Pedro Figari: "Mito y creación", fabulosa muestra en el Bellas Artes

El maravilloso artista uruguayo es el centro de la escena en una nueva exposición que ve la luz en el principal museo nacional y que consta de 30 obras realizadas durante 40 años.

por  IGNACIO GUTIÉRREZ ZALDÍVAR

Especial para El Cronista.

0
Pedro Figari:

Es Pedro Figari (1861-1938) uno de mis artistas preferidos. Mi madre era uruguaya y me enseñó a amar a este hombre excepcional que solamente se dedicó a pintar profesionalmente unos 13 años. A partir de 1921 realiza su primera exposición en conjunto con su hijo Juan Carlos en Galería Müller de Buenos Aires. Fue un hombre del Renacimiento, ya que fue el primer abogado defensor de oficio en el Uruguay, diputado del Partido Colorado, filósofo y educador.

Esta muestra consta de 30 obras realizadas durante 40 años, las primeras como aficionado de fin de semana pintando en la chacra de la familia en el barrio de Tres Cruces frente al cerro de Montevideo; otras, realizadas en la casa de sus suegros, los Castro, y también en el Viejo Molino del barrio de Malvín. Finalmente desencantado por algún fallo judicial y por la separación de su esposa, se radica en Buenos Aires con cinco de sus hijos en la esquina de Charcas y Esmeralda, y junto con su hijo arquitecto y gran artista Juan Carlos, se convierten en pintores de "4 manos" y debuta como pintor profesional a los 59 años.

En su primera exposición no hubo éxito ya que sólo se vendió una pequeña obra a un pintor francés, Jules Grün, que estaba de paso por aquí. Su hijo fue ilustrador del diario La Prensa y ambos fueron apoyados por Manuel Güiraldes, Jules Supervielle y otros amateurs locales que también publicaban la revista Martín Fierro, donde Jorge Luis Borges y otros elogiaban la obra del charrúa. También sus amigos se ocupaban de vender sus obras para que el artista pudiera sobrevivir y cuando parte a vivir durante ocho años a París, continúan actuando como marchands privados y enviándole los fondos que lograban. La última vez que se expusieron sus obras en nuestro Museo fue en una estupenda muestra, en 1987, titulada "Seis Maestros de la pintura uruguaya" que fue inaugurada por otro hombre fuera de serie, el doctor Julio María Sanguinetti, en aquel entonces presidente de la República Oriental, y sin duda, uno de los más conocedores y fanáticos del maravilloso arte uruguayo.

Se destacan en los Nocturnos y Crepúsculos, las Corridas de Toros (que curiosamente el quiso abolir), el Juego de Bochas, una serie de hombres prehistóricos: "Los Trogloditas" (que curiosamente también dibujaba Florencio Molina Campos en el Diario La Razón), sus interiores del "Bajo Mundo" con milongas y prostíbulos, sus maravillosos Candombes y también los Bailecitos tanto en medio del campo con sus personales ombúes que inspiraron al recordado Nicolás García Uriburu, y sus fabulosos interiores con damas de la época.

No se le reconocen influencias y su obra es muy persona. Le gustaba el tema de Sopandas y Diligencias, y en mi opinión estaba influenciado por una pintura de Van Gogh con dicho tema que tenía un pintor uruguayo en Montevideo. También puedo encontrar influencias en su obra de Hermenegildo Anglada Camarasa de quien vio una veintena de obras cuando se realizó la exposición del Centenario en Buenos Aires en 1910. Quizás en París se vio influenciado por los nabis como Édouard Vuillard y Pierre Bonnard. Se estima que realizó unas 4000 obras que corresponden a un promedio de una por día en el poco tiempo que dedicó a pintar exclusivamente. A su muerte, un amigo, el doctor Carlos Herrera Mac Lean, hace un inventario de las 2400 obras que dejó. Es decir que en vida vendió o regaló unas 1600 obras. Cuando murió, su hijo Juan quedó tan acongojado que no trabajó por tres años.

Hoy el experto de su obra es su bisnieto Fernando Saavedra, Faget, que ya tiene unas 2500 obras catalogadas. Siempre consultamos con él cuando nos ofrecen sus obras (fernandosaavedra@pedrofigari.com).

En 1945 se realizó su mayor exposición en el Teatro Solís de Montevideo y se expusieron 643 obras de su autoría. En Montevideo hay grandes colecciones en el Museo Figari, en el Museo Blanes y en el Museo de Artes Visuales del Parque Rodó. Aquí en Buenos Aires la colección más completa es de Nelly y Carlos Pedro Blaquier.

Mamé desde niño sus obras y cada día me gustan más, no dejen de ir al Museo para disfrutar de esta muestra que estará hasta el 15 de septiembre.