Lía Salvo:

Lía Salvo: "Ojalá pronto haya un Abierto de polo para mujeres"

Es la mejor jugadora de la Argentina y una de las tres más destacadas del mundo. Compañera de Mia Cambiaso en El Paso, reclama más torneos para la creciente movida del polo femenino.

Con 9 goles en la clasificación femenina, Lía Salvo es la mejor polista argentina y una de las tres más destacadas a nivel internacional. En la última temporada, sumó otro hito en su trayectoria al convertirse en la primera mujer en jugar (y ganar) un torneo de envergadura como el Abierto del Jockey Club. Ese hito fue posible gracias a la convocatoria del número uno del polo mundial, Adolfo Cambiaso, para que se sumara a La Dolfina, junto a Pablo Mac Donough y Juan Martín Nero.

Fue la recompensa de un camino marcado por la insistencia. Cuando terminó la secundaria, tomó la decisión que marcó su carrera: desde su ciudad del noroeste bonaerense, ese lugar en el que era la única mujer polista, viajó a Londres, donde halló un grupo de colegas que la acompañaron en aquel inicio. El pasaje corrió por cuenta suya; sus nuevas compañeras la alojaban, montaban y compartían sus contactos. “No perdía el tiempo: conocía gente y armaba redes. Tenía un plazo: si no funcionaba el polo, tenía que estudiar, mis papás ya me lo habían dicho. Supongo que hubiese sido paisajista. Al final me quedé mucho más tiempo que el año planeado, me invitaron a jugar otras copas, en los Estados Unidos también, y abrí ventanas para la temporada siguiente. En el polo todo es muy de boca en boca y así armé mi pequeño calendario, que pasó de un mes a 8 durante cinco años. Nunca pensé que podía vivir de esto, dedicarme 100 por ciento al polo”, se sincera quien, desde 2013, pasa gran parte de la temporada en la Argentina, como capitana de El Paso Polo Ranch.

¿Aquel primer viaje a Londres le dio una nueva visión sobre el deporte?

Allá descubrí que eran muchas las chicas que jugaban al polo, y además había petiseras y hasta una que manejaba un camión... Pero acá no era así. “¿Por qué veníamos tan atrasadas, si tenemos el mejor polo de hombres?”, me preguntaba. Pienso que es un mundo machista y por eso se demoró, pero ya llegó y cada vez somos más.

¿Cómo es la actualidad del polo femenino en el país, en comparación con el exterior?

Ahora hay una movida grande, con un montón de chicas de acá –y de afuera– que me preguntan dónde se puede jugar. En la Asociación tenemos 460 federadas, que pagan el hándicap. Y creemos que hay la misma cantidad que juegan en el país, pero no vienen a Pilar. Ni hablar de las extranjeras que están jugando los torneos. Está buenísimo, pero creo que todavía falta el empujón de tener más torneos en el calendario.

Después de varios años de disputar los torneos más reconocidos del mundo, ¿por qué decidió incorporarse a un equipo local y hacer temporada en el país?

Quería pasar más tiempo en la Argentina, jugar algo importante aquí. Me preguntaba: “¿Qué más?”. Jugué afuera, pero acá no se conoce tanto mi trayectoria. Me faltaba ese toque final de destacarme localmente. Era el sueño de mi vida y venir a El Paso fue lo mejor que me pasó en los últimos años. Tener un equipo consolidado, fijo, con el que sabés que vas a jugar toda la temporada te da estabilidad, no sólo en el trabajo, también en la vida. Tener una rutina da orden a tu carrera.

Durante la segunda mitad del año suele estar en el país. ¿El resto de su calendario es autogestionado?

En el polo sos tu propia empresa. En general, no hay un club que te entrena, te lleva a un torneo o te transfiere a otro lado. Sos vos quien tiene que buscar esos contactos para que te vean y te contraten. Por eso valoro tanto tener el respaldo de un equipo ahora.

¿Cuál es su objetivo deportivo?

Me gustaría llegar a los 10 goles de hándicap de mujeres. Jugar el Jockey hizo que me relajara en cuanto a logros en mi vida: con esto me puedo retirar, siento que ya hice historia. Pero no, quiero seguir. Siento que estoy mucho mejor mentalmente ahora que cuando empecé. Jugar con tres chicas bien montadas y organizadas me dan ganas de no parar más. Ojalá pueda haber un Abierto de mujeres en la Argentina y podamos ganarlo con este equipo. La estructura está: nos tienen que dar las fechas. Creo que en algún momento llegará.

¿Qué es lo que más disfruta de su profesión?

Antes del polo están los caballos. Si no te gustan los caballos, no jugás al polo. También disfruto el rol de capitana de equipo, de organizadora. Ahora, en la cancha, me estoy acostumbrando a cumplir varias tareas. Soy muy competitiva y no quiero perder a nada.

La versión original de esta entrevista fue publicada en la edición 184 de Clase Ejecutiva, la revista lifestyle de El Cronista.

Comentarios1
Palo Polo
Palo Polo 03/05/2017 11:11:20

Aprende a jugar al Polo. Descubre la pasion por el deporte mas rapido del mundo y la oportunidad de tomar clases diarias para ser parte de un equipo de mujeres. Contactanos al 011-156-987-4212 o ingresa a nuestra website: www.paloaltopolo.com