EN EL CORAZÓN DE PALERMO

La heladería de Palermo con helados igual que en Italia: sirve gustos raros en forma de flor

Es una nueva cafetería y gelatería (especialistas en helados italianos). Se destaca su panadería y sus helados hechos tal como si estuvieses en Florencia.

La gastronomía porteña se caracteriza por fusionar las mejores técnicas y la diversidad de las texturas y culturas gastronómicas. Esto hoy en día traspasa a todos los segmentos del rubro, desde las parrillas hasta las pizzerías y/ o bodegones.

Lo mismo pasa en panaderías, pastelerías, cafeterías y heladerías (o gelaterias) donde las creaciones son lo más innovador. Es por eso que muchos empresarios supieron aprovechar los recetarios y modelos del pasado, reformulando con nuevas técnicas, más contemporáneas y con mejores presentaciones e innovaciones en sus ingredientes.

Furzai, el detrás de escena de una nueva marca picante, real y colaborativa: por qué dicen ser un canal de expresión de muchas voces

El restaurante de San Telmo que te sumerge dentro de un cómic y te transporta a otra dimensión


Martinelli Obrador

Cuenta con productos más modernos que están hechos con nuevas técnicas y elaborados con mucha creatividad y un uso de materia prima de alta calidad que hace la diferencia. La inspiración inicial se basó en la primera experiencia laboral de Contini, donde trabajó en un bar-pastelería histórico de Salsomaggiore Terme, Italia.

De hecho su creador, Carlo Contini, es un italiano que desembarcó en el país en el año 2011 con ganas de progresar y armar lo suyo. Consigo mismo trajo un curriculum gastronómico a todo lo que da, donde reúne las herramientas gastronómicas familiares y mucha experiencia acumulada en años de trabajo.

El chef trabajó en cafeterías, heladerías y bares prestigiosos en Italia y en España. Así fue como apenas pisó la Argentina logró empezar una nueva vida con mucha experiencia ganada. Dejando su huella en grandes emprendimientos como: Prado y Neptuno, Rey de Copas, Leopoldo, Peugeot Lounge y Vico.

Gracias a las herramientas y conocimiento previo que le dieron la posibilidad de conectarse con muchos profesionales del rubro; uno de ellos es el chef empresario Manuel Barraza. Juntos quisieron hacer un nuevo proyecto donde se focalizó en el "café, helado y bollería", tal como se describen en su perfil de Instagram.

Crearon una fórmula donde se produce el equilibrio entre cafetería italiana, verdadero helado italiano y bollería contemporánea donde se destacan las técnicas y especialidades de Contini que aprendió en su paso por Argentina, Francia, Italia y España.

Qué comer en Martinelli obrador argentino

El local por sí solo es luminoso, moderno y agradable para ir solo, en pareja, en familia o con amigos. Sobre los materiales que usan: se utilizan harinas y azúcares orgánicos, huevos agroecológicos, jugos naturales, y café italiano de primera calidad.

El menú es amplio y variado lleno de opciones para acompañar al café. Pero la joya que lo destaca de los demás son los helados: con veintiocho sabores y una textura suave y aterciopelada apenas uno los prueba; cada gusto expresa con claridad su ingrediente principal.

Los destacados del lugar son:

  • Turrón

  • Pistacho

  • Café

  • Chocolate amargo

  • Sambayón (con nueces y pasas de uva)

Algunos gustos son permanentes y otros varían según los productos de temporada disponibles como es el caso de sus helados frutales de estación. Pero lo mejor de todo es su presentación, que es en forma de flor abierta sobre un cucurucho; tal como se disfrutan en Europa.

Por otro lado, la bollería es puramente artesanal: cada especialidad requiere cuatro meses de pruebas antes de pasar al mostrador. Cuentan con los cannoncini (cañoncitos) que son de un sutil hojaldre, que tienen una variedad de toppings y estos pueden ser rellenos con sabor a:

  • Pistacho

  • Nutella

  • Crema pastelera

  • Sambayón

  • Chocolate de Piamonte)

En cuanto a la patisserie: las medialunas de grasa están pintadas con aceite de oliva y estos son una perdición. Las de manteca son perfumadas y fragantes, además de ser muy húmedos. Tienen el famoso Cruffin (fusión entre croissant y muffin) que es delicioso.

Sobre los croissants simples o de cacao, todas son hojaldradas y gratamente mantecosas. Las manolitas (punta de las medialunas bañadas con cocholate belga negro y avellanas, chocolate blanco y pistacho) son una reversión española increíble. Otras imperdibles son los vigilantes, sfogliatella, maritozzi (pan brioche italiano relleno con crema) y su sandwichería.

Horarios y ubicación

  • Malabia 1779, Palermo.
  • Puntaje: 4.4/ 5
  • Teléfono: (011) 3310-8280
  • Abierto todos los días desde 8 hasta las 22 hs
  • Viernes y sábados hasta las 00.30 hs
  • Instagram: @martinelliobrador
  • Precio promedio por persona: $$$$


Tags relacionados
Noticias del día

Compartí tus comentarios

Formá parte de El Cronista Member y sumate al debate en nuestros comentarios