Poner el arte al alcance de todos

Mercedes Ezquiaga escribió un libro en el que condensa y ofrece una panorámica sobre el arte argentino en la actualidad a todo el público, aprovechando el boom del rubro y la difusión de un abanico de oportunidades en los años recientes.

Poner el arte al alcance de todos

A Mercedes Ezquiaga, autora de Todo lo que necesitás saber sobre arte argentino, la editorial le propuso escribir en una colección de divulgación, "Todo saber". Partiendo del concepto que el arte se convirtió en algo imposible de abarcar en su totalidad, la autora persiguió el objetivo de "echar luz sobre lugares bastante recurrentes: el 'no entiendo', lo críptico, el desamparo semántico", explica la entrevistada.

El coleccionismo de arte dejó de ser patrimonio de los sectores acomodados y, en general, aumentó la cantidad de artistas y la de público asistente a museos y espacios culturales; además de carreras vinculadas a lo artístico. Si en 2000 ver la apertura de un museo era algo infrecuente, hoy la Argentina posee 1000 museos y espacios museológicos, parafraseando el prólogo de la obra. 

A pesar que Ezquiaga advierte que el libro consiste en un recorte de los últimos 10 años, la obra no deja de ser exhaustiva, una síntesis bien construida, donde no escapa el carácter federal del arte trazado en su verdadera dimensión territorial: un capítulo dedicado a la creación plástica en Antártida, por ejemplo, corriendo del foco el carácter hegemónico de la Ciudad de Buenos Aires. También da cuenta de las novedades tecnológicas como recurso al alcance para la difusión de la temática, todo tópico abordado con ejemplos actuales y accesibles. El universo completo del arte se encuentra plasmado en sus 266 páginas: producción, conservación, comercialización y enseñanza.

La exposición del libro presenta capítulos independientes en donde los temas se van agregando, desde el arte callejero y los graffitis, el de las villas, hasta la relación existente entre arte y literatura, considerando la impronta del magistral Jorge Luis Borges como el adalid de la inspiración artística a través de su consagrada pluma, a partir de la cual más obras artísticas fueron creadas. "El arte y la literatura son dos lenguajes heterogéneos pero esencialmente afines", concluye la autora en ese capítulo.

Pese al crecimiento, no obstante el mercado del arte en el país es pequeño todavía. Hay pocos coleccionistas y vender afuera aún no es fácil. Por estos motivos (y otros puntualizados en la obra) el libro es una propuesta ideal para ampliar el universo del arte al conjunto. "Todos nos animamos a opinar sobre cine o fútbol. ¿Por qué no nos animamos también a opinar más sobre arte?", remata.

El libro fue incorporado como material de consulta en la Biblioteca del Instituto Getty de Los Angeles, en la Biblioteca del Museo de Arte Moderno (MoMa) de Nueva York y en la Universidad de Princeton.    

Perfil

Mercedes Ezquiaga nació en Buenos Aires en 1978. Es egresada de TEA y trabaja, desde 2002, en la agencia Télam, donde se especializó en arte. Colaboró con Clarín, Revista Ñ, Anfibia, entre otros.

Comentarios0
No hay comentarios. Se el primero en comentar

Shopping