El Super Bowl, una colosal fiesta americana de u$s 15.000 millones

El Super Bowl, una colosal fiesta americana de u$s 15.000 millones

El domingo se llevará a cabo en la ciudad de Atlanta, en Estados Unidos, el evento más importante de su deporte nacional: el Super Bowl, es decir la gran final del fútbol americano.

Protagonizado en este caso por los Rams (Carneros) de Los Ángeles y los Patriotas de Nueva Inglaterra, se trata de un partido que trasciende lo local y lo exclusivamente deportivo para enfocarse en aspectos de marketing y consumo, convirtiéndose en un festival de miles de millones de dólares.

Cerca de 200 millones de personas estarán frente a sus televisores para ver el encuentro en todo el mundo, en una transmisión (Fox Sports desde las 18, ESPN 18.30) en la que un espacio de publicidad de 30 segundos al aire se cotiza en un poco más de u$s 5 millones. En este pequeño lapso, la mayoría de las grandes marcas llegan a invertir hasta el 10% de su presupuesto anual porque saben que es la gran oportunidad para llegar a una masiva audiencia.

Algunos de los anunciantes son Audi, Bumble, Colgate, Hyundai, M&M's, Skittles, Mercedes Benz, Turkish Airlines, Toyota, Pringles, y PepsiCo.

En total serán cuatro horas, incluyendo la previa, el entretiempo con la actuación de superestrellas de la música (Maroon 5, Big Boi of Outkast y Travis Scott) y el post, durante las cuales el país se transformará en una gigantesca bacanal.

La Asociación Nacional de Restaurantes de EE.UU. calcula que el día del encuentro 12 millones de personas acudirán a restaurantes y bares a presenciarlo. Por otro lado, habrá 48 millones de pedidos de comida a domicilio. Lógicamente, la compra de comida y bebidas encabezan el ranking del consumo con un 82%, le siguen la ropa y el merchandising del equipo favorito con el 11%. Un 8% de personas comprará un televisor nuevo. Y para este año se calcula que 45 millones de fanáticos organizarán una fiesta en su casa para ver el Super Bowl con familiares y amigos.

Uno de los productos con mayor demanda durante la transmisión del partido son las alitas de pollo. Se estima una venta aproximada de 1300 millones de piezas, 27 millones más que el año pasado. Según el National Chicken Council, la cantidad es suficiente para darle la vuelta al mundo tres veces, o cubrir un tercio de la distancia entre la Luna y la Tierra.

También se consumirán 3500 toneladas de guacamole en base a palta y 13 millones de kilos de papas fritas. Mientras que Domino's Pizza considera que entregará 1,2 millones de unidades de tamaño familiar, un aumento del 30% respecto a un domingo cualquiera.

La bebida estrella durante el Super Bowl es la cerveza. Expertos del sector evaluaron que los espectadores tomarán más 1200 millones de litros, una venta cercana a los u$s 1300 millones. En tanto que de vino se calcula casi u$s 600 millones, y de las bebidas alcohólicas "blancas" como whisky, ginebra, ron, vodka, etc., están calculados más de u$s 400 millones.

En lo que tiene que ver con las entradas, las posibilidades de adquirir un ticket "oficial" es casi imposible. Por este motivo, los hinchas recurren a la reventa que en Estados Unidos es una actividad regulada. En este momento el acceso más económico tiene un costo promedio de u$s 2700, y de unos u$s 20.000 para los que están dispuestos a pagar un lugar más cerca del campo de juego. Existen opciones para suites, que valen u$s 200.000.

El Super Bowl LIII (53) será el primero en que sea legal apostar en otros estados que no sean Nevada, y se esperan apuestas por uno u$s 6000 millones, siendo los Patriotas los favoritos en Bwin 1,72 contra 2,15.

Finalmente, y por si fuera poco, vale la pena mencionar que el conjunto de Los Angeles está tasado por Forbes en u$s 3200 millones, mientras que los de Nueva Inglaterra se cotizan en u$s 3800 millones.

Comentarios0
No hay comentarios. Se el primero en comentar

Shopping