MIÉRCOLES 13/11/2019
Cocina, la guerra caliente entre la TV y la web

Cocina, la guerra caliente entre la TV y la web

Los tutoriales gastronómicos online y los docurealities culinarios vía streaming dieron origen a una nueva generación de señales y formatos televisivos con foco en la experiencia gourmet 24x7

Mientras que los foodies parecen haber copado las redes sociales, la televisión amplía y diversifica su audiencia quizás para recuperar aquella posición de liderazgo de los tiempos en que las señales de cable –con Utilísima y elgourmet como pioneros– dieron el batacazo al centrar las 24 horas de su programación en la temática culinaria y al apostar a los chefs consagrados (Dolli Irigoyen, Martiniano Molina, Osvaldo Gross, Juliana López May, Fernando Trocca, entre tantos) como conductores, dando origen a una nueva categoría de celebrities.

Con el paso del tiempo, el concepto de lo exclusivamente gourmet empezó a considerarse algo esnob en términos televisivos. Y, sea por acostumbramiento del público, agotamiento del formato o la propia evolución del medio, la demanda de ese esquema de contenidos –chef cocinando en vivo– se estancó. La novedad pareció provenir del lugar menos esperado: la web. Para las nuevas –y no tanto– generaciones, Internet se ha vuelto una fuente centralizadora de entretenimiento e información. Por eso, lo que primero empezó a proliferar –en sintonía con el espíritu do it yourself – fueron los tutoriales de cocina. Al principio, con poco despliegue de producción y en YouTube; luego, con una búsqueda estética propia y a través de nuevas plataformas.

Es el caso de los creadores de Tenedor Libre, un sitio de videos de cocina surgido de la iniciativa de tres amigos por cocinar “recetas ricas, fáciles y prácticas”. Exponente vernáculo de la movida gastroweb, su fórmula resalta dos claves fundamentales para el éxito de esta categoría de contenidos: la inmediatez del acceso y el enganche que genera la cocina, que ofrece una variedad interminable de métodos para llegar al mismo resultado. “El público nos sigue porque nuestra propuesta es distinta a las de la televisión tradicional, que tiene cada vez menos audiencia en relación al crecimiento del online. Los creadores de estos contenidos web somos personas reales a primera vista, y la forma de mostrar lo que tenemos para ofrecer es única y original. Puede haber similitudes estéticas o de recursos de producción, pero ningún canal es igual a otro y todos invitan al usuario a participar”, señala Rodrigo Ramos.

En el otro extremo, e impulsadas por el crecimiento del streaming, las series, los documentales y los short films gourmet dieron un giro de calidad. Cada vez más ambiciosos –desde la puesta en escena a las narrativas–, el objetivo de estos programas, más que enseñar cómo preparar un plato o una técnica puntual, es proponer una inmersión en el mundo de la cocina a través de las experiencias de sus protagonistas. Sean viajeros, restauranteurs, chefs o críticos culinarios, la perspectiva va variando y se expresa con códigos más cercanos a los del séptimo arte que a los de la pantalla chica, como sucede con The mind of a chef, Chef’s table, Steak revolution, Crafting a nation, King Georges y Sour grapes, todos disponibles en Netflix.

La nueva oferta de contenidos gastronómicos 24x7 tiene a dos players de reciente desembarco local: The Food Network, uno de los canales culinarios más vistos del mundo, que incluye producciones locales como Locos x el asado; y Tastemade, señal digital que produce contenidos móviles de gastronomía, viajes y entretenimiento específicamente para millennials. “La diferencia principal con los medios tradicionales es que, en digital, hay más libertades y menos procesos formales y burocráticos para lanzar una nueva idea al público. Nosotros nos animamos a probar y lanzar contenidos muy rápidamente. Siempre buscamos gente que tenga un contenido general interesante, más que las recetas o el hecho de que sean cocineros de profesión”, define Kevin Choclac, jefe de Operaciones de Tastemade Español.

 “Sin dejar de tener en cuenta que los programas de cocina siempre tuvieron, entre sus funciones, introducir nuevos productos que llegaban al mercado, hoy el desafío está en sumar ejes narrativos, secciones y recursos que seduzcan ya no tanto a las amas de casa tradicionales sino a las nuevas audiencias, que los eligen como un recreo entre sus actividades” señala Natalia Notar, productora especializada en nuevos contenidos y autora del libro La televisión del futuro (Ariel). Un dato final da cuenta del presente y futuro de la tendencia: la audiencia principal de Tastemade son las nuevas generaciones, de los 17 a los 35 años; el 70% de su público es femenino, pero está creciendo muchísimo la audiencia masculina, a tal punto que proyectan un próximo 50% y 50% que demuestre lo que ya es una evidencia en la vida offline: la cocina como un espacio de empoderamiento y disfrute unisex.

La versión original de esta nota fue publicada en la edición 189 de Clase Ejecutiva, la revista lifestyle de El Cronista Comercial.

Comentarios0
No hay comentarios. Se el primero en comentar

Shopping