales.

De $ 6 mil a $ 50 mil es lo que cobran, off the record, los cook instagramers cuando son contratados para asistir a eventos de marcas o realizar publicaciones pautadas de los lanzamientos de sus auspiciantes. En general, el acuerdo es 50 % cash y 50 % en productos.

Si bien algunos de los cook instagramers  con mayor cantidad de seguidores son cocineros, se distinguen por su fanatismo por comer y beber para mostrarlo. Su éxito resulta de la combinación entre ser el medio y el mensaje, lo cual los convirtió en personajes creíbles y queribles entre sus followers.

 

@elgordococina

En junio de 2015 nació la cuenta El Gordo Cocina, una de las más seguidas en Instagram. “Es la constancia y trabajar todos los días lo que me permitió conseguir tantos followers”, asegura el periodista venezolano Víctor Manuel García (37). Si bien al principio se preguntó “¿quién querría verme cocinar?”, sus amigos y conocidos no dudaron en alentarlo para que su pasatiempo tuviera una veta comercial. Fue entonces que se decidió a postear con mayor regularidad y a mejorar su presencia en esa red social. “En ese momento se veían en Instagram muchas imágenes de elaboraciones bonitas pero pocas con recetas. Lo mío fue diferenciarme en ese sentido, porque contaba cómo preparar cada plato”, evoca quien tienta con sus propuestas de desayunos, sándwiches y pastelería con ingredientes simples.

El nombre de la cuenta surgió cuando su mujer convocó por teléfono a una cena de amigos: “El Gordo cocina”, fue el argumento con que los convenció. Esa combinación de palabras tuvo la musicalidad necesaria para convertirse en marca con pregnancia, revela García, especialista en marketing. 

La cantidad de seguidores creció de a poco, si bien ya a fines de 2015 sumaba 30 mil. “En diciembre se produjo un quiebre de la mano de una profesionalización de los posteos: empecé a mejorar las producciones, invertí en vajilla para que se vieran más lindas, desarrollé un buen contenido para cada una y comencé a publicar por lo menos cuatro por día. Creo que los seguidores se identifican con una búsqueda que yo mismo viví: trabajar todo el día en una oficina y volver a casa sin saber qué cocinar o sin tener nada en la heladera”.

Durante un tiempo, Víctor –quien hace 7 años vive en Palermo y se asoció en este proyecto con su mujer– no se atrevía a salir en las fotos ni en los videos de su cuenta. Hasta que Chevrolet lo convocó para grabar un comercial junto al cocinero Germán Martitegui. “Buscaban historias inspiradoras y, obviamente, me iban a mostrar. Pero primero tenían que verme mis seguidores, así que decidí comenzar a aparecer al llegar a los 100 mil”. Desde ese momento le perdió el miedo a la cámara y se desenvuelve con soltura en cualquier formato. Todos los martes, además, cocina en Tastemade, la plataforma especializada en contenidos gourmet para celulares.  

 

 

@eatcleanok

Tiene 23 años, es de Adrogué, estudia Nutrición y sus recetas saludables fueron adoptadas por el plantel del Manchester City. Rocío Engstfeld se enteró –a través de un conocido de uno de los arqueros– de que la nutricionista del equipo de fútbol inglés era seguidora de su cuenta. Primero no lo pudo creer, después se alegró y a continuación le envió su libro, publicado por Planeta, que ya agotó dos ediciones en 2017 y va por la tercera.

En su Instagram, Rocío publica preparaciones súper estéticas de ensaladas, omelettes, carnes, budines y galletitas. Su leit motiv es “hacer versiones saludables de los platos que me gustan”. A esa red social llegó hace tres años y medio, por sugerencia de una periodista que descubrió su página en Facebook. “Con

la difusión en esa nota y el hecho de estar también en Instagram, comencé a tener cada vez más seguidores”, relata. Otro empujón llegó cuando algunas famosas, como Eugenia China Suárez  y Micaela Tinelli, empezaron a arrobarla espontáneamente tras probar sus recetas. “Cocinar es una terapia y una tarea que tengo incorporada desde chica, cuando me enteré de que tenía niveles altos de colesterol. Por eso me cuido en las comidas”, revela Rocío, quien todavía se niega a participar en programas de televisión: “Aún no me recibí y tengo mucho por aprender”, explica.

Respecto a la monetización de su marca personal, ya tiene a la venta recetarios en Internet, está preparando otro libro para publicar en 2018 y cosecha auspicios, como el de la mantequilla de maní Le-Fit. Sin embargo, sigue considerándose una instagramer part-time, porque todavía su principal fuente de ingresos es su trabajo en la empresa química familiar.

@inutilisimas

Antes de llegar a tener libro propio –editado por Penguin Random House–, reunió en una página web todas sus recetas diseminadas en las redes. “Me sentí una caradura por estar compartiendo mis recetas sin ser chef, pero después entendí que la gracia de lo que hago tiene que ver con desestructurar la cocina y alentar a mis seguidores a hacer lo mismo. La gente me responde con mucha calidez porque mis recetas son simples y con productos que se consiguen a la vuelta de su casa”.

