Advertencia: esto no es una hamburguesa, pero es lo más parecido que hay

Advertencia: esto no es una hamburguesa, pero es lo más parecido que hay

Cómo es el  'espacio conciente' palermitano que ofrece una carta gastrónomica típica de los locales de comida rápida, pero con un giro vegano.  

Lomitos, chorizos, hamburguesas, salchichas, alitas… hasta ahora, el típico menú que se podría encontrar en cualquier local de comidas rápidas. Sin embargo,  un grupo de emprendedores  –integrado por Emiliano Gallardo, Pablo Moreno, Bárbara Asselborn y Lucas Marion–, se propuso reversionar estos platos, con énfasis en la ‘v’ de vegano: los lomitos están hechos a base de seitán, queso tofu con hongos y verdeo, mayonesa veggie, lechuga y brotes; las hamburguesas se elaboran con porotos negros, falafel u hongos portobello; el ‘nuevo chori’ tiene seitán y soja, provolone de quesofu, salsa criolla, veganesa al chimi y pan casero.

La carta de Estilo Veggie –que empezó con un estilo tipo fast food y, al igual que el propio local, fue evolucionando con el tiempo– es ideal para los veganos nostálgicos, que entran buscando saborear aquellas comidas  (o, al menos algo que se le parece mucho) que ya no puede consumir: “Queríamos romper con ese status quo de que la gente piensa que está comiendo sólo verduritas”, explica Marion y agrega: “Queremos demostrar que se pueden conseguir productos muy ricos en nutrientes, deliciosos, y sin sufrimiento animal, por decirlo de alguna forma y romper ese viejo paradigma para demostrar que desde la comida vegana se pueden hacer cosas increíbles e incluso más gustosas que las convencionales”.

Así, este emprendimiento que logró conjugar la militancia vegana con una oportunidad de negocios, en un nicho todavía poco explotado. Aunque muchos cocineros como el argentino Francis Mallmann vaticinan un futuro donde cada se consuma menos carne. “Las personas captan el mensaje de diferentes formas: hay algunos que lo captan cuando se lo mostrás de una forma más pacífica, como hacemos nosotros,  y otras con formas más fuertes. Pero creemos que la diversidad de transmitir el mensaje es necesaria para la causa”, comenta Marion

 

Por qué hoy es el Día Mundial del Veganismo


Sin embargo, el emprendimiento que comenzó siendo un restaurante con el tiempo se transformó, según palabras de Marion, en un ‘espacio consciente’: “Abrimos el local en julio de 2017, con toda una política sustentable –porque el 90% del local está hecho con materiales reciclados–, después empezamos a agregar talleres, workshops, eventos a beneficio. Y cuando cumplimos un año relancé la marca con un concepto un poco más fuerte, para integrar la comida vegana, la concientización sobre el cuerpo, el impacto de las cosas sobre el medioambiente, toda una movida del bienestar y la salud en un solo lugar”, explica.

Tener un emprendimiento nunca es fácil en la Argentina, pero la apuesta se vuelve más compleja cuando el segmento al que se apunta, aunque con potencial de crecimiento, sigue siendo relativamente chico. “Falta muchas facilidades, pero también al ser un mercado que tenía poca demanda, la gente no invertía y no había mucho interés”, matiza y agrega: “ Siento que lo que tiene el cocinero vegano es mucho más de experimentación, porque hay mucha prueba y error. Nosotros hoy en día estamos con asesoría gastronómica para poder mejorar, e incluso a ellos les cuesta el tema de los procesos de las comidas, de hacerlo a gran escala. Porque una cosa es hacer hamburguesas para vender como un microemprendimiento y otra es tener un restaurante: los costos de la materia prima son más bajos pero necesitás gran cantidad de mano de obra para la producción que no tenés en otros restaurantes. Nosotros tenemos que generar todo desde cero, es un trabajo más casero. Y por ahí hay máquinas u otras cosas que no están en la Argentina y que podrían facilitar mucho en estos procesos de elaboración”.

Y, aunque nota un crecimiento cada vez mayor del segmento que cada vez despierta más interés en las marcas –apalancado por lo que define como “un gran deterioro que tuvo la calidad de los alimentos a lo largo de los años”– todavía es una “desafío” tener un local vegano en un país donde la carne es parte de la identidad nacional. “Nosotros no queremos ir en contra de los principios de la gente, pero si la gente después elige inclinarse para el lado de comer menos carne le damos herramientas, información, todo. Hay gente que es muy cerrada y te hace casi bullying en la puerta del local, pero la verdad que hoy en día tenemos una diversidad de clientes muy grande por suerte”, cierra Marion.

Comentarios0
No hay comentarios. Se el primero en comentar

Shopping