Las marcas se acercaron a Tefi cuando vieron que tenía una gran capacidad de difusión: “Lo que buscan en instagramers como yo es que tengo algo que contar a un público que ellos imaginan similar a los que utilizan sus productos. Este es 100 por ciento mi ingreso hoy, porque es la manera de monetizar el trabajo que implica publicar en las redes”, señala la influencer que ya ficharon Pastalinda, Jumbo y Bodegas Norton.

En sus videos, Tefi muestra cuando se le quema una preparación o algo le sale mal “porque eso genera credibilidad. No me mato por tener seguidores, sino por ser auténtica. A la gente no le gusta cuando se inventa una historia para camuflar una marca”.

En su Instagram también publica fotos con su hija, en su casa de Tigre, con amigos gastronómicos, de visita en ferias y como invitada en viajes de prensa. También es una de las referentes locales reclutadas por Tastemade.

 

@thehealthyblogger

Cada posteo es un anuncio. En su Instagram, a la blonda Florencia Fernández (23) se la puede ver comiendo en un restaurante, en la puerta de un centro de belleza, recibiendo vegetales de Sueño Verde, agradeciendo a un fotógrafo por captar la escena y a las casas de decoración que le proveen vajilla y mantelería para su foodstyling.

Sus seguidores cliquean likes de a miles. Pero en sus inicios en la red, en 2015, Florencia jugó a las escondidas: posteaba desde el anonimato, bajo el nombre The Healthy Blogger (THB). “Cuando llegué a los 10 mil, me mostré. En principio, a través de Snapchat, y después en Instagram. La consigna era que me tenían que agregar a esa red social, que en ese momento era furor, sólo para quitarse la curiosidad de saber quién estaba detrás de THB”.

La idea de publicar elaboraciones de cocina saludable surgió luego de pasar unos meses en Gran Bretaña y volver a la Argentina con unos kilos de sobrepeso. “Mientras adelgazaba, empecé a compartir recetas. En ese momento ni me imaginé que en el futuro iba a colaborar con algunas marcas, recibir regalos o ser convocada para asistir a algún evento. Ahora me divierte generar el contenido, pensar en diferentes maneras de comunicar, también participar en las reuniones con las empresas y conocer el detrás de escena”.

El crecimiento en cantidad de seguidores se dio de manera paulatina: “No fue que de un de un día para el otro sumé 100 mil seguidores. Lo principal fue mostrarme lo más real posible, no armar un personaje. Eso fue lo que más gustó”.

¿Otras señas particulares de Florencia? Nació en Avellaneda, es licenciada en Administración de Empresas y se está por recibir de profesional gastronómica. Además, ya firmó contrato con Planeta para editar un libro que saldrá a la venta en 2018.

@valuramallo

En las redes, Valentina Ramallo (27), cocinera de profesión, compartía con amigas lo que cualquier usuario acostumbra: fotos de encuentros, un plato rico y paisajes. Hasta que empezó a publicar la pastelería que preparaba para el Café La Mía Bamba, los restaurantes de Los Petersen y el buffet de la UADE. “Lo dulce es muy estético, por eso creo que me empezaron a seguir muchas personas. A partir de esa experiencia, los domingos que tenía tiempo libre empecé a postear fotos con recetas fáciles. Luego, de a poco, alterné imágenes de mi vida cotidiana con las de las de cocina, hasta que la temática dulce me tomó al 100 %. Cuando llegué a los 15 mil seguidores, Christian Petersen me dijo que era el momento de que apostara por un proyecto personal”.

Eso hizo Valentina con su hermano Carlos, administrador de empresas, su socio en un primer local de pastelería en San Isidro, que abrió en 2015. “Al principio, a mí me costó entender que había que facturar y a él, que necesitábamos publicidad. Pero con el tiempo encontramos el equilibrio de pensar en las necesidades de los costos y en la importancia de publicar buenas recetas”. Hoy poseen tres locales más y en las redes suman auspiciantes como Kitchen Aid.

“Llegué a la conclusión de que lo que gusta es que muestre mi evolución como emprendedora. Por eso ahora estoy enfocada en que se vea la veta de Valentina cocinera”. Un salto en cantidad de followers se produjo cuando Oriana Sabatini le compró una torta: “Nos dimos cuenta de la importancia de llegar a los famosos, por eso solemos regalarles presentes para los cumpleaños. También recibimos pedidos, como de Juan Martín del Potro”. Por participar en las redes la instagramer llegó a la tevé: los jueves está en Cucinare, el nuevo sitio gastronómico de Artear que, en formato programa, se emite por El Trece de lunes a sábado a la 1 AM.

 

Comentarios2
Pedro Iacobucci
Pedro Iacobucci 12/12/2017 09:32:34

¿Esto existe de verdad?

Se olvidan de @locosxelasado ... es uno de los primeros que apareció y con la comunidad más grande del país!